A pesar del dolor, adelante compatriota

El proceso de cambios que se puso en vigor en Venezuela cada vez se afianza más al contar con la robusta espiritualidad de la mayoría del pueblo que lo apoya y que lucha por lograr su ideal, ello se fundamenta en la verdadera unidad que se está consiguiendo con razón, valor y dignidad, por lo que no será posible engañarlo de nuevo; tal como lo fue durante muchos años. Esa robustez de espíritu se debe a que el pueblo observa la voluntad de entrega de su máximo gobernante, ve su vitalidad admirable y contagiosa, contempla como transmite a toda la población un amor incesante; y percibe en él a una persona de alma pulcra, noble y generosa. El convencimiento que predomina en la conciencia de todo un pueblo por saber que nunca será traicionado por su líder, tiene que darle confianza a Hugo Chávez para que siga su búsqueda por una mayor democracia, justicia y progreso, sin excluir a nadie; a menos que algunos enfermos y algunas enfermas de odio y envidia se auto excluyan.

El socialismo que pregona el Presidente se basa en el sentimiento humano de amar a su prójimo, querer resolver los problemas de quienes sufren, buscar el bienestar de las personas que habitan esta tierra, y más todavía, buscar ese bienestar para el provecho de los que habitan otras tierras; en fin, el socialismo llamado del siglo XXI es sinónimo del ser humano solidario, útil y grande de espíritu. Sin embargo, existen personas que por intereses ocultos se oponen empecinadamente a esta clase de socialismo y lo combaten, echándole mano a la traición, la maldad, la intriga, la hipocresía y el egoísmo; sentimientos que ponen al descubierto las frustraciones y bajos instintos.

Se espera que el Presidente Chávez Frías, por poseer el mayor respaldo popular que se haya conocido en este país, demostrado nuevamente hace menos de un año con su reelección, cumpla con el ofrecimiento de llevar a este país a una posición de avanzada en el mundo, para lo cual es necesario que resista las acometidas de quienes le hicieron creer eran sus amigos y superar esos grandes dolores que algunos de ellos le ocasionará, porque es verdad que decepciona y deprime grandemente que alguien que se creyó muy cercano resulte ser una infame persona; pero es menester sobreponerse aunque el alma ese sienta destrozada. Hay que seguir transitando y ampliando el camino que ya está trazado y por el cual ya está marchando a pasos de vencedores el bravo pueblo venezolano, pueblo que tiene doscientos años sin dársele otra oportunidad para seguir una ruta que lo dignifique.

Fue por creer en la fortaleza anímica y espiritual de Chávez que el 3 de diciembre de 2.006 la mayoría del pueblo venezolano lo ratificó en la Presidencia de la República con una montaña de votos a su favor y seguro que aquel sentimiento nacional hoy es mucho mayor, por lo cual no le está permitido a Chávez flaquear en su proyecto, por más doloroso que sean las heridas que puedan causarle en el alma; esa es la confianza que tiene el pueblo y que lo empuja a defender el proceso de cambios que él lidera. Siempre habrá que tener presente que este proceso de cambios vino a sustituir la inmensa desilusión que el pueblo experimentó por la malévola actuación de aquellos hombres y mujeres que gobernaron este país desde 1.958 hasta 1.998, 40 años de saqueos e inmoralidad llevadas a la práctica sin el más mínimo recato, inmoralidad que quedó escrita en la historia cuando el Doctor Gonzalo Barrios, uno de los principales promotores del Pacto de Punto Fijo, expresó la cínica, indecente, indigna y vergonzante frase: “En Venezuela se roba porque no hay razón para no hacerlo”

Es el afecto por el prójimo lo que enaltece el alma del ser humano, es el buen trato que se le de a cualquiera sin importar su condición social lo que hace engrandecer el espíritu, es la atención que preste un gobierno a su pueblo en alimentación, salud y educación lo que hace sobresalir a un país; y esas son las líneas de conducta que en la actualidad sigue la revolución bolivariana en Venezuela. En definitiva, como dice la gente de nuestros pueblos al demostrar fe en su guía: DETRÁS DEL BAQUIANO ASI SE PIERDA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1993 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a44467.htmlCd0NV CAC = Y co = US