Globalizando la lucha y la esperanza: ajporo Noonotaanokon Yujpua Na`Na Ijshema (Parte II)

(Todos nosotros amamos esta Tierra)
(Ii)

“Con Guaicaipuro, Paramaconi –los desnudos y heroicos Caracas-, hemos de estar, y no con las llamas que los quemaron, ni con las cuerdas que los ataron, ni con los aceros que los degollaron, ni con los perros que los mordieron” (Exaltación de José Martí al guapotori Guaicaipuro)



Considerando que, según la arqueología, el poblamiento indígena de este Continente fue hace 30.000 a 40.000 años, “lo más antiguo, constante y específico del país y del continente en todo su devenir histórico son los Pueblos Indígenas”, de acuerdo el antropolinguista E. Mosonyi. En Venezuela, dicho poblamiento data de 16.000 a 20.000 años. Lamentablemente, tales pueblos fueron invadidos por otros grupos provenientes del continente Europeo en 1492, y a tal agresión han venido resistiendo -desde esa feche hasta hoy-, apoyados por la resistencia afroamericana y criolla, por el pensamiento crítico europeo (desde Bartolomé de Las Casas, Montesinos, precursores de las Teologías de la Liberación) y por grupos progresistas del socialismo utópico y científico.

Sin embargo, la “conquista” del Mundo por un presunto “Occidente” sigue una ideología positivista, la cual cree en el supuesto carácter “inofensivo” e “inocuo” de un particular discurso tecnicista -pretendidamente “objetivo”-, que presumidamente quiere “resolverle” sus problemas a grupos previamente estigmatizados como “salvajes y bárbaros”, cuando en realidad avanza a su sistemático etnocidio. Es decir, “admiten” la diferencia cultural para luego no reconocerla, ignorándola, o si no, destruyéndola.

En su etno-centrismo, una minoría de èlites “occidentalizadoras” se auto–atribuyen un lugar “Central” en relación a otros grupos, valorizándose en forma “general” sus particularismos, los cuales son “proyectados” a los demás grupos para compararlos y medirlos, mediante juicios de valor implícitos, presupuestos subyacentes, mediante procesos particulares de “conocimiento”. Por ejemplo, toman la Historia propia como “Eje” para que los demás adquieran interés por haber entrado en contacto con èste “eje”, y aspiran a que esos grupos “deben” pasar por su misma Historia. Con tal actitud le niegan existencia propia y autonomía a otra cultura -que se considera por lo que ella es en sí misma-, aplicando la triste frase de que “la trampa, en Historia, consiste en hablar de sí haciendo creer que se habla de los Otros” (Jean – Fracois Revel, 1968) -por ello falsamente creen que “todo el mundo” es tan individualista como ellos-. Lo que encubren detrás de dicha metafísica del conocimiento, es el hecho netamente materialista de su “necesaria” Acumulación de Capital, realidad que es la verdadera “idea – fuerza” de su Occidentalizaciòn. En tal ideología, el invento llamado “Occidente” es aumentado a las dimensiones del Universo, destruyendo a las demás culturas diferentes para revestirlas de “Occidentalismo” (reduciéndolas, asimilándolas, integrándolas, “civilizándolas”).

Es por lo tanto un “Occidente” etnocida y etnocidiario, pues acaba con las demàs cultura mediante una violencia genocida (asesina del pueblo) y epistemicida (asesina de la sabiduría) a nivel del Conocimiento; mediante la negación de los aportes y valores específicos de los pueblos autóctonos a nivel Cultural; y mediante la Invisibilizaciòn del grupo autóctono al descalificarlo absolutamente como creador de cultura, como interlocutor con un lenguaje propio y como hablante y productor de símbolos

Con ello el Poder Imperial quiere desdibujar y disolver al pueblo oprimido, desapareciéndolo: el mundo imperialista autoproclamado “Occidental”, en su cúpula del pensamiento Capitalista Neoliberal, representa en estos momentos la deformación más primitiva y extrema de perversión del Etnocentrismo y Egocentrismo primarios, intentando “revestir” de las formas más decadentes de su Neoliberalismo a los llamados “Países de la periferia”, para reiniciar una nueva Invasión, a través de una regulación “Comercial” que pase por encima de toda otra consideración -a la que eufemísticamente llaman “obstáculos al libre comercio” o a “la Libertad”-.

En su búsqueda de reconocimiento por el Poder, los/as súbditos/as de dichas èlites imperialistas comienzan rechazándose a sí mismo/as al dejarse identificar y alienar por el Imperio foráneo, asimilándose y alineándose al dar “demostraciones” de acomodo, adaptación y conformidad con lo Establecido para congraciarse con el Poder imperial, al mismo tiempo que se enmascaran en la prepotencia y arrogancia cultural: su identificación social y psicológica con el Opresor lo ha llevado a la desvalorización de si mismos/as, a la auto repulsión, al desprecio de sí ya que le molesta su cuerpo, su rostro, e incluso sus ancestrales símbolos propios. Tal sumisión produjo más de 500 años de manipulación Informativa, de invención de una “Historia” tendenciosa basada en mentiras, negaciones e impedimentos para -en un afán de “representación” simbólica y polìtica- acallar la original y genuina voz de las Comunidades Autóctonas sobrevivientes al Genocidio y Etnocidio. Por eso tales èlites se apoyan en la ideología de la “Historia – Contacto” (Perrot – Preiswert, 1975), con la cual apoyan la falsedad del mentado “Descubrimiento”.

Ejemplo de dicha manipulación informativa contra la población venezolana, son Titulares y frases tales como los aparecidos en dos órganos propagandísticos como los son el diario 2001 (12- Oct-2003) y el diario “Tal Cual”:
- “Día de la Raza” o “Día de la Hispanidad” - “12 de Octubre: La unión de dos mundos”
- “El 12 de Octubre quedó consagrado como el Día del Descubrimiento” - “Con el descubrimiento se fundieron razas distintas” – “El Mestizaje fue inevitable” – “El proceso histórico que comenzó en 1492, el cual ha permitido la consolidación de una identidad cultural común”.
- “Con curiosidad y simpatía recibieron los Indios a los Descubridores – No se produjo ninguna Resistencia- “La Indiada que recibió a Colón no fue belicosa.”
- “La resistencia Indígena no fue contra Europa sino entre los mismos Pueblos del Continente”
- “Los Venezolanos obligados a entenderse para no repetir la Guerra Civil Española”
- “Una Oportunidad...para Venezolanos de primera”
- “500 años de soledad” - “Día de la Resistencia Hispánica”
- “Dos uniones y ninguna unidad” - “País del Kollasuyo” - “El Chavismo nació con un mal congénito”
- “Desobediencia y autogolpe” – “Amazonas minado”

Al no mencionar la Resistencia Indígena anterior a la Invasión, ni la participación en la Gesta Libertadora, ni los aportes de los Pueblos Indígenas a la cultura, pensamientos y reconstrucción material de Europa (según H. Gómez García) y América, ni la actual Resistencia Continental a proyectos impopulares como la estrategia Neoliberal, tal censura y ausencia de veracidad, imparcialidad y pluralidad en dicho Medios los hace incurrir en una omisión de los principios que rigen la Comunicación -según la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, aprobada por el pueblo en votación universal en 1999-. No obstante, en realidad tales Medios realizan con ello una “provocación” y un “ataque simbólico” al discurso Presidencial (que busca crear Conciencia en el pueblo para re-escribir participativamente las historias de nuestros Ancestros/as, desmintiéndola de aquellas falsedades divulgadas por la Historia “que la Oligarquía nos contó”), para intentar desprestigiar los logros y potenciales de los/as nuevos/as actores/as: los dignos Pueblos Indígenas y Campesinos –tanto en Venezuela como en el Continente y sus regiones insulares-.

Comportándose como aquellos neofascistas y neonazis que aún hoy fantasean con la absurda idea de que “no hubo Holocausto Nazi”, negando absurdamente el inmenso Genocidio contra los/as Judios/as, de la misma manera tales Medios intentan ocultar el Genocidio cometido contra cerca de 100 millones de habitantes autóctonos, para así contribuir a perpetuar más de 500 años de Vergüenza: su “venezolanidad hispanista” celebra el haber nacido como un pueblo y cultura “sin raíces ancestrales”, apareciendo como un “pueblo Nuevo” nacido tan sólo hace 500 años, por lo que prevén y sueñan con la pronta desaparición de Lo Indígena, tal como lo han expuesto sus ideólogos (D. F. Sarmiento, M. Vargas Llosa, A. Adriani, G. Morón, A. U. Pietri, M. Caballero). Con ello, la línea editorial de tales Medios trata de hacer olvidar la existencia multicultural y pluriétnica de muchos pueblos del Continente, en un afán modernista de “novedad”, ya que, por ejemplo, ocultan que las Fundaciones de las Ciudades coloniales fueron levantadas en Poblados habitados previa y milenariamente por diversos Pueblos Indígenas.

Sin embargo, las elites oligárquicas dueñas de los Medios de producción (que incluyen la fabricación de “noticias”) parten de tal supuesto del “Descubrimiento”, según el cual el Continente que ellos llaman “América” era “desconocido” en Europa: dicho Continente es así convertido en la Gran Hacienda de los invasores y Colon-izadores. Partiendo de la ideología de “lo que descubro es mío” -implementada por viajeros, exploradores y conquistadores europeos-, en combinación con la ideología de la “Tierra Prometida” -según la cual, antes de encontrarla, no era nadie-, intentan justificar la apropiación de la Tierra –en la que hatos, minas, plantaciones, “esclavos” y “encomendados” serán todos vistos como parte del “botín de guerra”-. Ubicándose históricamente en 1492 –fecha de la invasión europea a este Continente-, el “súbdito” que de dicha forma “interpreta” el pasado está ubicado “allá, en alta mar”, y se auto-considera como el único ser que ve, oye, siente, comprende, y por lo tanto, el único que “descubre”, convirtiendo al pueblo nativo una “tabla rasa”, un mero “receptor pasivo" de todo lo que le ocurre alrededor.

Pero dicha ideología “Hispanista”, centrada en Europa -Europocéntrica o Eurocentrica- y fundamentada en que “América” fue un invento Europeo, está ubicada unipolarmente en el polo de la Dominación espiritual y material del Imperialismo “Occidentalizante”, apoyándose en la nostalgia del Imperio Romano y Medioeval, que trata de reducir las diversas Civilizaciones y formas de conocimiento a lo Grecorromano y Semítico- Cristiano como “cemento” ideológico que facilite la máxima uniformizaciòn (política, económica, social, religiosa y cultural), al margen de la misma diversidad civilizatoria interna del presunto “Occidente”, incluso al interior de la misma Península ibérica (España y Portugal). Este Eurocentrismo ha sido el piso para un posterior Anglocentrismo (centrado en países de habla Inglesa), cuyos Imperios ocasionalmente han unido sus intereses (como en 1902, cuando entre España y EEUU se disputaban Cuba).
Hay otras Variantes de dicha Ideología, tales como:
· Variante ideológica del “Día de la Raza” (la cual mantiene una confusión entre las discutibles ideas de “Etnia” y la aún más discutible de “Raza”. ¿Cuál “raza”? ¿La del invasor y su modelo del mestizaje?).
· En función de Una sola Cultura, inventaron la ideología del “mestizaje”, pretexto unicultural en provecho del Europeo “blanco” y capitalista para justificar el sometimiento sociocultural de los Pueblos, realizado mediante su Dominación económica y política.
· Variante ideológica del “Encuentro de pueblos” o del “Encuentro de varios Mundos” (para encubrir lo que fue un real Desencuentro, cimentado en la repulsión, jerarquía y especialización hereditaria de la sociedad de Castas -sobreviviente aún bajo distintas modalidades-, al presentarlo como presunto “Encuentro”. Tal Desencuentro inventó el Apartheid, metió a los pueblos nativos en “Reservaciones”, convirtió al nacimiento del Amerindio y el Afrodescendiente en un “estigma”, percibiò al Indiano -europeo radicado en América- como un ser étnicamente degenerado, especie de civilizador descivilizado en el vientre del “salvajismo” y la “barbarie”)
· Variante ideológica del “Día de la Hispanidad” (para “ver” a España como el Ombligo del mundo americano, como el “cuerpo y alma” de este Continente. Tal ideología inventó la Intolerancia lingüística, étnica y cultural contra los pueblos nativos; celebró el Genocidio y el Etnocidio, así como el Culto a los viejos y nuevos Invasores rebautizados como “Conquistadores” (entre ellos Colon, Pizarro, Cortés, Diego de Losada, Francisco Fajardo, Juan de Avila, Jimmy Angel, Ch. Brewer Carias, etc), así como la alcahuetería para con sus subditos/as: Moctezuma, la Malinche, etc..
· Variante ideológica del “Día de América” (para asemejarnos con la “fecha de nacimiento” de los EEUU, ya que el Gobierno de EEUU ha inventado la ideología de “América para los americanos” para que, cuando se hable de América en Europa, se entienda que se habla de EEUU, y así, siguiendo la Doctrina -imperial- de Monroe, pretender actuar en “representación” del Continente. Incluso, “Día de Colón” se llama el 12 de octubre en los EEUU).
Lo que buscan tales Ideologías y sus Variantes es imponer, primero simbólicamente, y luego materialmente, su particular “Civilización” (primero el “Símbolo” o código, y luego, la “Espada” o armamento).
“Civilizar” es “poblar” de nuevo, con otra gente “distinta de” sus nativos originarios. Cada vez que los Imperios “Occidentalizantes” niegan la existencia de los Pueblos milenarios que viven en tierras “codiciadas” por ellos, inventan un “Descubrimiento” y luego un “Poblamiento” desarrollista, para negar con ello los anteriores Poblamientos realizados por los Pueblos autóctonos, o por los mismos Criollos como descendientes de tales Pueblos.

Seguir aceptando la idea de que fuimos presuntamente “Descubiertos” es realmente permitir que los Nuevos Colonizadores continúen jugando con nosotros/as al “Descubrimiento” en forma indefinida: es “aceptar que” estas Tierras y todo el Continente “les pertenece por Derecho de Conquista”, y aceptar nuestra propia Negación como Pueblos diferentes con un origen Milenario, para al final mantener un papel siempre Subordinado.

Al contrario, como “Pajporo Noonotaanokon Yujpua Na`Na Ijshema” (como “Todos/as nosotros/as amamos esta Tierra”), el Pueblo y Estado Bolivariano ha Decretado el Día de la Resistencia Indígena cada 12 de Octubre. Y como hoy -14 de Octubre- se conmemora el Día de la Solidaridad (el día 11 de octubre, el día de la Libertad, y el 13 de octubre el día de la Esperanza), en esta Tierra llamada en múltiples idiomas por los Pueblos Indígenas como Aloha Haina, Inkarri, Amerrikua, Tahuantisuyu, Abya Yala y Pacha Mama, es importante que volvamos a mencionar con su nombre Original a las montañas y ríos (Guaraira Repano, Churum Merù), así como recordar los nombres de los Lugares ancestrales donde habitamos (topónimos) y convivimos nuestras Identidades regionales y locales, geográfico-culturales, andinas, amazónicas, guayanesas, llaneras y caribeñas, junto al eje de la región central:
Aguasay, Anarigua (Acarigua), Aracuas (Aragua), Araguaire (Guaire), Araira, Araya, Arichuna, Aripao, Atamaica,
Barrancas, Baruta, Betijoque, Cabudare, Caicara, Canoabo, Caracas, Carayaca, Cariaco, Caricuao, Caripito, Carora,
Carúpano, Chacao, Chacaragotos, Chaguaramas, Chichiriviche, Chivacoa, Cuaribes (Guaribe), Cubagua, Cumanà,
Cumanacoa, Cunaviche, Cupira, Guachara, Guaicaipuro, Guaicamacuto (Macuto), Guaiqueries, Guanipa, Guanta,
Guarenas, Guasipati, Guatire, Guiria, Huayra (Guaira), Ikabarù, Jacariguas (Acarigua), Ka`riña (Caribe), Macaracuay, Macuro, Macuto, Manicuare, Maracaibo, Maracay, Mariches, Mariguitar, Mavaca, Mitare, Mucubaji,
Mucuchies, Mucura, Mucuy, Naiguatà, Nirgua, Paguey, Pampatar, Paracotos, Paraguachi, Paramacatoy, Parapara,
Payara, Petare, Pijiguaos, Popure, Quiriquires, Socopo, Sorocaima, Suruapay, Tamanaco, Taratara, Tarmas, Tatuy,
Teques, Timotes, Tinaco, Tocuyo, Tokuko, Tucacas, Tucupido, Tucupita, Tumeremo, Tuy, Uairèn, Uchire, Unare, Upata, Urachiche, Uribante, Urimare, Yaritagua, Yocoima, etc.


Gracias a la resistencia Indígena, Afrodescendiente y Popular, nuestro país ha proseguido una persistente lucha histórica expresada también en:
· La Declaración de Independencia frente a España y luego frente a Portugal y otras potencias europeas (en Caracas, 5 de julio de 1811);
· La formación de la Gran Colombia;
· Los Congresos de Angostura (1819) y Panamá (1826);
· La abolición de la esclavitud (1798 – 1854);
· El legado de Ezequiel Zamora (durante la Guerra Federal de los 5 años) basado en que “Todos somos iguales -Patria para los Indios y para los Pobres”;
· La creación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), así como su actual reactivación y ampliación “más allá de la defensa de los precios del Petróleo”, al concebírsele como espacio de Paz y de Diálogo de Civilizaciones del Sur-Sur y del Mundo multipolar, según una economía venezolana diversificada, sostenible y duradera -más allá de la dependencia de los Hidrocarburos- en la búsqueda de nuevas fuentes alternas de energía en correspondencia con el ambiente, centro de la vida;
· La reactivación del pensamiento Bolivariano (1992-1999-2002), que nos ha brindado una nueva Constitución mediante un proceso Constituyente -el único sometido a una extensa Consulta popular-, el cual dejó las propuestas Constitucionales de un Estado de Derecho y de Justicia -prioridad de la Justicia frente al Derecho escrito- y de la Democracia Participativa y Protagónica -Resistencia cultural, política y social que reivindica el papel Protagónico de los Pueblos en la elaboración y conducción de sus Propios destinos- y la definición Constitucional de Venezuela como país Multiétnico y Pluricultural en su unidad y diversidad, fundamentado en los principios de la Interculturalidad (art.100 constitucional), de la Igualdad de las Culturas y de la Oficialización de los Idiomas Indígenas locales.

Todo ello ha hecho posible la retoma de la Independencia y Soberanía nacional en la búsqueda de un mundo Multipolar, que pasa por la Integración Latinoamericana-Caribeña para lograr el Sueño Bolivariano de un Nuevo Equilibrio del Universo -en la era del “Globalismo”-, búsqueda expresada en posturas del Ejecutivo nacional en los discursos de Johannesburgo y de Roma ante la FAO (sept-oct 2002) y en la concepción del proyecto de país (“Plan de desarrollo económico- social de la nación 2001-2007”, Zedes, etc.) basadas en el Bolivarianismo, Indianidad, Afroamericanismo, Movimientos en pro de las Mujeres y la familia, de la protección de niños/as y del adolescente, del criollismo crítico y plural, del diálogo entre jóvenes y ancianos (diálogo transgeneracional), de los movimientos ambientalistas reconciliados con el Universo, de movimientos ecuménicos (religiosos, laicos, ateos), y todo aquello que desde la investigación sensible y comprometida brinde prioridad a la lengua y la cultura materna -sobre la lengua y la cultura dominante-, asumiendo la Comunidad como una parte activa que estimula una revisión autocrítica alternativa de la Cultura Nacional, una propia revisión crítica de la cultura, de su historia y de los pueblos que la conforman, para iniciar la superación del Colonialismo interno como parte estructural del Neocolonialismo y la Dependencia. Esto pasa además por la revisión de las relaciones económicas y sociales, por la re-distribución del Ingreso nacional, afianzada en una democracia de pueblos y culturas, regiones y localidades -en todas sus manifestaciones y modalidades-.

La Resistencia es acción y reflexión, pervivencia de la Conciencia, y para contribuir a fortalecerla ahora está siendo realizado en Caracas el 1º Encuentro Internacional de la Resistencia y Solidaridad de los Pueblos Indígenas y Campesinos, en el cual el canto de “Globalicemos la Lucha – globalicemos la Esperanza”, en el cual Pueblos del Mundo se solidarizan con la Republica Bolivariana de Venezuela y con todos aquellos movimientos y grupos que concretan e impulsan los cambios Revolucionarios en este y otros Continentes.

Pajporo Noonotaanokon Yujpua Na`Na Ijshema
(Todos/as nosotros/as amamos esta Tierra)




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4706 veces.



gobiernoenlinea/Boletin MCT-CNTI


Visite el perfil de Gobierno en línea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a5211.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO