El Foro Mundial de la Mujer está en las calles

Cuento de Amor



Ya habían pasado la edad de las ilusiones primigenias. Él se desvive por sus canitas que amenazan con llegar a las sienes; ella siente el temblor en su vientre cuando él recuerda sus canitas. Él la ama con la locura de los cuerdos; ella no se cansa de repetirle que lo ama con locura. Él le habla de sus ojos, de su sonrisa, de lo arrecha que es la vida si llegara a perderla; ella está segura que no hay otra oportunidad de vivir otra ilusión. Él le dice “soy tuyo, tuyito, para toda la vida”, sin importar que veinte años no son nada; ella lo alienta con veinte años eternos. Él le toma la mano reviviendo la adolescencia; ella suspira emocionada (“¡Este es mi carajo, nojoda!)…

Están llenos de una ilusión tardía que rejuvenece en tiempos de experiencia… “Eso es lo bueno, mi amor… Sabemos mucho en tiempos de nada” – él no desperdicia la ocasión para removerle el sexo sin tabúes. A ella se le ilumina la cara con una sonrisa generosa y los ojos se le ponen chiquitos, cristalinos, mientras percibe lo que viene – “Si, mi amor… Lo que tu quieras…” – Y, provocadora, le insinúa que no hay barreras en esas cosas que terminan en una cama llena de girasoles gigantes con colores vivos. El olor se congestiona y los arropa. Es el aroma que se desprende en un metro cuadrado de murmullos amorosos y que envidian los que cumplen bodas de bronce sentados viendo Globovisión…

Él la conoce como la palma de su mano; ella más allá de la palma y otras vainas que son más exquisitas. Él recuerda sus gustos, sus inquietudes, su manía de limpieza y el horror por la plancha; ella lo conoció con camisa manga larga y no le importó cuando, como y donde le compraría franelas que solo se doblarían después de lavarlas. Él trata de comer como un pajarito y engorda diez kilos con un pan francés; ella come que jode y solo Dios sabe a donde va a parar tanto bocado – “Me gusta comer… Por cierto ¿Ya desayunamos?...”

Él, enamorado hasta la médula espinal, estira el brazo y encuentra siempre su mano. Lo hace cuando los miedos aprietan; cuando busca un lazo con la tranquilidad. Ella también lo ubica con un simple movimiento y sus dedos le aprietan la mano; siente esa pequeña descarga que sale, ingresa a su cuerpo, lo tranquiliza y regresa para decirle que ya no hay peligro, que todavía hay mucho amor en reserva. Él habla de política, de revolución, de marxismo, de la vida y termina irremediablemente encajando sus ojos en ella. Ella, lo deja hablar de política, de marxismo, de la vida y espera irremediablemente que le encaje los ojos; son las certezas que nunca se pelan… Él es ella; ella es él… Él muere por ella; ella muere por él…

“¿Sabes que vamos a comprar, mi vida?” – Él ha tomado una decisión irrevocable y no masca para renunciar a gustos propios – “Vamos a comprar toda la ropa de lino… Mi amor. Tú no vuelves a planchar…”



¿Sabían ustedes que Alexandra Kollentai, luchadora social bolchevique, primera mujer elegida para el Comité del Soviet de Petrogrado, creadora de numerosos escritos políticos, novelas, ensayos sobre la sexualidad, la vida cotidiana, el matrimonio, fue la creadora de lo que hoy conocemos como hogares de cuidado diario? Alexandra nació en el seno de una familia aristocrática y luego ingresa a las filas bolcheviques para participar de la revolución rusa. El estalinismo terminaría silenciándola y poco se sabe de su historia… En 1.921 dijo: “El camino ha sido abierto ¿Qué queda por hacer exactamente? ¡Construir! ¡Construir! ¡Construir!...”

¿Sabían ustedes que Frida Khalo sufrió de polio a temprana edad y luego sufriría un accidente que la lesionaría de por vida en la columna vertebral? Hija de un fotógrafo húngaro-judío y una mestiza mejicana, pasó por encima de sus impedimentos para convertirse, según Brettón, en una de las mejores pintoras surrealistas. Ingresa en el Partido Comunista Mejicano antes de casarse con Diego Rivera. Respondiendo a Brettón dijo: “Creían que yo era surrealista, pero no lo era. Nunca pinté los sueños; pinté mi propia realidad…”

¿Sabían ustedes que el primer premio Nobel de literatura para un autor Sudamericano, fue obtenido por una mujer? Gabriela Mistral fue una extraordinaria poetisa chilena y obtuvo el Premio Nobel de literatura en el año 1.945.

¿Sabían ustedes que Ada Lovelace, fue la primera persona en escribir un lenguaje de programación y que esto sucedió en el año 1.843? Ada Byron, hija del poeta Lord Byron y a quien nunca conoció, luchó en un mundo que no era para mujeres. No tenían acceso a la universidad. Sin embargo, Ada tomó estudios particulares de Matemáticas y Ciencias y terminó como pupila de Charles Babbage, quien creo las bases para armar la primera computadora sin llegar a recibir financiamiento para hacer realidad este proyecto.

Estas cuatro mujeres tenían varias cosas en común. Su valentía, su origen, su empeño por ganarle a un sistema que las excluía por ser mujer y el convencimiento de lograr expresarse en un medio hostil. Hoy esta exclusión no es diferente. Puede diferir en rango y en oportunidad, pero no es diferente. Las clases sociales y sus diferencias marcadas, incluso dentro las oportunidades que facilita la revolución bolivariana bajo el régimen del oportunismo, el partidismo y el prurito clasista que aún persiste en los eventos organizados para representarla, también atenta contra la oportunidad de verla emancipada.

Ahora imaginemos a la mujer cotidiana con su hijo enfermo, vomitando, llevándolo al médico, trasnochada con un termómetro en la mano ó simplemente ejerciendo su función de madre para llevarlo a la escuela, peinarlo, darle un tetero ó asomar la teta en un autobús para alimentarlo, dormirlo, darle una nalgada cuando se pone jodedor, acomodarle la ropa, respirar con él y para él, dejarlo en una guardería ó en casa de su abuela, tía, hermana, amiga, para irse a trabajar para traer los churupos a casa y repetir incesante esa vaina todos los días. Encima de estas dificultades, se planta un peo el 11 de Abril y ella dice ¡presente! En Puente Llaguno, en la 42 Brigada de Maracay, en plazas y avenidas de todas las ciudades, amanecer hasta el 13 de Abril y no descansar hasta ver al Comandante regresar sano y salvo a Miraflores. Luego irse a sus barrios, a sus casas o apartamentos y atender a sus hijos, al marido, la comida, la ropa lavada, planchada, con el filo cabrón ese que nunca queda bien; la queja que nunca falta sobre la comida, el jugo, la basura que nadie recuerda embolsar por si pasa el aseo y que todavía quede tiempo para echar una tiraíta para que el marido no joda con la vecina, ir a las reuniones de las bases “Por que a Chávez no lo saca nadie”, discutir, debatir, convocar, trabajar por la revolución y enamorarse del futuro de esa Venezuela que tiene nombre de mujer.

Estas son las verdaderas participantes del Foro Mundial de la Mujer y mi homenaje va dirigido a esa negra hermosa que hacía unas empanadas bien sabrosas en el Parque Universitario. A otra que colocó un tarantín de empanadas en la entrada de Ciudad Bolívar y graduó a sus cuatro hijos en carreras universitarias. A la negra bella que convocó desde la redoma de Petare a la gente para defender a VTV de los gusanos enquistados en la Gobernación del Estado Miranda. A la que le dicen talibana por que se pone en guardia frente a la Asamblea Nacional. A la que corre el riesgo de perder su trabajo cuando enfrenta al patrón escuálido… El Foro Mundial de la Mujer está en las calles, en la lucha popular, en la lucha vecinal y en la pasión natural que las hace más especiales que el hombre… A ellas mi homenaje. Vendrán tiempos de encuentro donde no serán excluídas… No es cuestión de lino y la eliminación del planchado.

marioaporrea.org
msilvagayahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4216 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas