Josefina se arrechó

Josefina está arrechísima. Otra vez la vecina se presentó en su apartamento a decirle que se prepare; que compré sardinas, atún, salsa para pastas, jurel, espaguetis, arroz, velas, fósforos, pilas, avena en hojuelas, diablitos, harina PAN (otra, ni a coñazo), mayonesa, salsa rosada para no perder el glamour con las galletitas Ritz, salchichas, galletas de soda, agua mineral, pepsi y coca cola, pepito, papitas fritas, doritos, galletas María pa’ no perder la costumbre, cubitos Maggie, café, azucar, sal, aceite de Maíz (el otro que vende el gobierno es una mierda), un yesquero por si los fósforos fallan, poca papa, poco tomate, pocas hortalizas, Ace por si hay que lavarle el pantalón al marido después de la cagada, compota para los carajitos (hay una buenísima de mango), carne de buey así después te tires el peo hereje, Colgate, champú, acondicionador, harina de trigo Blancaflor… un mercado para tres meses por que la vaina está fea…

Sin dejar que conteste, la vecina le pregunta por la 38 smith & wesson, la Beretta 3.80, la pajiza recortada que le vendió Rafael, la Magnun 44, la 9 milímetros Glock, el Rifle Winchester con mira telescópica, la 22 que también pega duro, el cuchillo de Rambo que se compró en Miami, el sable que usaba su marido en las paradas militares, las balas 38, las 9, los cartuchos tres en boca, las balas con mercurio, las balas 22, los chalecos anti balas, los cascos de la metropolitana, los larga vistas con luz infrarroja, las botas Frazzani, las minas anti chavistas, el casco nazi del abuelo, el látigo que usan en noches especiales, la manopla de Pedro, el bate que le regaló Galárraga autografiado, los saltapericos de la carajita, el pearcing de José para caer en combate con elegancia, la paila mondonguera para calentar el aceite, los tenedores, los cuchillos, las cucharas… En fin, todas esas vainas que se compraron para parar a esos animales que nos vienen a invadir… ¿entiendes, Josefina?

Josefina está que estalla y ya no le importa si la van a tildar de chavista; el peo sube desde el estómago, pasa por el pecho, le quema la garganta y se instala en su boca a punto de armar ¡Nojodaaaa!... Pepita, su vecina española, retrocede por que aquí también la vaina está fea. No llega a culminar su acción de repliegue, cuando Josefina empieza a gritar… ¡Nojoda, gallega el coño! Estoy hasta la coronilla de toda esa mierda ¿Sabes el ridículo que hicimos el 23 de Enero cuando esos coños de madre terminaron bailando en la Bolívar? Ahora vienes de nuevo a joderme la vida con que “la vaina está fea”; que si Lina Ron es Jefe de Personal de PDVSA para hacer bombas molotov con la urimulsión; que si Diosdado va a traer a los C-30 cargados de paracaidistas; que si los Tupamaros se están cogiendo a las sirvientas para que le sapeen nuestras posiciones; que si tu marido escucho decir en la hermandad a otro que ni conoce que le dijo otro que los Carapaica tienen una bazuka; que Chávez ya ordenó a los pilotos de los Mirage que aterricen en el Country Club; que si van a colocar un muro de Berlín entre el este y el oeste; que si el Concresa está minado en las bases; que si están afilando varas de guayabo para empalarnos… Aquí en Caracas, de vaina hay guayabos en el Jardín Botánico, cabrona. Y tú me vienes con esa vaina de los guayabos. Desearas tú, vieja pendeja, que te metieran un guayabo, nojoda… Pepita, solo balbucea una excusa, pero Josefina la jala por el camisón y no la deja correr… ¿Sabes cuanto me ha costado, vieja coño e’ madre, sacarme de encima a Globovisión, Venevisión y a toda esa mierda que nos jode todos los días? Tuve que ir a un psiquiatra chavista, por que esos maricos que tienen sus consultorios en el este, se la pasan también jodiendo a uno con las “hordas que vendrán y el Lexotanil parejo que hay que tragar”. Tuve que pagar un mes de alojamiento con películas de Miky Maus y sentarme como una pendeja a ver y escuchar el mar en La Guayra… ¡Se me fueron los reales en los mercados de Enero! Y de vaina no se me ocurrió comprarle un tanque de guerra al Pérez Recao… y todo por que estabas aquí todos los días hablando mierda de Chávez… ¿Te parece justa esa vaina?

Josefina soltó a Pepita; esta ni pensó dos veces correr y meterse en su apartamento. Josefina nunca se había sentido mejor. Respiró profundamente y con una expresión de alivio entro en su hogar… ¡Ahhhhhhhhhhhhh…! Que vaina más sabrosa… Hoy, por primera vez desde el 98, voy a dormir como una coño e’ madre…

Pepita, atisbaba por el ojo mágico a que su vecina se metiera y cerrara la puerta. Cuando eso ocurrió, salió corriendo al ascensor. Bajó y abrió diez rejas que habían puesto en Diciembre. Pasó por la caseta de vigilancia sin saludar al negrito que nunca tomó en cuenta. Corrió calle abajo hasta llegar al mercadito de su marido… Pepe, que se nos cayó el negocio ¡joder! - Pepe levantó los hombros en señal de no entender un coño… Pepé, Pepe… la Josefina se ha arrechao y no cree en las cosas que tu me has contao… No piensa comprar ni un duro de comida ¡Joder! A ver si te lavas los oídos, coño… ¡Hostia, Pepita! – contestó Pepe – Pues la has cagao.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 5785 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas