Golpe de estado: alternativa única de la oposición


Insistimos en la necesidad de que se entienda de forma muy clara que la
oposición no abandona su agenda golpista. Cada día la actualiza sin
cambiarle una sola coma y en ello no debemos llamarnos a engaño. El propio
Presidente Chávez lo reitera de manera machacona, simplemente porque las
acciones públicas y notorias de ataques sin medida que adelanta en contra de
su gobierno a través de su vanguardia mediática, así lo confirma.

Ciertamente, si leemos la prensa escrita de todos lo días y encendemos las
cuatro (4) jineteras del apocalípsis, a cualquier hora, nos encontramos con
una feroz campaña que tiene su precedente en los acontecimientos que
codujeron al derrocamiento y asesinato en Chile del Presidente Salvador
Allende en 1.973. Todo, absolutamente todo cuanto adelanta el gobierno es
malo para esa fauna mediática. Se miente descaradamente en cualquier asunto
donde el ejecutivo tiene de alguna manera una conexión inevitable, como es
el caso de tratar de convencer a los venezolanos de que el país atraviesa
una crisis económica insuperable, la cual cada día se agudiza más y más,
mientras el hombre de Sabaneta continúe en Miraflores. Para apoyar esa
aseveración dan a conocer indicadores fabricados por encuestadoras cuyos
propietarios estuvieron directamente involucrados en el golpe de abril/02 y
que en sus análisis ocultan los efectos que sobre cualquier economía de
cualquier país del mundo tienen, en primer lugar, unos preparativos de meses
para un dar golpe de estado, luego la ejecución del mismo golpe de estado y,
por último, el plan terrorista de inmensas proporciones de desestabilización
con la huelga petronal de fines del pasado año y comienzos del actual, en
donde involucraron de manera irresponsable a nuestra primera industria del
país, como PDVSA, cuya producción bajo a cero. De manera que hay que asumir
posturas hipócritas y deleznables para obviar de cualquier análisis
económico que se haga de la economía venezolana, toda esa situación de caos
que ellos mismos generaron.

Obvian decir, por supuesto, que el país atendió en su debido momento el pago
de sus compromisos derivados de la inmesa deuda interna que tiene, muy a
pesar del presagio que lanzaron a los cuatro vientos de manera que llegara
sin dilación alguna a todos los centros económicos del poder mundial, de que
Venezuela no estaría en capacidad de honrar sus obligaciones financieras
internacionales. Y menos aún dicen que por haber atendido el país esos
compromisos en su debido momento, las calificadoras de riesgo no tuvieron
otra opción que la de mejorar la percepción que antes del conflicto se
mantenía sobre su desempeño económico.

Frente al fulano referéndum, por ejemplo, nada informan acerca de que su
activación pasa por solicitarlo en apego a un ordenamiento legal
establecido, en el cual no sólo debe esperarse que el órgano electoral
competente lo admita una vez que determine si la respectiva solicitud se
ajusta a derecho y, además, que las firmas que la respaldan sean las mínimas
requeridas y perfectamente legítimas, lo cual obligará a dicho ente
comicial, a instrumentar un mecanismo de verificación transparente, sino que
ya por el sólo hecho de haber introducida la respectiva solicitud, como lo
hicieron el 20/08, lo dan como aprobado y de manera machacano adoban el
mensaje falso de toda falsedad, con la especie de que Chávez está tratando
de impedir que se realice.

Nada dicen, tampoco, que la revocatoria del mandato incluye a todos los
funcionarios que fueron electos por el voto popular y cuando decimos todos,
a la lista en donde, por supuesto, está el Presidente de la República,
también hay que agregar a los gobernadores, a los diputados y a los
alcaldes, funcionarios éstos últimos que hace ya bastante rato cumplieron la
mitad de su gestión y sobre los cuales ya cursan la respectivas solicitudes
de revocatoria para setenta cuatro de ellos, es decir que la lógica jurídica
nos indica que el organismo electoral deberá atender dichos requerimientos
en orden de llegada o, en última instancia, pudiera acordar que todos se
realicen un mismo día. En cualquier caso, se hace muy evidente que ello
demanda tiempo y es por eso que tanto el Presidente, así como quienes
ejercen funciones en su gobierno o lideran los distintos partidos que lo
respaldan, de manera reflexiva alegan que por ahora no habrá referéndum y en
ello están diciendo la única verdad que rodea ese derecho constitucional,
inédito, por cierto, en la historia de nuestra Latinoamérica.

Ciertamente, en los predios de los sectores que respaldan este proceso de
cambios, nadie discute sobre la pertinencia de ese derecho que nos otorga a
los venezolanos la Constitución que aprobamos en referéndum en 1.999. Sin
embargo, quienes vienen liderando la oposición continúan de manera
persistente voceando ese derecho de revocatoria de mandato únicamente con
relación a la Presidencia de Chávez. Aquí de nuevo ese liderazgo engaña a
sus incautos seguidores y los llevará, indefectiblemente, a otra nueva
frustración. El referéndum es imposibe realizarlo este año y se llevará
organizarlo unos cuantos meses más del próximo, en el supuesto de que los
petecionarios cumplan con los extremos de ley. De manera que eso no tiene
otra forma de verlo y entenderlo.

De allí que nuestra percepción de que la oposición sigue montada en el golpe
no es una mera especulación. Es una realidad incontestable. Esa oposición
saben que jamás le ganaría a Chávez en ese referéndum, pues sus integrantes
tendrían que ser eunucos para no darse cuenta de que el apoyo que él tiene
está en las grandes mayorías que por decenas de años han estado excluídas y
mantenidas a fuerza del engaño y las migajas de esa gran torta que durante
más de 40 años se han venido comiendo solitos. El apoyo a Chávez, por
supuesto, que no está en los sectores "A", "B" y "C+" de la población, en
donde es bueno también decirlo, tampoco son cien por ciento sólidos en
rechazarlo, pero lo que si sabemos todos los venezolanos, es que estos
sectores, en su conjunto, no suman más allá del 20% de la población, como
ocurre en cualquier otro país subdesarollado de este Continente. Esa es una
verdad de perogrullo y el que no quiera verla así, es porque tozudo...

Esa posición lo que busca es crear caos y desasosiego para tratar de
desestabilizar el país y con ello generar un ambiente propicio para un
alzamiento militar. En esa onda ha venido reactualizando estrategias
perversas como los auto atentados, las acusaciones de que el gobierno
protege a los guerrilleros colombianos o de que está cubanizando a Venezuela
porque ha suscrito con el país caribeño convenios de muy claros y precisos
objetivos sociales, como son los de carácter deportivo, de asistencia médica
preventiva y educativa. Oculta, obviamente, en esas acusaciones, que una
buena porción de sus seguidores que ocupan cargos de libre elección popular,
como son los casos de los gobernadores de Carabobo y Monagas, hace algunos
pocos años atrás hicieron lo propio con el gobierno de Fidel Castro y nadie
dijo nada por ello.

De manera que ante ese panorama, estamos plenamente convencidos de que la
oposición no dejará un segundo en insistir con una nueva "carmonada". Es
una oposición sumamente terca, pero al mismo tiempo la percibimos ilusa y
obsesiva, además de que pésima en el manejo de opciones que realmente la
conduzcan hacia el objetivo de salir de Chávez por vías costitucionales,
aun cuando le signifique invertir los tiempos que sean necesarios. No quiere
entender que la lucha política democrática es eso lo que impone. No otra
cosa.

Pero bueno, estamos a las puertas de otra derrota más para la oposición. El
revocatorio no es por ahora. Eso ya lo veremos una vez que el nuevo CNE
inicie sus actividades y tome nota de que el petitorio no se ajusta a la
norma y que las firmas, además de que se recogieron con antelación a la
fecha en que Chávez cumplía la mitad de su mandato, en un alto porcentaje
son "chimbas". Y esa va a ser su peor derrota y, pensamos que la definitiva.
De aquí difícilmente salga con opción política de vida alguno de esos
dirigentes que hasta ahora la han venido conduciendo de forma errática. Que
se olviden de nuevas mesas de diálogo para seguir engañando. Que se olviden
de nuevos intentos de subvertir el orden buscando con ello el derrocamiento
del gobierno, pues ya el propio Chávez los puso sobre aviso en la gigantesta
manifestación de la Avenida Bolívar en el festejo en sus tres años de
mandato. Ya no habrá la tolerancia y las actitudes benevolentes que se tuvo
el año pasado, ahora se encontrarán con un gobierno que será implacable con
quienes pretendan reeditar la "carmonada" de abril/02.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2662 veces.



Ivan Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a4478.htmlCd0NV CAC = Y co = US