Dios Libre tocan Barrio Adentro

Les voy a contar una vaina verídica. En un barrio de Petare, a un malandro se le ocurrió atracar a un médico cubano y quitarle la moto JOB que le había prestado el estado para trasladarse en búsqueda de sus pacientes. Conocido el caso, hombres y mujeres del barrio, círculos bolivarianos, carajitos, todo el mundo se dedicó a buscar al ladrón y lo encontraron en su rancho muy orondo con la moto del médico. ¡Tun, Tun! – Le tocaron la puerta y acto seguido - ¿Qué pasó, panita? ¿Cómo le vas a quitar el transporte al galeno acá? - El señorito entendió rapidito - ¡Nooooooo, pana…! Yo hubiera sabío que era del panita médico aquí…

En conclusión, pues está historia forma parte de un anecdotario extenso de las comunidades defendiendo al Plan Barrio Adentro y a los Médicos Cubanos, el problema no son estos médicos internacionalistas y la efectividad probada de su labor en las comunidades más necesitadas. El problema real es la connotación política y la incidencia en el compromiso del pueblo a favor del proceso revolucionario. Esta vaina tiene de cabeza a la oposición y de alguna manera hay que parar este revolucionario método de atención primaria que, por primera vez le lleva al pobre la medicina a su casa.

Natera, ese tipejo con cara picada de viruela que dice ser médico, vago de profesión y uno de los que participaron en el paro golpista; a través de un organismo deslegitimado como la Federación Médica Venezolana, introdujo un amparo que, por supuesto, otro vago más con una supuesta profesión de juez, se le ocurrió aceptar y pasar por encima de la constitución para de golpe y porrazo, sacar a los médicos cubanos fuera de circulación. Fíjense como va la vaina. Natera mete el amparo y el que está de pitcher, ese que dicen es juez, la mete por todo el centro sin que el bateador se haya colocado en el cajón de bateo. Quieren ganar el juego por lluvia, recortando los inning, echándole saliva a la pelota, prendiendo un peo en su dogaut, jodiendo al recoge bates o buscando a algún umpire que sea de Primero Justicia y encima quieren que el público goce una bola con sus trampas. ¡Coño!, pero en estas caimaneras que le tira la oposición al gobierno, siempre le falta lo más importante: El Pueblo.

Pedro Aristimuño, ese viejito que le tiene a Peña las bolas por los tobillos y que anda con una bata blanqueada con Nevex sin haber cosido una puta herida en su vida, se le ocurrió declarar a Globovisión que "La identidad de los médicos venezolanos con los venezolanos es total, nosotros no podemos traer un injerto a entender nuestra situación, el lenguaje, la forma de hablar". Yo me pregunto: ¿Será que los cubanos hablan inglés, francés o chino? ¿Será que los cubanos necesitan traductores para saber lo que es forúnculo, un quiste ó una gripe común? ¿De donde sacó este idiota de bigote bien recortadito, que un venezolano solamente puede atender a un venezolano?

Por otro lado, el Dr. Antonio París, Decano de la Facultad de Medicina de la UCV, declaró que “le entraba un fresquito” cuando supo de la decisión del tribunal en contra de los médicos cubanos. Aquí es donde un hombre tiene que escribir con arrechera. Por que me parece tan inhumano y viniendo de un decano de la Facultad de Medicina de la Casa que vence las sombras, semejante declaración que pone en riesgo un programa que ha atendido a más de trescientas mil personas. ¿Qué ética puede tener un prestigioso decano declarando esta mierda en contra de su propio pueblo?

Estos señores saben que todos los médicos recién graduados de este país, salen corriendo a buscar la primera clínica que les proporcione billete y que ninguno de estos carajitos se va a meter en un cerro a trabajar y menearse con los problemas tan graves de salud que allí se ven. De más está decir, que si algunos de ellos se han graduado bajo la tutoría del Dr. París, menos van a buscar meterse en un barrio.

La oposición en este país está totalmente desfasada. Detrás de Natera, de Aristimuño, de París y del Juez que se le ocurrió semejante violación a la constitución, solo hay un cúmulo de errores, de brutalidades, de desaciertos, de estupideces que han llevado a los golpistas a perder terreno y no hay un líder de ellos que salte, grite y diga: ¡Coño, panita, estamos pelaos! Vivimos en una eterna peladera de bola… Vamos a organizar esta pea, chico y vamos a trabajar como Dios manda y reconocer que este gobierno le está echando un camión de bola. ¡Que va! Esa vaina es mucho pedir. Si la gente de Queremos Elegir, se le ocurrió meter en una lista de candidatos a Orlando Urdaneta, que quedará para el resto.

Lo cierto es que Bernal dio un paso al frente con la Ministro de Sanidad y el gobierno dijo no a esta decisión. Y me disculpan, pero es que si el gobierno se le ocurría retirar a los cubanos de los cerros, se iba a armar un peo de proporciones gigantescas. El pueblo está en la calle protegiendo su proceso y el Plan Barrio Adentro es una de esas cuestiones de honor que no pueden ser eliminadas por un señor que pretende ser juez y por una camarilla de vagabundos que nunca han usado una aguja ni para remendar un pantalón.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 3535 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas