Lucha de clases, Baduel y golpe de estado

En las últimas semanas la noticia que llena los titulares y los programas de televisoras y radio, de las empresas mercantiles dedicadas a la producción y comercio de la información, con la finalidad de forjar opiniones y criterios de los “ciudadanos”, en función de la defensa y perpetuación del modo de producción capitalista, han estado copado por la noticia del Gral. Baduel pronunciándose en contra de la Reforma Constitucional, con su meta mensaje llamando al GOLPE DE ESTADO. ¿Cómo entender esta situación y no dejarse arrastrar por sentimentalismo? Veamos algunos elementos en función de responder dicha pregunta.

Analicemos el contexto actual, en el cual observamos la agudización de la lucha de clases. Luego del triunfo electo al del Presidente Chávez el 03 de diciembre, el líder del proceso bolivariano ha venido llevando a la realidad lo dicho y delineado en función de la construcción del Socialismo del Siglo XXI. Es decir, los 5 motores irán creando las condiciones objetivas y subjetivas para tomar el camino franco de la revolución con carácter socialista, asumiendo que no basta con definir el anti imperialismo, no nos podemos quedar en un nacionalismo democrático burgués.

Uno de los cinco motores definidos para transitar hacia el camino del socialismo, el segundo, es la Reforma Constitucional, la cual genera el marco legal general para legitimar el poder en manos del pueblo, cambiar los conceptos de propiedad que sólo contempla la privada, pilar fundamental del capitalismo. Crear una nueva geometría del poder en los espacios geográficos, políticos y administrativos de acuerdo al concepto comunal, colectivo y el desarrollo endógeno. Elevar a rango constitucional el Poder Popular.

La Reforma Constitucional, es un duro golpe al sistema capitalista, por ende a la clase oligarca de todos aquellos que viven de la explotación de los trabajadores. Es un avance del pueblo para ocupar nuevos espacios, son los obreros, campesinos, estudiantes de los sectores populares, clase media progresista ganando una batalla en la lucha de clases.

La aprobación de la Reforma Constitucional es inminente, de allí se desprenderán otra cantidad de leyes, que irán perfilando una nueva visión, un nuevo estado de derechos y unas nuevas relaciones de producción y de vida en la sociedad venezolana. Esta situación, genera gran desesperación y presión en los sectores ricos, los oligarcas por su condición económica y los  burgueses por su vocación, convicción e intereses que defiende. Estos sectores buscan salidas y acciones para impedir la aprobación de la Reforma Constitucional, pero ellos saben que el liderazgo del Presidente y el avance en la conciencia del pueblo venezolano son imbatibles. Por tanto, tienen que buscar el camino de la lucha no democrática porque allí están perdidos. Esa es su verdadera cara y su planteamiento de fondo.

Esto nos explica sus acciones: Una. Calentar las calles, generar violencia, caos, zozobra, a través del terrorismo mediático y movilizando el único sector que tienen, con un puñado estudiantes hijos de ricos y clase media de universidades. Aprovechándose del respeto que hoy tienen la policía y la Guardia Nacional, ya que el gobierno no aplica la represión como política para responder a la disidencia sino la lucha ideológica. La otra, es la conspiración con el Golpe de Estado. Para esto necesitan captar oficiales importantes con tropas y capacidad ofensiva. Esta es la vía más expedita en la cual ellos creen. Más de un siglo de historia en Venezuela y Latinoamérica así lo demuestran, las luchas de los caudillos, las dictaduras fascistas y sin ir muy lejos en este período de revolución bolivariano en el 2002 con Carmona Estanca. Hoy día necesitan viabilizar esta opción. Aquí entra en juego el Gral. Baduel. Un ícono visto por el pueblo con un matiz de héroe y libertad que fue capaz de rescatar al presidente desde su condición de secuestrado político en la Orchila. Igualmente con un nivel de ascendencia fresco dentro de las Fuerzas Armadas, por ser último Ministro de la Defensa.

Visto este contexto podemos entender que las declaraciones y la posición de Baduel, no son producto de una reflexión y súbita iluminación que le da la sabiduría y el coraje para saltar a la palestra pública, para erigirse como un paladín que descalifica todo el proceso de la Reforma por “inconstitucional”, indicando que la misma equivale a un “fraude” y “a un golpe de estado”. Por supuesto, allí está su verdadero mensaje, pues sería justificado dar un golpe de estado a Chávez pues él lo está consumando con la Reforma.

Si la posición de Baduel fuera la de un revolucionario socialista, estaría de acuerdo con que la Constitución nos guiara hacia el socialismo, pero él no cree en el socialismo, n en el pueblo construyendo su historia, en la justicia social y en la igualdad con una verdadera democracia participativa. Por eso le aterra la Reforma. Si la posición de Baduel fuera honesta y consecuente con su pueblo, con sus compañeros, con sus compañeros, con su compadre, con la historia, él estaría dando una batalla interna, una lucha ideológica dentro del campo revolucionario por sus puntos de vista disidentes, pero no lo vimos en las asambleas (9000 a lo largo y ancho del país). No hubo pronunciamientos ni argumentos.

La oposición de manera fría y calculada estudió las posibilidades y Baduel fue su conclusión, es la ficha necesaria para dar oxigeno a la posibilidad del Golpe de Estado, para generar la comidilla a los shows mediáticos, en fin buscar “ruido de sables”, desconfianza en los sectores populares y generar desmoralización.

Evidentemente sus características psicológicas y su formación son el caldo de cultivo para que las propuestas de la oligarquía y la de el imperialismo, prendan en Baduel y pueda vencer su conflicto interno entre seguir siendo un personaje apreciado por el pueblo o convertirse en un traidor de la causa revolucionaria y bolivariana y su juramento al pie del Samán de Guere. ¿Qué otras cosas pudieron operar para derrotar el espíritu y la moral de este hombre? El imperialismo tiene mucha experiencia en este tipo de operaciones, tiene especialista que conocen muy bien el alma y la naturaleza humana.

No obstante, lo fundamental es comprender que todo esto es parte de la lucha de clases. Es parte del proceso revolucionario y siempre ha estado presente en la historia, lo importante es no perderse en la comprensión de los procesos dialécticos, ver cómo la lucha de clases es el verdadero motor más allá de algunos autores individuales. La revolución bolivariana está en un punto de inflexión importante y todos los revolucionarios y pueblo en general debemos centrarnos en la principal tarea: Si a la aprobación de la Reforma SI CON CHAVEZ.

Levys Rodríguez.
Puerto Ordaz.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2507 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas