Por qué CONIVE y sus organizaciones de base apoyamos al presidente Chávez, su liderazgo y su propuesta de reforma constitucional

“Cada pueblo o grupo humano puede asumir la Constitución como la Carta Magna que regula nuestra convivencia, desde su marco filosófico particular, sin perder la visión de conjunto; sin menoscabo de la pluralidad lingüística, jurídica, étnica, cultural, religiosa y diferencias de género. Vale decir, sin detrimento de su unidad multisocietaria. Porque la interculturalidad no es una técnica antropológica selectiva para promover la aculturación e imponer el discurso único del neoliberalismo o cualquiera otro, del lado de la liberación. Es la posibilidad de salir a flote en los grandes océanos del planeta nadando contra la corriente. Es el diálogo de civilizaciones, pero partiendo del encuentro con nosotros mismos y no al revés”.

Hugo Chávez Frías. Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

Presentación de la Constitución Bolivariana traducida al wayuunaiki. MEyD. Caracas, julio de 2003.p. 10-11

Chávez, indianista e indo-americanista comprometido

-Hugo Chávez es el único Presidente en la historia de este país que ha apoyado en forma abierta y sostenida a los pueblos y culturas indígenas, a sus organizaciones específicas, a las poblaciones afrodescendientes y sus movimientos. En toda la historia de Venezuela estos pueblos y sus descendientes indohispánicos habían sido invisibilizados y éramos víctimas de un racismo descomunal, subterráneo y agresivo. Pero que no podía ser detectado con claridad hasta que asumimos la diversidad cultural y la interculturalidad.

-Para hacer valer nuestros derechos en la Constitución Bolivariana del 99 el Comandante Chávez se enfrentó a la derecha militar y a sectores racistas que se camuflaron durante la cuarta República en la Cancillería venezolana para votar siempre en contra del movimiento indígena planetario en las reuniones internacionales.

-Podemos notar que mientras muchos intelectuales, pensadores y gobernantes procedentes de los grandes centros precolombinos de Centroamérica y los Andes, ignoran la existencia de los pueblos indígenas del pasado y de la actualidad, en el discurso del Presidente Chávez, en cambio, la herencia indígena, el indosocialismo y el indoamericanismo son una constante y nadie ha dado tanto apoyo a Bolivia y a nuestro hermano indio Evo Morales como el Presidente Chávez. Esto para nosotros es un orgullo, pero también señal de alarma frente al colonialismo reinante en tiempos de globalización. Igual pasa con muchos países de ascendencia afroamericana. Hay un silencio sepulcral a veces, sobre sus orígenes por vergüenza de su dirigencia afromestiza. Tanto indígenas como afrodescendientes encontramos en el Presidente Chávez uno más de los nuestros, pero con un liderazgo de autenticidad, de alcance planetario y de empoderamiento de nuestros pueblos.- La oligarquía siempre tiene sus “chistes” listos, para ridiculizar al zambo, a ese indio-afro, que está en el poder. Lo que más busca cobrársele es su consecuencia con nuestros pueblos, con los más excluidos y oprimidos del sistema.

-Antes de ser Presidente Hugo Chávez se había conectado con los pueblos indígenas de Apure, donde están los pueblos más perseguidos y víctimas de genocidios en cadena: con los hermanos cuiva del Capanaparo y con los pumé.

-Las únicas propuestas de Constitución y Reforma, revocatorios del mandato, que han llevado al pueblo el ejercicio real y pleno para profundizar la democracia, son a partir de la Revolución Bolivariana. Son las únicas consultas que hemos conocido de parte del poder.

-La Constitución del 61 y el movimiento constituyente del 23 de enero de 1958 fueron secuestrados por el Pacto de Punto Fijo AD-Copei-Fedecámaras, la cúpula de la iglesia y de los militares, salvo excepciones lúcidas y honrosas, que las hubo. Para todos ellos, los pueblos indígenas eran un cero a la izquierda.

-En 1992-93 el Dr. Rafael Caldera intentó hacer una “Reforma” la cual modificaba más de 100 artículos de la Constitución sin Constituyente,( o lo que es lo mismo, otra nueva Constitución inconsulta) donde barría el único artículo que medio protegía a las comunidades indígenas (el art. 77, el cual establecía el Régimen de Excepción para los indígenas). En esa oportunidad una Comisión trató de hablar con él para exponer nuestro punto de vista y nos recibió en su despacho del Edificio Austerliz de la Av. Urdaneta en menos de un minuto, haciendo caso omiso de nuestros planteamientos. El neoliberalismo había dado el paso mortal y arriesgado del “integracionismo” indígena, compulsivo y unilateral del viejo indigenismo mexicano de Manuel Gamio y del Congreso de Pátzcuaro (1940) para pasar a la desintegración abierta y descarada de los pueblos y comunidades indígenas, propuesta por el capitalismo neoliberal. Desconociendo de hecho a las poblaciones llamadas “criollas” en cuanto indio-descendientes y afrodescendientes.

-El 27 de agosto de 1992 nos envía a Los Teques desde la prisión de Yare el Comandante Chávez el primer Manifiesto de los Comandantes Bolivarianos en apoyo a los pueblos indígenas contra la política de borrón y cuenta nueva que se proponía aquella “reforma” o nueva Constitución inconsulta de la IV República. La prensa censuró aquel manifiesto de Yare y todavía el país no lo conoce.

-La actual Reforma propuesta por el Comandante Chávez no toca ni en una coma los derechos actuales de los pueblos y comunidades indígenas y por el contrario profundiza la diversidad cultural y étnica y la interculturalidad en el artículo 100 de la Constitución. Pues no somos sólo pasado y raíces de la venezolanidad sino parte del presente histórico en sus versiones rurales y urbanas. Igual pasa con nuestros hermanos, los afrodescendientes. Siempre habrá que buscar enlaces vitales entre el pasado glorioso, y nuestro presente histórico en la resistencia y la búsqueda del papel protagónico.

-Llama la atención que la misma oposición que ayer en referéndum votó NO contra la Constitución del 99 y luego la liquidaran junto con todos los poderes públicos en el golpe de Estado del dictador Carmona El Breve, hoy llamen a defender la Constitución del 99 contra la reforma propuesta por el Presidente Chávez. Este empresario auto-juramentado, venía a rescatar la democracia frente al supuesto “dictador Chávez”.- En menos de 48 horas pocas familias, junto con las grandes potencias y el imperialismo a la cabeza se habían repartido el país por pedacitos. Era una vuelta a la privatización de todo, a la expropiación capitalista de todos, en nombre de la “iniciativa privada” contra la iniciativa social y comunal de nuestro pueblo. ¿Dónde queda entonces su defensa hormonal de la propiedad? Es el derecho de las cúpulas a expropiar a las mayorías y al país.

-Antes de ser Presidente el Comandante Chávez firmó un compromiso de honor con los pueblos indígenas y después de 9 años ha sido fiel al mismo en Venezuela, en todo el continente y ante el mundo. Por eso no tenemos reserva de su continuidad democrática en el mandato y la misma es una garantía para operativizar nuestros derechos originarios, históricos y específicos y para profundizar la revolución socialista y bolivariana.

INDO-SOCIALISMO Y REVOLUCIÓN SOCIALISTA BOLIVARIANA

-La única propuesta de futuro que toma en cuenta a los pueblos y organizaciones indígenas como una de las fuentes irremplazables del socialismo del siglo XXI, es la propuesta socialista hecha por el Comandante Chávez. Esa fuente es llamada el indosocialismo. Las otras fuentes son el socialismo agrario, las matrices afrodescendientes, el cristianismo originario, el bolivarianismo integracionista y emancipador y el marxismo-crítico, fundado en el indoamericanismo anti-imperialista y anti-colonialista de Mariátegui y otras fuentes.

-Dentro del proyecto histórico-bolivariano, Chávez propuso una unidad cívico-militar que tienda a superar el colonialismo interno de la vieja “conquista del Sur”, uniendo al patriotismo anti-imperialista, el anticolonialismo como pies distintos del mismo cuerpo del socialismo del siglo XXI, replanteando el papel de nuestras fuerzas armadas de cuerpos de represión contra el pueblo para convertirlas en brazo de la liberación nacional y de nuestra emancipación social y cultural como pueblo. Para ello expulsó a los enclaves norteamericanos de las “Nuevas Tribus”, con 60 años activos destruyendo los pueblos y culturas indígenas del Sur del país, la zona más rica en minerales estratégicos y con la biodiversidad más rica y frágil del planeta. Además convirtió la revolución bolivariana en una revolución pacífica, pero no desarmada y señaló al mismo tiempo que nuestros ejércitos patrióticos de La Gran Colombia nunca se convirtieron en ejércitos de ocupación en los países liberados.

LOS GRANDES EJES DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL

-Basta ver los grandes ejes de la Reforma Constitucional para entender el fondo y profundidad de la Reforma, sin alterar los fundamentos y principios de la Constitución Bolivariano que definen su naturaleza. Por eso es una Reforma y no una nueva Constitución. En la Constituyente se planteó acudiendo al poder originario la Refundación de la República. En la Reforma se profundiza sobre esa refundación para que su operatividad no quede en el aire y se facilite la construcción del nuevo socialismo del siglo XXI, cuyo espíritu ya está en la Constitución del 99.-

-¿Cuáles son esos grandes ejes de la Reforma?

-Tenemos como grandes ejes de la Reforma que conciernen todos a los pueblos indígenas y a su destino històrico:

-Dignificaciòn del trabajo y reconocimiento de la diversidad cultural (y humana). Bases claves para reconocer el carácter popular de una revolución es la dignificaciòn del trabajo sobre el capital y el expreso reconocimiento de cada pueblo y cultura, en su pasado y en su presente, con todos sus atributos étnicos, culturales, lingüísticos y sus espacios vitales étnico-territoriales para la reproducción de la vida.

-El nuevo modelo productivo socialista:

Que establece varios tipos de propiedad social, comunal personal y privada, incluyendo la propiedad colectiva, familiar y comunal especifica de los pueblos y comunidades indígenas ya previstos desde 1999. Prioriza la propiedad colectiva y la iniciativa colectiva de los pueblos y comunidades sobre la iniciativa privada.

-Nueva Geometría del poder:

-Frente a las relaciones desiguales del poder los pueblos indígenas fuimos relegados a los espacios fronterizos e Inter.-fronterizos màs apartados de los Estados Nacionales y del nuestro en particular. La nueva geometría del poder deberá tomar en cuenta que nuestros espacios físicos y de reproducción de la vida como pueblos y comunidades, tienen una historia viva y sin despojarlos de su carácter sagrado y de culto en algunos casos, garantizan la continuidad de nuestros pueblos y el sostenimiento equilibrado de las generaciones por venir (derechos a un ambiente sano, integral y duradero, posibilidad de reproducción indefinida de la cultura y la lengua, reproducción de los ecosistemas y continuidad de la vida.)

En nuestra cosmovisión y modos de vida campo y ciudad son gemelos, inseparables como la cultura y la naturaleza, los campos cultivados y el bosque silvestre, la comunidad y el rio, esbozando ya la ciudad en el campo y el campo en la ciudad. Una ciudad que no respire, sin pulmones verdes, es tan extraña para nosotros como para el nuevo socialismo.

-LA CONSOLIDACIÓN DEL NUEVO ESTADO

-La seguridad y soberanìa alimentaria partirà de nuestros regímenes alimenticios autóctonos, con vocación intercultural para el encuentro, fortalecimiento y consolidación con el aporte de todas las culturas y pueblos que conforman nuestra nacionalidad. Desde nuestra herencia cultural podemos aportar a la consolidación del nuevo Estado en materia de soberanìa alimentaria, como viene ocurriendo desde el siglo XVI, pero ahora, con sentido emancipador, liberador y socialista.

-La fuerza armada además de patriótica y anti-imperialista, deberá asumir su contenido anticolonialista y particularmente frente a toda forma de colonialismo interno para consolidar su sentido popular y revolucionario. Será ello lo que definirá también el contenido popular de la reserva. Vale decir, su identidad pueblo-pueblo en la unidad cívico militar bolivariana.


-La transferencia del poder al pueblo y particularmente a las comunidades como unidad dinámica de toda etnia, o pueblo, representa el paso fundamental y màs audaz de la reforma, clave de una democracia socialista, participativa y protagónica desde sus formas de resistencia cultural y política..

-Las misiones como instrumento de inclusión acelerada, partiendo de la cultura propia, la educación propia de cada pueblo indígena, servirán para que nazca y se consolide el nuevo Estado, marcado por el surgimiento de un nuevo poder: el poder del pueblo, el poder popular.-

-El período de siete años, permitirá la construcción de planes y programas que faciliten la consolidación del nuevo Estado Bolivariano, tomando en cuenta que queda el referendo revocatorio a mitad de período.

-La presencia y consolidación de las microsociedades, las comunidades de los pueblos indígenas de las fronteras, debe ser vista como parte de la consolidación y presencia

del Estado y la sociedad venezolana, el desarrollo regional y local y su soberanìa, tomando las fronteras como espacios vitales para el dialogo intercultural fecundo, binacional e intercivilizatorio.

-Interpretando el espíritu en su conjunto de la Constitución Bolivariana y su primera Reforma, podemos decir que ella da pie para la superaciòn de cualquier tipo de exclusión, racismo, etnocentrismo, patriarcalismo o colonialismo interno de cualquier orden.

LA EXPLOSIÓN DEL PODER POPULAR

-El poder popular no será ahora extraño a los poderes del nuevo Estado Socialista, buscando resolver los antagonismos sociales, sin negar las contradicciones realmente existentes. De allí que la resistencia indígena y la búsqueda de nuestro papel participativo y protagónico, no será antagónico al nuevo Estado Socialista en la medida en que éste mantenga su carácter popular, revolucionario, anti-imperialista, anti-racista y anti-colonialista, superando el patriarcalismo para reivindicar a la Madre Tierra y a la Madre India. Sin reivindicar la Madre India no podemos reivindicar al Padre.

-El Consejo Nacional Indio de Venezuela expresa en estos términos de camaradería y de crítica constructiva y enaltecedora de la revolución, su apoyo solidario a la Reforma Constitucional propuesta por el Comandante Chávez y al espíritu integral y emancipador de la Constitución Bolivariana con los derechos originarios, històricos y específicos de los pueblos y comunidades indígenas.

Tierra de Guaicaipuro, al pie de la montaña sagrada del Guaraira Repano, en la Ciudad de Caracas, Cuna del Libertador y cal de huesos de la resistencia indígena. Hacia el 12 de octubre DÌA DE LA RESISTENCIA INDÍGENA 2007

CONSEJO NACIONAL INDIO DE VENEZUELA

En apoyo a la Reforma Constitucional, al liderazgo del Presidente Chávez y de la Revolución Bolivariana.


(*)Coordinador del Proyecto Intercultural Guaicaipuro

guaicaipurosrr07@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2731 veces.



Saúl Rivas-Rivas(*)


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: