Pobres, go home

Cynthia Machado Zuloaga abre su cartera Prada y saca desde el fondo su bandera de los Estados Unidos y la coloca sobre la mesa. La acaricia un momento, y con los ojos llorosos, habla bajito evitando que yo la escuche, sin embargo, la logro oír cuando dice: “Perdónalos presidente Bush, porque esos marginales venezolanos no saben lo que hacen cuando te ofenden”.

Se mueve sensualmente en su silla y levanta su botellita de agua Evian, se toma un largo sorbo de agua y mira de reojo al mesonero que la está viendo excitado. Se vuelve hacia donde está estacionado su Audi 2008 para cerciorarse de que está allí, y luego dice:

- Con los pobres no se va a ninguna parte. Te lo vuelvo a decir, Roberto. Un país se construye con la clase media y con nosotros los ricos, o como dicen los marxistas leninistas, con nosotros los burgueses. Esa gente es incapaz de sacar nada adelante, todo lo embasuran, lo quiebran, lo abandonan. Y todo porque no fueron educados, porque nunca supieron manejar el sujeto, el verbo y el predicado. Son inútiles. Hay que sacarlos del poder. Y para sacarlos del poder, hay que sacar a ese, tu presidente, ese teniente coronel que se cree dueño del país. En definitiva, a los pobres hay que gritarles, go home. Go home.

Hoy se vino de lo más sincera. Vino discursiva. Cynthia sabe que desde niña no le faltó nunca nada y no quiere que estos pobres de la tierra, le quiten precisamente la tierra.

- Mi papi, papito, papitote, me educó para ser la mejor de todas. No me educó para que yo sea la empleada de un marginal. Tú te imaginas amigo, que yo trabaje en PDVSA y mi jefe sea un marginal de esos que tienen título pero que se le nota por encimita que nunca estuvo en Estados Unidos, ni en París, ni en Praga, ni en Sydney, ni siquiera en Miami. Mi consigna es: Pobres, go home.

Acaricia la bandera de Estados Unidos que se mueve con el viento sobre la mesa, y luego baja su mano derecha para rascarse la pierna izquierda. El mesonero está cazando el picón que Cynthia le pueda dar, y el hombre por un momento saca la lengua y luego se hace el loco. Mientras tanto Cynthia Machado Zuloaga, sigue dando su discurso.

- Lamentablemente, por los vientos que soplan, parece que vamos a tener a los pobres gobernando por un buen rato, porque los nuestros, es decir, la oposición, verdaderamente que es bien mala. Habrá que esperar que se gradúen los estudiantes, esos que hablan inglés y francés y van a Estados Unidos a dar charlas. Ninguno de nuestros viejos políticos de la cuarta república habla ingles. Ni Ledesma, ni Pompeyo, ni Álvarez Paz, y mucho menos Henry Ramos Allup.

Suena la corneta de su Audi último modelo, y ella sabe que tiene que irse. Se levanta y me da un beso, y su cuerpo es una escultura que camina por el centro San Ignacio. Va llorando Cynthia. Se vuelve y me dice: “Pobres, go home”.

robertomalaver@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2770 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: