Sabiduría de Dios sobre Chávez


El pasado sábado 23 el pueblo Venezolano se lanzó a las calles de Caracas a celebrar los tres años de gobierno Bolivariano; una marea tricolor desbordó la avenida bolívar, gente no solo de los barrios y parroquias de Caracas sino también del interior del país. Gritos, algarabías, bailes y expresiones culturales con sus pitos, banderas, slogan y lo siempre característico; la alegría y resistencia al calor, el cansancio y la lluvia que en horas de la tarde cayó sobre la ciudad. Tres años de gobierno que queda registrado para la historia venezolana en un contexto de oposición acérrima e irracional que rayó en el ocultismo y la conspiración foránea.

Un proceso que se ha internalizado en el pueblo y lo ha impulsado a ser protagonista de sus propios cambios. Nunca antes se había visto que una masa de gente se congregará para respaldar una gestión gubernamental; esto ha roto con el paradigma de los primeros 100 días de gestión donde los medios se convierten en vocero de todo lo malo y lo frustrante que refleja la gente ante las promesas no cumplidas.

Esos primero 100 días tendían a marcar para mal los próximos 5 años; en este caso no fue así ya que la popularidad de Chavéz se ha incrementado, y aunque los medios traten de ocultar y minimizar lo acontecido; 1 millón y medio o más de personas se rastrearon contra todo y salieron a expresar su satisfacción.

La nota resaltante a mi parecer y que los comunicadores sociales nunca reflejan es la invocación a Dios que Chávez hizo cuando pidió aquella sabiduría que inundó a Salomón convirtiendo el reinado de Israel como el más prospero de su historia, logrando entre muchas otras cosas un reinado de paz, excelentes relaciones comerciales e internacionales y nación referencia ante la problemáticas que vivían otros reinos, donde venían a buscar en el rey Salomón respuestas y orientación. Eso mismo va a suceder con nuestra nación.

Venezuela vive un proceso político y social que no solo proviene de un cambio ideológico en el concepto de gobernar, educar y gerenciar. Obedece también a la manifestación del reino de Dios en el país; esto traducido en la aplicación de la Justicia, la equidad y la sensibilidad que caracteriza este gobierno. Es el Señor penetrando al Pueblo; levantando hombres y mujeres con gran sensibilidad social y temor a Dios. De hecho el que muchos hijos del Señor esté en cargos públicos claves denota aún más que la llamada revolución bolivariana es realmente una revolución espiritual y cristiana.

Al Presidente pedir por sabiduría manifiesta abiertamente su total identificación con el reino de Dios, su dependencia a él, su confianza en que el proceso que vivimos es impulsado por el Espíritu Santo; muchas veces lo ha dicho el mismo presidente: “Soy una paja movida por el viento”. Profetas y apóstoles lo predijeron hace años donde un mover del Espíritu Santo estaría sobre este país a la que la convertiría en cabeza de naciones, referencia espiritual, ejemplo a seguir en el mundo.

Esto ha sido así: lo vemos claramente; es por esta razón que los adversarios del presidente no lo logran derribar aún recurriendo a todas las estrategias que un gobierno cualquiera pueda soportar, simplemente porque se hallan luchando contra Dios.

Dios responde y responderá al Presidente Chávez, porque un gobernante que le reconoce públicamente será reconocido en el cielo; nada más saquemos las cuentas y de ver nada más en la economía como milagrosamente se ha recuperado cuando el paro fascista dejo al país como territorio de post-guerra. No sé explica entonces qué ha pasado; cómo una recuperación tan rápida.

Otras de las cosas es la manera en que el presidente volvió al poder dejando desarticulado a todo un grupo de disidentes y golpistas que en su mejor momento quedaron confundidos, atemorizados que no les permitió coordinar bien la toma del poder saliendo de Miraflores los que usurparon el poder a la fuerza.

Uno hace un análisis espiritual de estos 4 años y se ve claritamente como Dios ha estado en medio de este proceso porque tiene hermosos planes con esta nación; hay una profecía que dice que el Señor continuaría lo que hace 200 años la oligarquía frenó.

Que el levantaría el espíritu de Bolívar para impulsar la mayor revolución. Así que estamos en presencia de uno de los fenómenos espirituales y sociales más grande que se haya vivido; apenas es un comienzo porque esto está preparando el terreno para el más grande despertar espiritual de esta nación donde la Gloria de Dios; eso a que el presidente llama sabiduría; va a venir sobre la gente trayendo un temor, un respeto por la gente, sacando del medio nuestro la violencia, las muertes, los divorcios, la pobreza. Erradicándose de manera profunda la corrupción.

Así como en sus tiempos los Estados Unidos, Alemania, Suecia en otras naciones, como el mismo Israel, disfrutó de la presencia de Dios trayendo orden en los gobiernos, prosperidad y santidad ante la vida, lo vamos a ver en Venezuela. Chávez lo marcó el pasado sábado 23; y Dios que es muy serio con los pactos lo hará cumplir.







Esta nota ha sido leída aproximadamente 3972 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a4462.htmlCd0NV CAC = Y co = US