Óptica Malaver

El contrarreformista

Llega aplaudiendo a la mesa y dice que ya vienen los estudiantes, ya viene Goico, y Stalìn y Ricardo y Jhon Jhon y ya van a ver cómo los vamos a volver locos. Y se sienta y el mono de ir al gimnasio que trae puesto deja ver claramente que allí, debajo de la tela, hay cuerpo vibrando que espera liberarse con ansiedad de esa tela que lo cubre.

Cynthia Machado Zuloaga está bella como siempre, y sudando, porque viene del gimnasio y allá descubrí a un tipo que está dispuesto a tumbar a Chávez si obligan a la gente a votar en bloque, en bloque nada, me dijo, hay que ir separados, aunque contigo, me piropeó el tipo, aunque contigo hay que ir en bloque mi amor, separados nunca, y allí se me cayó el tipo, amigo Roberto. Allí lo vi baboso, como diría tu amigo Teodoro Petkof.

El mesonero se acerca, como siempre, con al boca abierta y los ojos puestos en el escote abierto de Cynthia, y con la botellita de agua Evian en la mano derecha y el café negro en la mano izquierda, y dice con su permiso señorita aquí tiene lo que le gusta y tira el café hacia donde estoy yo. Y ella le sonríe y lo despacha con su mano derecha.

Y dice la niña Machado Zuloaga que, mi padre, el contrarreformista, así lo llamamos todos en la familia, ha dicho que nunca imaginó que después de viejo iba a ser de la contrarreforma, ese movimiento reaccionario que hubo en el mundo, y no te lo explico porque creo que tú sabes de eso, Roberto. Dice mi padre que no es posible que con eso de la prohibición del latifundio seguro nos quitan tres de las cuatro fincas que tenemos.

Toma directamente de la botella y deja que parte del agua le corra por su boca y baje hasta la entrada de sus senos, y justo allí, se escucha un alarido en la barra, es el mesonero que estaba mosca viendo cómo Cynthia se estaba tomando el agua.

Y afirma ella que el contrarreformista de su padre no mira nada bien esta reforma constitucional, dice que tiene demasiados empleados y que no les va a rebajar esas dos horas ni de broma, y que tampoco está de acuerdo con eso de la reelección hasta más nunca, o sea, como dices tú, hasta más allá del Sinaruco, que yo no sé qué eso, pero suena bien.

Y me toma del brazo y me dice: Vamos a la casa para que mi papá conozca a un chavista de cerca, y no te preocupes que no está armado.

robertomalaver@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3725 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: