Golpe Judicial y la Hipocresía de la Coordinadora

El caradurismo de Juan Fernández y el grupito de la Coordinadora Democrática es tan grande, que no tuvieron más opción que emitir un comunicado donde “deploran” todo lo relacionado a la vagabundería de la sentencia Nro. 2404, emitida por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia. Deslindarse de esa sentencia, cuando sueñan con un Chávez inhabilitado políticamente, es un acto hipócrita y demuestra nuevamente que los golpistas no se andan con vainas para dejar solos a otros que le están haciendo el juego y cometen errores básicos.

Esta sentencia, fraudulenta en su redacción o intencional en su origen, fue celebrada en grande por quienes están dirigiendo la conspiración; los mismos que estuvieron detrás de Carmona Estanga y la elaboración del famoso decreto que borraba de un plumazo la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela el 11 de Abril de 2002. Y estos, no son más que los medios de comunicación privados, que ya tenían planeada la fiesta si esta basura pasaba por debajo de la mesa.

La oposición está tan desgastada e inmersa en sus propias maquinaciones golpistas, que no logran entender su propio enanismo mental. Esa sentencia, si fue hecha para hacer realidad un golpe judicial, demuestra la urgencia de aprobar las leyes que normen a un nuevo poder judicial y que de paso a un Tribunal Supremo que garantice el cese de la impunidad. Si hubo una redacción fraudulenta que no obedecía a lo emitido por la Sala Constitucional, estamos hablando de un poder judicial corrupto, infectado en todos sus niveles, que ni los propios jueces pueden controlar. Estas dos hipótesis, tomando en cuenta los errores en que han incurrido el TSJ, sobre todo aquella brillante decisión de la “preñez de buenas intenciones de los militares golpistas”, no son más que la punta del iceberg del billete que se está moviendo por sus pasillos y el juego de intereses tan poderosos que un pequeño grupo de fascistas, viene haciendo para mutilar al pueblo en sus avances.

Esa declaración pública de la Coordinadora Democrática en la voz de un delincuente como Juan Fernández, impune portavoz de las miserias que provocaron el golpe petrolero de Diciembre y Enero, refleja la desesperación de quienes se ven cada día más reducidos en su radio de acción terrorista. No se como coño hacen, pero siempre están en los sitios donde se cometen delitos y no hay un bendito tribunal que tenga los cojones de pararles el trote y meterlos presos. Todo lo que tocan, de alguna manera sale enfermo y desproporcionado. Son millones, dinero a montones, en búsqueda de soluciones que tienen un solo objetivo: Hacer realidad un golpe de estado. No importa que se pudran con sus acciones las bases institucionales y la poca dignidad de algunos funcionarios. El poder solo acepta resultados que favorezcan sus mezquinos intereses. Lo demás es mierda y no entra en su visión democrática.

He señalado en varias oportunidades, que los errores han llevado a los medios de comunicación a un estado de postración sin precedentes. La mentira, la manipulación, las vagabunderías y el descalabro de una moral que nunca ejercieron, los ha apartado de la atención que alguna vez tuvieron. Salen con grandes titulares a reforzar las mentiras que ellos mismos fabrican, pero esta se estrella contra una verdad más grande que esta revolución. Hace unos meses podían mantener una mentira en el aire por semanas enteras; ahora la vaina no pasa de veinticuatro horas y son tan sinvergüenzas que hasta la verdad que es irrenunciable, tratan de tergiversarla con leguleyerismos mediocres. Este peo de la Sala Constitucional les salió chucuto, apenas unas horas; pero acuden nuevamente al abogaducho Essxel Alí Betancourt para que siga con el tintineo de la bendita sentencia y anunciar que “existe presión del gobierno para que la cambiaran”. Es decir, duplicar la inmoralidad y deslastrarse un hecho que se hace evidente. El fajo de billete que pasó por debajo cuerda para que se forjara un golpe judicial.

Estos delincuentes saben que no hay opción al revocatorio. Estos vagabundos saben que el pueblo organizado se está movilizando para ejercer su derecho a inhabilitarlos políticamente por sus acciones golpistas. Estos criminales saben que no habrá derecho a pataleo, cuando la justicia obre por encima de la impunidad y los presente ante los tribunales como lo que realmente son, unos delincuentes que no deberían estar caminando libres sobre los cadáveres del 11, 12 y 13 de Abril y sobre las miserias que le han causado a la nación. Una vaina si es cierta ¡Carajo! No van a necesitar de un flautista para huir como ratas al mar que los conduzca a Miami. Por que este pueblo unido, organizado y en la calle, está pendiente de sus pasos. Se les gritó en la cara ¡No! Cuando trataron de eliminar el Plan Barrio Adentro. La Misión Robinsón, a pesar de sus burlas, sobrepasó las expectativas del gobierno. Ahora el pueblo está sediento de justicia y le dice ¡No a la impunidad! Quisiera ver que juez está dispuesto a pasar por encima de la fuerza de este pueblo exigiendo justicia…

No al fraude judicial pagado por los golpistas.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 3254 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas