El 20 es la vaina


El 20 es la vaina. El 20 Chávez cae. El 20 tendremos un nuevo país. El 20 las barras y las estrellas estarán izadas en Miraflores. El 20 los negritos van a saber quienes somos. El 20 PDVSA tendrá nuevamente a los ojos azules… el 20, el veinte, el 20…

Hace poco escuché a un huevón y disculpen que no recuerde su nombre (por Huevón), diciendo que los medios de comunicación solo están informando “un poquito” parcializados por que son agredidos por el gobierno. Definitivamente y es un hecho, tenemos dos Venezuelas; la mayoría que lucha y se parte el lomo para que este proceso se convierta en una hermosa realidad y esa que los medios de comunicación están empeñados en mostrarnos. Las diferencias entre estos dos países son abismales. Una Venezuela que ríe, lucha y sobre todo, se convence de su destino liberador y otra que solo está empeñada en joder, joder y joder. Una que asume con valentía los retos y otra que solo se ocupa de conspirar. Ahora, según ellos, el 20 es la vaina. Cualquiera que esté idiotizado y ya no son muchos, gracias a los errores de esta banda de cabrones, podría estar eyaculando sobre sus pantalones y colocándose las prendas de cuero ante la “matanza” que se planea desde la Coordinadora Democrática. Pero, la Venezuela real crece y estos pendejos se han ido arrinconando en sus baños para no avergonzarse de sus coitos y orgasmos espontáneos, producto de una información visceral y sádica a tono con las enredaderas naturales de la derecha.

Ayer entrevistaban a Bianco en el programa “Contra Golpe” y no deja uno de reírse con las observaciones de este carajo, quien define a los eyaculadores precoces y a las orgásmicas espontáneas como “enfermos de Infofrenia”. Están todo el día pegados a Globovisión, Venevisión, Radio Caracas y Televén, esperando a que el Dios blanco les regale el milagro de ver a Chávez caer; mejor aún, esperando a que Zeus, Dios nórdico y de clara simpatía nazi, descargue su furia jodiendo con un rayo a ese carajo que no quiere salir de Miraflores. Pero, como dije, son pocos y tienen una vida marcada por la miseria. Estuve hace poco rondando cerca de los predios anglocriollosajones, evidentemente de incógnito, y obedecí a mi manía de observar esta especie que se extingue por suicidio colectivo. Me invitaron a un restaurante de Las Mercedes y había una familia de origen muy bien definido, de raza pura y poca mancha en el pedigree. Arriba, en la pared, un televisor con un canal también definido, Globovisión, y la imagen del Comandante en pleno noticiero. Como perros que huelen su presa, no pudieron evitar echar a un lado el tenedor y el cuchillo para amargarse un ratito ante Hugo Chávez. Sentí que la arepa con chorizo carupanero me sabía a gloria y no pude evitar una sonrisa irónica que mis vecinos de mesa no pudieron percibir…

El 20 es la vaina… Si, es verdad. El 20 es la vaina, pero una vaina muy distinta a la que están aspirando. Muy en el fondo lo saben y eso les proporciona una amargura que revuelve odios miserables. El 20 la estocada será mortal y no hay fecha posterior que los libere de la locura. El 20 se sabrá con inaplazable contundencia como están rodeados de mercenarios mitómanos y cuanto se ha expandido esta marea roja que traga y desecha golpistas. El pueblo sabe que el 20 es la vaina y está preparado contra cualquier tipo de agresión. Aquel aciago 11 de Abril es irrepetible, pues no vamos a esperar por un tercer día para aplastar cualquier intento fascista. Las cosas han cambiado. Somos pólvora que se ha regado, fusil que espera al enemigo, verdad que se fortalece y fuerza incontenible de solidaridad que no admite más mierda de los golpistas. Si quieren repetir eventos como el de Altamira para buscar un respiro y alargar su agonía, allí estaremos para evitar que eso suceda. El 20 es la vaina; el 20 se entierra a un muerto… y hay muertos que no se lloran ¡Carajo! Más bien se celebran.

Mi pueblo hoy está sonriente, expectante, alegre, inmerso en la Venezuela que estamos construyendo. La otra Venezuela no existe, se agota, fenece y se le escurre en pantallas de televisión, radios y pasquines ¡Oligarcas Temblad! Que tienen cerca tiempos de obligada derrota. Mi pueblo está en la calle esperando no más asomes la cabeza, serpiente de cien cabezas, para de un solo tajo acabar con toda tu prepotencia. No importa el dinero que gastes, no importa si te respalda el imperio. Allí estaremos para enseñarte como la revolución no negocia con rateros.

El 20 es la vaina… ¡Claro que el 20 es la vaina!... Atrévanse a asomar la cabeza.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 5342 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas