Guerra en Irak, un difunto sepulta al Primer Ministro Inglés

El tema que ocupó el fin de semana las portadas y titulares de la prensa europea y de Estados Unidos fue la muerte en extraña circunstancias del inspector de armas de las Naciones Unidas David Kelly quien conocía minuciosamente la situación bélica iraquí. La transnacional de noticias BBC de Londres, apoyada en el testimonio de Kelly ha venido denunciando que el gobierno de Tony Blair le mintió a los pueblos de Gran Bretaña, de Estados Unidos y del mundo en general al fundamentar su invasión a Irak en la afirmación de que el gobierno de Saddan Hussein tuviera armas bacteriológicas o nucleares de destrucción masiva. Kelly siempre negó eso. La realidad le ha dado la razón.

Recordemos que el Secretario General de la ONU, el africano Kofi Anan, ordenó el retiro de los inspectores que se encontraban en Bagdad ante el ultimátum de Bush. Para ese momento los inspectores declararon que no había tales armas en Irak. Sin embargo, tanto George Bush, Tony Blair y Oscar Aznar sostuvieron en todo momento que el motivo de la guerra era desarmar a Saldan antes de que fuera demasiado tarde para la humanidad. Para lograr su "altruista propósito" no importó pisotear el derecho internacional y derogar al Consejo de Seguridad de la ONU

Ahora resulta que se comprueba la falsedad de sus argumentos., expuestos, incluso, frente a los diputados y senadores de sus países. La BBC de Londres, al contrario de las cadenas internacionales CNN y FOX, tuvo el profesionalismo de investigar e informar a la opinión internacional lo que estaba detrás del asalto a Irak: El petróleo barato. El resto de las grandes cadenas de noticias cumplieron el triste papel de crear una matriz de opinión favorable a la guerra, tal como lo hicieron contra la hoy olvidada y arruinada Afganistán.

Por primera vez, en muchos años un político desplaza de los escándalos ingleses a la familia real. Todas las miradas señalan al Primer Ministro Blair; de su propio partido le piden que renuncie al cargo; 69% de los británicos rechazan su política; 40% lo quiere fuera de inmediato. Ya 224 diputados de su propio partido habían votado contra la invasión iraqui, por lo que no es nada descabellado que el Partido Laborista haga rodar su cabeza.

En tanto, siguen las muertes de soldados y oficiales norteamericanos y británicos a manos de la organizada resistencia iraquí, que al parecer está conformada por el ejercito de Saldan, con más de 500 mil efectivos que misteriosamente pasaron a la clandestinidad con todo y su armamento de combate. Esta realidad está sembrando el pánico en las fuerzas ocupantes cuyas tropas piden reemplazo o refuerzos inmediatos. El fantasma de Vietnam se pasea por los comandos invasores.

Para completar este cuadro adverso a la popularidad de dúo "doble B" (Bush y Blair) las ya rutinarias muertes diarias -un mínimo de dos diarias- de tropas ocupación está ocasionando un alto descontento en los familiares de esos militares ya exigen el retorno a su casa -con vida- de sus parientes. Ya se superó el record de muertos americanos de la Invasión a Irak de 1991, los estadounidenses tienen pánico de sólo pensar en las cifras vietnamitas a causa de una acción bélica injusta liderada por políticos mentirosos y avaros.

El cadáver del inspector de armas y científico David Kelly apunta su dedo acusador contra Tony Blair y sus socios George Bush y Oscar Aznar. ¿A cuántos llevará a su tumba política?

www.geocities.com/reinaldobolivar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3589 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas