Referente a la nacionalidad

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su

TITULO III. DE LOS DERECHOS HUMANOS Y GARANTÍAS Y DE LOS DEBERES.

Capítulo II. De la nacionalidad y de la ciudadanía, y el Artículo 34. La nacionalidad venezolana no se pierde al optar o adquirir otra nacionalidad.

Todos aquellos que le han respondido de una u otra forma al Lic. Luís Britto García, cometen un grave error al de la vulnerabilidad a la que hace referencia en su artículo el Lic. Luís Britto García. El error es que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela nunca hace referencia a “doble nacionalidad”. Voy a repetir el artículo 34: La nacionalidad venezolana no se pierde al optar o adquirir otra nacionalidad.

Si hay un abogado o experto en la materia, mucho le agradecería que me replicara y me corrigiera, el artículo correctamente habla de otra nacionalidad, eso no limita a dos pueden incluso ser tres como es mi caso.

Soy de padre belga y de madre italiana, debe haber muchísimos venezolanos en esta situación, incluso muchos fuertemente arraigados a este proyecto de vida, de justicia social.

Mi padre era ingeniero agrónomo que al momento de su graduación consiguió en una de las carteleras de la Universidad de Grenoble un llamado del Ex Presidente Marcos Pérez Jiménez, solicitando ingenieros agrónomos para trabajar en el entonces Estados Unidos de Venezuela

Mi padre junto con otros compañeros se entusiasmó y decidieron correr la aventura. Mi padre, hijo único, se vio forzado a traer sus padres que nunca más regresaron a su tierra de origen y los restos de sus cuerpos reposan en tierras venezolanas. Mi padre murió, yo diría por stress, un infarto masivo, no era gordo, no fumaba, no era tomador, no tenía una dieta alimentaria que podamos llamarla dañina, al contrario, el estar casado con mi madre, nacida en Italia y quien aún a sus ochenta años trabaja con ahínco, por cierto habla correctamente el español y lo escribe también muy bien, porque como persona autodidacta que es, aun en estos momentos es una ávida lectora. Mi madre no se logró graduar más que de bachiller, no era común en esa época que las mujeres siguieran una carrera, sin embargo mi madre maneja la contabilidad, la administración con capacidad y probidad. Ambos se conocieron en Guanare y allí se casaron y probablemente aún viviéremos, por el amor que le tenía mi padre al campo venezolano.

Como yo naciera antes que mis padres adquirieran la nacionalidad venezolana a los pocos años de nacer, tengo el derecho por el leyes internacionales, de ser ciudadano tanto belga como italiano, es un Derecho Humano que me asiste, y como nací en Guanare, estado Portuguesa, ya que mi padre, dado su profesión se encontraba en esos sitios. Aún recuerdo que cuando estudiaba la primaria, una cosecha de arroz que obtuviera mi padre por los años 50-54, salía como cosecha record obtenida, en una finca que era alquilada al Municipio por la cantidad de Bs. 200, que mi padre pagaba puntualmente y puedo asegurar que era su precio original, ya que nunca conocí a mi padre tratar de alterar un precio que le era dado, no estaba en su naturaleza, no por ser caucásico, simplemente porque era un hombre de principios. Un hombre de principios como los hay y no los hay en cualquier raza, sea ella pura, mezclada o súper mezclada.

Mi padre regresó a Bélgica en una oportunidad que por trabajar durante más de un año por terminar Planta II de VENCEMOS, le dieron un pequeño bono, que nosotros sus hijos, casi obligamos a que lo usara para se diera unas merecidas vacaciones y viajara a su tierra de origen ( a Venezuela la conocía muy bien), ver si le quedaba algún familiar, algún amigo. Regresó, para nunca más volver y dejar, al igual que sus padres y los padres de mi madre, sus restos en esta tierra de gracia.

A mi modo de ver, el programa de la “internacionalista” Beatriz de Majo, fue un globo de ensayo lanzado por los mismos hilos que tratan de movernos, los hilos del Status Quo, con el único fin de a discutir entre nosotros, a ver adonde llegamos, no me queda la menor idea, la moderadora, la Sra. Beatriz de Majo con ascendencia, (abuelo(as)s, según ella), franceses y alemanes, era mucho, pero mucho peor que la “nacida” en Italia.

¿Sabía usted Lic. Britto, que los belgas y los italianos, somos los tontos, los flojos, los inútiles de los franceses y de los alemanes? Que esta nauseabunda discriminación existe no sólo en la Comunidad Europea, sino en todo el mundo, incluso dentro de las mismas tribus originarias africanas, indígenas o cualquiera que usted nombre.

La manera de pensar no la cambiaremos eliminando la nacionalidad a la que una gran mayoría de venezolanos tenemos derecho. Si hay algunos que reniegan de nuestro gentilicio porque el Señor Presidente Chávez dirige el país junto con el esfuerzo de muchísimo de nosotra(os) hacia un país más justo y soberano, yo considero que para el honor a la verdadera democracia, este privilegio debe ser mantenido, y aquellos que no se consideren venezolanos(as), bien sea por la urticaria que le produce el Señor Presidente Chávez (ya mucho antes, desde CAP, comenzó el verdadero éxodo, exactamente el 27 de febrero de 1989) muchos venezolanos con doble o triple nacionalidad emigraron. No le cerremos la puerta, al contrario, abrámosla aún más para que quien deseé irse lo haga libremente y se consienta que en paz se realicen los cambios que también son posibles y que de acuerdo a los pensamientos de Antonio Gramsci, las confrontaciones disminuirán notoriamente, ya que: "La crisis de un país se presenta cuando algo está muriendo y no termina de morir y, al mismo tiempo, cuando algo está naciendo y no termina de nacer...”

Mi hijo, Lic. Britto ha tomado la decisión de emigrar, ¿Usted cree que eso no duele? ¿Pero quien soy yo para detenerlo? ¿Quién puede detenerlos? ¿Se pretende que sea El Estado? ¿No ha de ser el ejemplo, de una irrefutable buena práctica de la más noble política que nos lleve inexorablemente a ser un país ejemplo a seguir la que impedirá que la gente deseé partir de él, de nuestro país?

Si se pretende llevarnos aun sistema opresor, restrictivo a ultranza en lugar de un ejemplo de libertad, mas no de libertinaje. Si hacemos las cosas bien, si luchamos contra la burocracia, la corrupción, en general contra la injusticia y por ende contra la inequidad; un sistema de salud envidiable, un sistema educativo a todo nivel, ambos gratuitos, (cosa que no es cierta, ya que todos aportamos para ellos), una seguridad personal y social, una sociedad sin drogas o por lo menos reducida a su mínima expresión, tendremos un modelo de país, digno, hermoso. Con un clima único, paisajes espectaculares y gentes especiales, amigables. Tarde o temprano los hijos y los nietos volverán como muchos de ellos vuelven cuando una vez sus antepasados decidieron buscar mejor vida y llegaran a estas tierras. Mas bien tendremos que “quitárnoslos a sombrerazos” sin necesidad de ser imperio.

Pero pienso que no podemos retroceder en este caso. Por el bien de un grupo aún mucho mayor de venezolanos de cualquier origen, incluyendo los afro descendientes, que tanto han aportado al mestizaje de nuestra hermosa tonalidad de colores de piel y más allá de idiosincrasia.

Es cierto, habrán quienes utilicen este artilugio para evadir responsabilidades de cualquier tipo, pero es igualmente cierto que muchos venezolano(as) os han evadido y evaden sus responsabilidades y no recurren a “doble nacionalidad o triple nacionalidad”, derecho al que tienen algunos ciudadanos, que como todo, tiene su pro y su contra. Sino pregúntenme cuantas veces debo deletrear mi apellido al día para llenar una factura, por ejemplo, es una pequeñez, pero en el fondo no lo es. La mirada inquisidora de:¿Es un venezolano?

Por cierto el apellido Britto ha de ser de origen italiano y García de origen español ¿me equivoco? Igual pasa con respetados ciudadanos que nos acompañan en este hermoso proyecto, Villegas (el apellido Villegas procede de la zona de las montañas de Santander, España) Poljak, Davis, Arreaza, Istúriz Almeida, Giordani, Maduro Moros, Incluso los dos apellidos del Señor Presidente tienen su procedencia española, Chávez que según varios estudios, significa las llaves de la puerta del cielo y tiene su origen en el ahora conocido país vasco, Frías, proviene de la provincia de Burgos, España, y Quien era Simón Bolívar Palacios o Francisco de Miranda Rodríguez, no eran acaso hijos directos de españoles, ¿Les impidió su doble nacionalidad seguir sus luchas de emancipación, de integración latinoamericana? ¿Vamos a caer en la burda trampa de dividirnos? Cuando hago mención a estos casos, y son muchísimos, podríamos llenar páginas enteras, nunca pretendo desmeritar los orígenes originarios, africanos y más recientemente del medio y lejano Oriente, a pesar de sentirme orgulloso de mi condición, siento muy personalmente, que no he sido bendecido con la bondad de una más amplia mezcla.

Es importante recordarle a cualquiera que tenga esta pretensión de eliminar por Legislación lo que se ha adquirido por Derecho, que en toda revolución, en toda, no puede hablarse de éxito en ellas, sin la participación de seres humanos de condiciones contrarias; bien sea de raza, sociales, culturales. El despreciable Apartheid en Sudáfrica, sin negar las luchas sangrientas de los que sufrieron semejante negación a la existencia; seres humanos caucásicos, hindúes, y de tantas otras razas y etnias. Entre ellos el Ex Presidente Frederick Leclerc con su valiente posición aceleró ese proceso de cambios que aún continúan, fíjense, que en la Web lo tienen vetado, muy parecido a lo que le pasó al ex presidente Campins con los medios de comunicación venezolanos.

“Decía el maestro Umbral que fascismo es violencia, y sabemos que no hace falta ser alto, rubio, rico y guapetón para albergar sentimientos de racismo y odio hacia quienes, siendo exactamente iguales a nosotros, nos empeñamos en no reconocer como a tales. “Entre tu pueblo y mi pueblo hay un punto y una raya, el punto dice no hay paso, la raya vía cerrada”, nos cantaba Rosa León hace ya treinta años, y explicaba: “pero estas cosas no existen, sino que fueron trazadas, para que tu hambre y la mía estén siempre separadas

No se deje usted engañar, lector anónimo, por las tonterías de las apariencias ni las cerrazones de la violencia. Un puñetazo duele, venga de quien venga, y está mal lo propine quien lo propine: si además es por causas necias…” (1)

Mi particular opinión; no creo que eliminar el derecho a poseer la nacionalidad que las leyes internacionales sea la solución a los problemas del país y a éste en particular. Situaciones más puntuales y de inmediata aplicación como la reciprocidad en el otorgamiento de visas por parte del Estado Venezolano es urgente y por mencionar una. Cuestión de soberanía.


Un saludo bolivariano

mepdebrabandere@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8621 veces.



Manuel Ernesto de Brabandere


Visite el perfil de Manuel Brabandere para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: