Tips para ser un analista político o económico

Para ser llamado a emitir opiniones en materia política o económica, y ser dotado del importante y flamante título de “analista político” en los medios de comunicación privados, se requiere postular una serie de “verdades” que nos haría merecedores de tal calificación. A continuación hago una pequeña enumeración de los principales tips que resumen las exigencias requeridas.

  • Los derechos individuales predominan sobre los derechos colectivos o sociales
  • Se debe privilegiar a la empresa privada sobre el Estado.
  • La Empresa privada es eficiente y transparente, el Estado es burocrático, corrupto, ineficiente.
  • Se debe defender a la Empresa privada, sea cual fuere su nacionalidad, frente a la voracidad del Estado. Por ejemplo, Exxon Mobil Vs. Estado venezolano, no hay dudas sobre de que lado se debe estar.
  • No es lícito expropiar bienes privados, por razones de utilidad pública. No es lícito arremeter contra los grandes latifundios para repartir la tierra entre los campesinos.
  • No existen contratos de derecho público, ni cláusulas exorbitantes por razones de interés público (por ejemplo, revocación unilateral del contrato, modificación unilateral de las cláusulas contractuales). Eso sería un sacrilegio. Cuando se contrata con una empresa privada, y con mayor razón si es transnacional, hay que respetar su majestad y garantizar la maximización de sus ganancias. No sólo el Estado no debe igualarse con el ente privado, sino que debe someterse a sus exigencias.
  • El desarrollo de un país, se mide por el grado de felicidad de su élite económica.
  • Si la clase económica dominante está satisfecha, el país está bien, y tengan paciencia, que las migajas del festín irán derramándose paulatinamente al resto de los ciudadanos. Caso contrario, el país estará postrado, estancado y no hay otra fórmula para alcanzar el bienestar social.
  • La justicia y el bienestar dependen de que se le garanticen prioritariamente los privilegios a los más favorecidos.
  • Las diferencias sociales son naturales. No se puede culpar a nadie, ni mucho menos al sistema económico. La realidad natural es que hay individuos superiores que todo se lo merecen y hay otros, inferiores, que son causantes de su pobreza. Frente a ellos no cabe justicia, sólo caridad. Los seres inferiores deben agradecer que los superiores se dignen posar su mirada en ellos, aunque sea por unos instantes.
  • Igual ocurre con las relaciones entre países. Los países subdesarrollados deben resignarse a ser satélites dependientes de los países desarrollados. Es una situación irremediable. Sólo les queda la sumisión ante el país dominante.
  • Deben aceptar las reglas que impongan y los tratados que exijan. Que nadie ose violar este principio y mucho menos pretender igualarse con sus líderes. Si nos mandan a callar hay que bajar la cabeza y pedir disculpas. Con mayor razón con los que pertenecen a la nobleza y les corre por sus venas sangre azul.
  • En este sentido hablar de independencia es altamente peligroso y subversivo. Pretender establecer nuestra propia estrategia económica y nuestras relaciones internacionales, es signo de algo grave que nos coloca entre los países enemigos de la paz y la libertad, por ello bien mereceríamos que se nos tilde de terroristas.

Si defiendes estos postulados, si no dudas de su veracidad, si los tomas como dogmas de fe, podrás ser bienvenido al círculo de los privilegiados con el título de analista y te abrirán las puertas de sus páginas y espacios. De lo contrario no pretendas formar parte de ese grupo tan selecto.

mfeolac@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7360 veces.



Manuel Feo La Cruz P


Visite el perfil de Manuel Feo La Cruz P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: