Acercamiento a la propiedad y control de los medios de comunicación en Venezuela

Yo sé bien que estoy afuera (porque los medios no me dejan entrar)

Acercamiento a la propiedad y control de los medios de comunicación en Venezuela

Trabajo presentado por Roberto Malaver,
en la Primera Sesión Exterior en Derechos Humanos
para América Latina, realizada en Quito, Ecuador,
del 16 al 20 de junio de 2003.
Organizado por la Auditoria Democrática Andina, la Embajada de Francia en Ecuador y la Delegación Francesa de Cooperación para los Países Andinos.
El tema: La libertad de expresión y el derecho
a la información en una sociedad democrática.

A manera de agradecimiento:

Rafaela Cusati
Eleazar Díaz Rangel
Walter Martínez.
Luis Britto García
Werther Sandoval
www.aporrea.org


DIME QUÉ COMUNICAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES.

“Dentro de la sociedad moderna,
los medios de comunicación social
desempeñan un papel importante
en la información, la promoción cultural
y la formación. Su acción aumenta en importancia
por razón de los progresos técnicos, de la amplitud
y la diversidad de las noticias transmitidas y
la influencia ejercida sobre la opinión pública”.

Último Catecismo de la Iglesia Católica.

En Venezuela existen cuatro importantes canales de televisión en el ámbito nacional: Radio Caracas Televisión, Venevisión, Televen y Globovisión – que “informa” las 24 horas del día-. También existe un canal del estado: Venezolana de Televisión.

Los medios radioeléctricos en Venezuela están en manos de concesionarios, pero el Estado es el dueño de la señal. Estos medios siempre han asumido una posición política. Antes existía una especie de celestinaje entre el gobierno y los medios. Esa relación se resquebrajó a partir de 1983, con el gobierno de Luis Herrera Campins y la llegada del viernes negro. En ese momento el gobierno pierde capacidad económica para mantener su relación con los medios con dinero, subsidios y pautas publicitarias.

Desde mucho antes del 11 de abril de 2002, cuando hubo un golpe de estado que después se llamó vacío de poder, estos medios han venido participando activamente en la política nacional, apoyando a sectores que han demostrado no estar de acuerdo con el sistema democrático que vive el país en estos momentos.

Una vez que todo el país vio cómo los medios se encadenaban para transmitir la marcha del once de abril de 2002 –medios que dejaron de pasar su programación diaria-, era evidente la posición que estaban asumiendo.

Es más, cuando el Presidente legítimamente elegido por las mayorías nacionales, decidió anunciar una cadena de radio y televisión para denunciar que se estaba haciendo un llamado a desviar la marcha hacia el Palacio de Miraflores y que eso podría traer como consecuencia un enfrentamiento entre los sectores de la oposición y el gobierno, los medios –que se manejan gracias a una concesión del Estado- decidieron dividir la pantalla para que los televidentes siguieran viendo “los acontecimientos en pleno desarrollo”. Indudablemente estaban violando una reglamentación que está en la ley orgánica de telecomunicaciones.

Y una vez impuesto el gobierno golpista del Presidente de Fedecámaras,- la organización patronal que agrupa a algunos empresarios- Pedro Carmona Estanga, una vez más pudimos apreciar la participación de los medios, cuando el
secretario de gobierno –nombrado en pleno golpe- José Gregorio Vásquez, en un artículo titulado: Mi paso por un gobierno breve, y publicado el 23 de mayo, de 2003 en la prestigiosa revista virtual, Venezuela Analítica, escribió:

“Alrededor de las 11 y media llegó Andrés Mata, lo acompañé a la antesala de la Secretaría Privada, alrededor de las 12 llegaron los demás; Alberto Federico Ravell, Guillermo Zuluaga, Gustavo, Ricardo y Guillermo Cisneros, Omar y Omar Gerardo Camero, Miguel Henrique Otero, Marcel Granier, Orlando Urdaneta, Andrés de Armas y de última llegó Patricia Poleo”.

Así, nuestro cronista de este gobierno breve, nos sigue contando lo que sucedía el sábado 13 en el palacio de Miraflores, mientras en los medios sólo veíamos a Tom Y Jerry viviendo sus conocidas aventuras. Así escribe Vásquez:

“Los voceros por los medios fueron Otero y Granier. Particularmente Granier hizo una excelente exposición sobre los errores cometidos y la búsqueda de soluciones, Carmona asentía. Gustavo Cisneros tomó luego la palabra para pedirle al Presidente que dejara en manos de todos ellos la gestión comunicacional del gobierno, Carmona aceptó. Por consenso decidieron que fuese Alberto Federico Ravell el encargado de hacer las postulaciones. Alberto propuso a Gilberto Carrasquero para presidir Conatel, -Consejo Nacional de Telecomunicaciones que depende del Ejecutivo Nacional-entonces Carmona se volteó hacia Patricia Poleo y le ofreció la OCI, pero Alberto Federico interrumpió pidiéndole a Carmona un voto de confianza y proponiendo a Fernán Frías para ese cargo, Carmona aceptó y pude ver cómo se le descomponía el rostro a la Poleo”

...Y MI PALABRA ES LA LEY.

“La información de estos medios es un servicio
del bien común. La sociedad tiene derecho a una información
fundada en la verdad, la libertad, la justicia y la solidaridad.
El recto ejercicio de este derecho exige que, en cuanto a
su contenido, la comunicación sea siempre verdadera e íntegra,
salvadas la justicia y la caridad; además, en cuanto al modo,
ha de ser honesta y conveniente, es decir, debe respetar
escrupulosamente las leyes morales, los derechos legítimos
y la dignidad del hombre, tanto en la búsqueda de la noticia
como en su divulgación.”

Último Catecismo de la Iglesia Católica.

Ahora veamos detenidamente quiénes son los personajes que nombra el secretario del gobierno de facto de Carmona Estanga: “Alrededor de las 11 y media llegó Andrés Mata”. Es importante decir que era el día sábado 13 de abril de 2002, que el jueves 11 una marcha opositora fue desviada hacia el Palacio de Miraflores y un grupo de militares estaba lanzando comunicados por los medios.

Y ¿quién es Andrés Mata? Es el dueño de unos de los medios impresos más viejos del país. El Universal, un periódico que fue fundado en 1909. Desde su creación este medio ha estado identificado y defendiendo los intereses de la clase privilegiada. Ahora, desde allí, se ha venido desarrollando una campaña de desprestigio a la democracia venezolana. Y de constantes ofensas al presidente. Veamos como muestra un titular de este periódico del 26 de mayo de 2003: “Chávez es un delincuente”. Entrevista a Eduardo Roche Lander, excontralor General de la República.

Como se puede observar, es un titular con una opinión, una falta de ética en la información.

Tendríamos que preguntarnos, ¿por qué estaba allí Andrés Mata? ¿Estaba buscando la noticia? ¿O sencillamente fue a pedir su parte del botín, como promotor privilegiado del golpe?.

Y luego, nuestro testigo presencial de los hechos que conmovieron al país el once de abril de 2002, sigue diciendo: .... alrededor de las 12 llegaron los demás; Alberto Federico Ravell, Guillermo Zuluaga, Gustavo, Ricardo y Guillermo Cisneros, Omar y Omar Gerardo Camero, Miguel Henrique Otero, Marcel Granier,

Esta gente que siguió llegando, forma parte de los medios que estuvieron participando en esta estrategia comunicacional de dar al traste con el gobierno democrático de Hugo Chávez Frías.

Alberto Federico Ravell es el director del canal de televisión Globovisión, la política comunicacional de ese canal está en sus manos.

También habría que preguntarse: ¿por qué estaba allí Ravell?, ¿Porque quería informar con la verdad y toda la verdad acerca de lo que estaba sucediendo?. Y es bueno decir que mientras él estaba allí, en su medio de comunicación no se informaba nada acerca de lo que estaba sucediendo en las puertas del Palacio de Gobierno en Miraflores y en el Fuerte Militar Tiuna y en todo el país.’

El otro nombrado junto a Ravell, es Guillermo Zuloaga, co-dueño junto con el banquero Nelson Mezeranhe, del canal Globovisión- 24 horas de información-. También junto con Fernán Frías, es propietario de la agencia de publicidad ARS, agencia que elaboró las propagandas que invitaban a la marcha del 11 de abril y que ha participado activamente en el desarrollo de todas las campañas contra el gobierno. Y que desde el 2 de diciembre de 2002 – cuando arrancó el paro de la Central de Trabajadores de Venezuela y Fedecámaras, - la Central patronal- y al que después se unió la Gente del Petróleo- y hasta el 3 de febrero, cuando terminó el paro, -presumo que terminó allí, porque nunca se anunció su fin, sino que se iba a flexibilizar-, estuvo creando todas las propagandas antigobierno.

Fernán Frías, el socio de Guillermo Zuloaga en la agencia de publicidad ARS, fue la persona propuesta al dictador –se podrá decir así- Carmona por Alberto Federico Ravell, para que manejara la Oficina Central de Información -OCI-. Esta Oficina era donde se maneja la política comunicacional de los gobiernos anteriores, pero ahora fue sustituida por el Ministerio de Comunicación e Información. Lo que quiere decir que ya los golpistas estaban volviendo a la vieja estructura.

Mientras duró la dictadura –¿se podrá llamar así?-, de Carmona Estanga, Zuloaga y su canal –Globovisión- mantuvieron una actitud persecutoria contra las personas que estuvieron en el gobierno de Chávez. La periodista Gladys Rodríguez preguntaba en la pantalla: ¿Dónde está Aristóbulo? ¿Qué se hizo Juan Barreto? Y al mismo tiempo invitaba a los televidentes para que asistieran a La Carlota a escribir los nombres de las personas del gobierno en un muro para que fueran perseguidos. Una invitación nada apegada a la ética de un profesional de la comunicación.

Como hemos visto, ya son dos los dueños de los medios y uno de sus empleados, los que estuvieron allí, en el centro de los acontecimientos desde el primer momento: Andrés Mata (El Universal), Guillermo Zuloaga y su empleado Alberto Federico Ravell (Globovisión.)

Dejemos que José Gregorio Vásquez –nuestro testigo presencial- nos siga contando:

“Gustavo Cisneros tomó luego la palabra para pedirle al Presidente que dejara en manos de todos ellos la gestión comunicacional del gobierno, Carmona aceptó”

Aquí encontramos al hombre que desde hace mucho tiempo, ha venido enriqueciéndose en nombre de la libertad de expresión que existe en el país. No solamente es el propietario del canal cuatro –Venevisión- sino que además es accionista en la televisión satelital –Directv- y tiene también otro canal allí que se llama Venevisión Continental. También es conocido por su participación en otros renglones de la economía.

Es justamente el que toma la palabra en el momento en que considera que el presidente Carmona está perdiendo el juego. El hombre pide que se deje la comunicación en sus manos y Carmona no dudó. Aceptó sin chistar.

Y luego señala nuestro testigo a Omar y Omar Gerardo Camero, Miguel Henrique Otero, Marcel Granier.

Los dos primeros son los dueños del canal 10. Televen. Otro canal que participó fuertemente en la política de oposición mediática al gobierno democrático.

Mientras que Miguel Henrique Otero, es el accionista principal de uno de los diarios que verdaderamente escribió la historia política de este país. Pero ahora, la dirección de este importante medio ha asumido una política contraria a los postulados del periodismo. En sus editoriales, ha denigrado de los seguidores del gobierno. Los ha llamado chusma, borrachitos, tierrúos.

Pero citemos el editorial de El Nacional del 15 de octubre de 2002, que lo dice mejor:

“La respuesta que el Presidente y su entorno le ha dado a las preocupaciones de la sociedad venezolana sobre la grave crisis que vivimos (en lo económico, político, militar e institucional) consistió en volver a traer del interior del país al mismo lumpen de siempre, convertidos en sempiternos pasajeros de autobuses, con un bollo de pan y una carterita de ron, para que vengan a dar vivas al gran embaucador de la comarca.”.

Gracias a una gran cantidad de críticas y correos electrónicos que llegaron a la Defensora del Lector, Alba Sánchez, el director se vio obligado a publicar un desagravio.

Y aquí está:

El desagravio
“Lo primero que tengo que decir, aunque parezca extraño, es que no comparto en absoluto los términos utilizados en ese editorial. Porque hay que aclarar que los editoriales son el resultado del trabajo de un equipo de editorialistas, quienes en esta oportunidad incurrieron en exageraciones y agravios injustificados de los cuales no tuve conocimiento sino una vez publicados. Quiero afirmar categóricamente que ese editorial no expresa la línea de El Nacional ni la posición de su editor, quien está en total desacuerdo con discursos racistas o xenófobos. Lamentablemente estamos viviendo un momento en el cual se ha instalado en el país el discurso de la violencia y de la exclusión, cuestión que El Nacional precisamente ha tratado de combatir porque no hay país que pueda progresar en estas circunstancias. Estoy seguro de que a la marcha del domingo asistieron profesionales, empresarios, estudiantes, venezolanos todos, que defienden lo que creen es lo mejor para su país, así como lo defendemos quienes no compartimos sus ideas. Y es precisamente en el campo de las ideas y las propuestas donde debe mantenerse la confrontación. No en el terreno de los insultos y agresiones. No hay que descartar que a esa marcha, probablemente, también vino gente a la que le ofrecieron algún pago, como seguramente ha ocurrido en las marchas y concentraciones de todas las tendencias políticas. Pero no se puede generalizar ni entrar en descalificaciones sobre una mayoría que, estoy convencido, forma parte de un pueblo noble y esperanzado. Por todo lo anterior, reconozco en nombre de El Nacional que se cometió un error y ofrezco públicamente mis disculpas a todos quienes se sintieron agraviados por ese infortunado editorial”.

Miguel Henrique Otero
Presidente-editor de El Nacional


También El Nacional ha contribuido a crear la confusión entre sus lectores. Aquí está por ejemplo un titular del día miércoles 21 de mayo de 2003: “El Firmazo vale para el referéndum”. Consultoría jurídica del CNE validó la pregunta.

Pero no se explica que se trata de un criterio no vinculante, que no causa cosa juzgada, de un ente que por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia ha expirado en sus funciones y debe ser sustituido por una nueva directiva nombrada según la constitución vigente.

Sin embargo, el medio quiere darle fuerza a una propuesta que no tiene ninguna validación jurídica, es decir, el periodismo brilla por su ausencia.

Y el otro personaje que estaba allí, compartiendo con sus colegas de los otros medios era Marcel Granier. El hombre que mueve los hilos de la comunicación en el canal de televisión Radio Caracas Televisión. Allí los Phelps, sus suegros, tienen la mayoría de las acciones del canal, pero la política está siendo manejada por este hombre, quien en un momento tuvo un programa de opinión: Primer Plano, con mucho éxito, que ahora ha intentado retomarlo y no duró mucho tiempo en el aire.

Así como Alberto Federico Ravell es el hombre que maneja la comunicación en Globovisión, también Marcel Granier hace lo propio en Radio Caracas Televisión. Pero eso sí, sin apartarse nunca de lo que piensan los dueños: Zuloaga-Mezerhane y los Phelps.


OTROS MEDIOS QUE NO ESTÁN COMPLETOS

“Es necesario que todos los miembros de la sociedad
cumplan sus deberes de caridad y justicia también en este campo,
y, así con ayuda de estos medios se esfuercen por formar y difundir
una recta opinión pública”

Último Catecismo de la Iglesia Católica

Los medios antes citados, los podemos llamar nacionales, porque llegan a todas las regiones y estados venezolanos. Sin embargo, en Venezuela hay una gran variedad de medios. En cada estado o población importante del país, existen medios muy importantes que mantienen su manera de informar independiente de lo que sucede en la capital.

Pero, en el momento del once de abril de 2002, todos ellos, también asumieron la política de apoyar la caída del gobierno.

Es bueno destacar, que en Venezuela hay otros grupos económicos que también se mueven en todo lo concerniente a la comunicación. Y que tienen su sede en la capital.

Está el grupo De Armas. Uno de ellos también apareció en el Palacio de Miraflores el día del golpe, según nos informa, José Gregorio Vásquez:: “... alrededor de las 12 llegaron los demás;... Andrés de Armas”. Una familia que ha dirigido desde hace muchos años periódicos y revistas. Entre los periódicos tiene a 2001, Abril y Meridiano, un periódico deportivo.

Ahora cuentan con un canal de televisión: Meridiano TV, que también se plegó a la marcha del 11 de abril. Igualmente sus dos periódicos: 2001 y Abril, participaron activamente en los sucesos de Abril de 2002.

Existe igualmente el grupo Capriles. Una familia que ha dirigido durante varios años los medios impresos: Últimas Noticias y El Mundo – un vespertino-. También está presente en el mercado de las revistas.

Es importante destacar que Últimas Noticias es un medio que se esfuerza por mantener una posición equilibrada. Una posición que habla muy bien del periodismo. Puesto que se nota que no existe un manejo declarado como sí hay en otros medios que ya hemos comentado.

En cuanto a la propiedad de las emisoras de radio, hay grupos que controlan circuitos, como el circuito Unión Radio, igualmente el circuito Radio Caracas Radio, el circuito Rumbos y el circuito YVKE Mundial, que en estos momentos es del estado.

Ha venido surgiendo una serie de emisoras de carácter alternativo, gracias a la política desarrollada por el Consejo Nacional de Telecomunicaciones, CONATEL, de entregarles concesiones a grupos que estén dispuestos a manejarlas con el fin de mantener informadas a las comunidades. Una de estas emisoras, Radio Perola, ganó una mención especial del Premio Nacional de Periodismo en el año 2002, por su manera de informar los acontecimientos del 11 de abril, apegada a la verdad, a lo que estaba sucediendo.

Ahora, dejemos que sea nuestro Canciller Roy Chaderton, quien nos introduzca en el otro tema. Preguntaba el 9 de junio de 2003, el Canciller, en la XXXIII Asamblea General de Organización de Estados Americanos, lo siguiente:

“Díganme por favor, cuál es el poder divino que impide que no podamos mencionar siquiera a los dueños de los medios y a periodistas sin ser acusados de enemigos de la libertad de expresión, sin correr el riesgo de ser víctimas de golpes mediáticos”

Y aquí, entramos a la segunda parte, a ver quién le pone el cascabel al gato, o si el gato se deja poner el cascabel: La regulación de la radio y la televisión.

ATACO AL GOBIERNO
TUMBO AL GOBIERNO
Y SIEMPRE TENGO MI REAL Y MEDIO


“Los medios sirven a la libertad sirviendo a la verdad,
y por el contrario, obstruyen la libertad en la medida en
que se alejan de la verdad y difunden falsedades o crean
un clima de reacciones emotivas incontroladas ante los hechos.
Sólo cuando la sociedad tiene libre acceso a una información veraz
y suficiente, puede dedicarse a buscar el bien común y respaldar
una responsable autoridad pública.”

Mensaje del Santo Padre para la XXXVII Jornada Mundial
De las comunicaciones sociales, el 24 de enero de 2003.

Decía Roy Chaderton en la XXXIII Asamblea General de la OEA. :

“¿Por qué en el norte de nuestro hemisferio el descubrimiento de mentiras transmitidas al público causa escándalos, renuncias y castigos? Pero, cuando esto ocurre en Venezuela algunas simpatías se vuelcan hacia los dueños de los medios cuya protección se invoca. ¿Por qué es posible en otros países abrir debates y polémicas públicas sobre las regulaciones mediáticas mientras en Venezuela se nos reprocha el derecho a legislar como en las democracias más avanzadas para proteger al público, especialmente a los niños, de la prédica del odio social, la violencia, la propaganda de guerra y la pornografía?”

Y esa es la gran batalla que se está librando en Venezuela en estos momentos: la discusión y aprobación del proyecto de Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión. Un proyecto de ley que ha sido ampliamente discutido con todos los sectores. Que ha sido encartado en un medio para que todos los venezolanos tuvieran la oportunidad de leerlo y proponer cambios. Que estuvo y está colocado en la página web de CONATEL para que los internautas participaran con sus opiniones.

Un proyecto de ley que fue aprobado en la primera discusión y que ahora sólo queda ser aprobada en la próxima discusión en la Asamblea Nacional para que se ponga en práctica.

Un proyecto de ley que antes tenía 158 artículos y ahora tiene 36. Una ley que está haciendo falta en el país para colocarnos al lado de todos los países que han sido capaces de regular sus medios.

En Venezuela rigió durante 60 año una ley de Telecomunicaciones que fue aprobada en el año 1940, cuando ni siquiera existía la televisión en el país. Después, más adelante, el presidente Luis Herrera Campíns, dictó un decreto donde prohibía las campañas de licores y cigarrillos en televisión.

Y dice el propio expresidente, en el semanario La Razón del 8 de junio de 2003:

“Durante mi gobierno se prohibió la propaganda en radio y televisión de las bebidas alcohólicas y de los cigarrillos. Las dos grandes televisoras: Radio Caracas Televisión y Venevisión, pusieron el grito en el cielo, y pretendieron presionar al gobierno para que dejara de tomarlas. Radio Caracas Televisión, sobre todo, asumió una actitud muy dura e intolerante, hasta el punto que me decretó prácticamente un veto y así dejé de aparecer en las pantallas del canal 2”.

Todavía hoy, el Expresidente Campíns, no sale en los canales de televisión privada porque sigue vetado. Este caso lo nombró también nuestro canciller en su discurso en la XXXIII Asamblea General de la OEA:

“Hace veinte años, un Presidente venezolano, demócrata cristiano, cometió la osadía de aplicar normas que son práctica habitual en las democracias más avanzadas, y prohibió por razones de salud pública la publicidad de licores y cigarrillos. Desde entonces, por decisión de los tiranos empresariales fue condenado a lo que en derecho romano se llama la muerte civil. Simplemente ni existió, ni existe ni existirá. No es entrevistado, mencionado ni invitado. Apenas dos publicaciones de modesta influencia le permiten un artículo semanal, mientras sus propios compañeros de partido se hacen los desentendidos”.

En el diario Últimas Noticias, en su columna Los domingos de Díaz Rangel, del 15 de junio de 2003, el profesor y director de ese medio, escribe que:

“El canciller Roy Chaderton habló de asuntos que nunca se habían escuchado en una Asamblea de la OEA: Los medios... Fue un triunfo haber logrado que se incluyera en la agenda, y en la declaración apenas es mencionado porque tanto en EEUU como en Canadá, legalmente no existe el derecho a la información. Sin embargo contiene un párrafo que dice: “Reconociendo que la democracia se fortalece con el pleno respeto a la libertad de expresión, al acceso a la información y a la libre difusión de las ideas, y que todos los sectores de la sociedad, incluyendo los medios de comunicación a través de la información plural que difunden a la ciudadanía, pueden contribuir a un ambiente de tolerancia de todas las opiniones, propiciar una cultura de paz y fortalecer la gobernabilidad democrática”.

Los dueños de los medios han venido vendiendo la idea de que la mejor ley en comunicaciones es la que no se tiene. Parecieran seguir aquel esquema de los surrealistas: cuando le preguntaron a André Breton, cuál era su sistema para crear, dijo: “nuestro sistema es no tener sistema”. Pero haciendo la salvedad, los surrealistas creaban arte y literatura, esta televisión tergiversa, falsea y manipula los hechos.

Pero qué ha venido pasando en torno a los medios en Venezuela durante estos años. Muchos profesionales de la comunicación han mostrado su preocupación por el poder que se ha ido concentrando en los medios. Desde la iglesia hasta líderes políticos han tomado partido ante la televisión que vemos en Venezuela.

En la revista Imagen, del 21 de agosto de 1971, ya se planteaban discusiones en torno a la posibilidad de regular la televisión. Allí, el profesor Díaz Rangel dice:

“La circunstancia de establecer ciertos controles sobre la TV, y lo que reclama la Asociación Venezolana de periodistas –AVP- y los sindicatos de Radio y Televisión, es decir, la participación de los trabajadores de las plantas en la orientación y confección de la programación, ha provocado declaraciones de poderosos organismos empresariales –Fedecámaras y el consejo de la Publicidad- según las cuales se estaría afectando la libertad de información. Esto es totalmente falso. Hoy la información es una empresa que en última instancia depende los propietarios de los medios y de los grandes anunciantes”

Más adelante, en la revista Resumen, número 31, junio de 1974, su Director Jorge Olavaria decía:

“Desgraciadamente, los dueños de las televisoras privadas han tomado la televisión como un simple instrumento de hacer dinero, y lo único que les interesa es el rating, es la competencia desleal, utilizando acicates bajos de la conducta humana, presentando mujeres desnudas o pornografía.. envilecen al país en todo sentido, y eso tiene que tener un control”

Y en ese mismo texto, Jorge Olavaria manifiesta su acuerdo con una ley de regulación para los medios:

“Yo estoy de acuerdo con una ley parecida a la que existe en Estado Unidos..., Aquí existe el principio en el artículo 97 de la constitución –1961-, se trata de estudiar una ley, pero bien pensada, que apoyada en esa experiencia establezca limitaciones... Nos hemos convertido en juez y parte, porque la justicia no funciona bien. No se puede pretender desde los medios imponer una realidad, eso es fracasar como negocio, la gente se da cuenta de que se le está vendiendo mentiras, su papel –de los medios- es reflejar la realidad”.

A pesar de que sólo teníamos como regulación la ley de telecomunicaciones de 1940, desde 1970 en adelante empezaron a sentirse las voces de la gente que decía que era necesario actualizar la regulación existente, para adecuarla a los requerimientos sociales

Así el 11 de octubre de 1989, la Cámara de Diputados del Congreso de la República, publica un remitido calzado por la firma del señor José Rodríguez Iturbe (“Canciller” del fugaz gobierno de facto de Carmona Estanga) donde dice:

Considerando:
Que a través de los medios de comunicación, particularmente los televisivos, se vienen trasmitiendo en forma permanente imágenes que resaltan el sexo, la violencia y el terror.

Considerando:
Que esas imágenes que exaltan la violencia, el sexo y el terror, transmitidos en horarios no apropiados, afectan la salud mental de los menores de edad, y de todos aquellos que están en proceso de formación de su personalidad básica.

Considerando:
Que es un deber de los organismos públicos velar por la salud integral y el bienestar de los ciudadanos,

Acuerda:

Primero:
Exhortar a los representantes y propietarios de los medios de comunicación, particularmente a los de la televisión, a suprimir de sus programaciones el sexo la violencia y el terror, durante horarios dedicados a la infancia.

Segundo:
Exigir a los organismos competentes del estado que ejerzan sus obligaciones legales de fiscalización y supervisión de los medios de comunicación, sobre todo los televisivos, con el objeto de evitar se violen las disposiciones legales vigentes.

Tercero:
Solicitar a la Fiscalía General de la República y al Ministerio de la familia el cumplimiento de sus obligaciones y una vigilante actitud protectora de los derechos del menor y de la familia ante los hechos planteados anteriormente.



Más adelante, el 12 de marzo de 1990, los arzobispos y obispos de Venezuela también escriben un manifiesto que titulan: Reconciliaos con Dios,

Y se preguntan y responden allí los arzobispos y obispos:

“¿Cómo podemos comprobar este vacío de principios morales?....en el desenfreno de la búsqueda insaciable de lucro que induce a los medios de comunicación social, en especial a los audiovisuales, a convertir en Dios la programación, no importándole degradar al ser humano, su conciencia y, por consiguiente, el pueblo que de manera pasiva lo escucha o ve”

La iglesia también veía que los medios audiovisuales estaban creando un nuevo Dios, el Dios de la mercancía, el lucro a como dé lugar. Y lo peor, no existía ningún control que pudiera llevar la programación por un camino mejor.

En un mensaje a los medios de Comunicación Social y a las familias de Venezuela, la Conferencia Episcopal Venezolana, en su LXII Asamblea Plenaria ordinaria, del 11 de julio de 1994, dijo:

“Venezuela no tiene una legislación moderna en el área de las comunicaciones sociales. El desarrollo tecnológico cada día propone nuevas pautas para la producción y transmisión de programas. Nuevos medios de comunicación aparecen en nuestro país y legalmente el ciudadano está indefenso frente a una posible violación de sus derechos”..

Y no contentos con ese juicio, la Conferencia Episcopal Venezolana sigue diciendo en su mensaje:

“El gobierno debe acelerar el debate público sobre una nueva ley que legisle sobre la frecuencia radioeléctrica en Venezuela, sobre el contenido y la forma de las transmisiones y sobre el aspecto moral y cultural que por encima de cualquier interés debe protegerse. La familia merece ser asistida y defendida con medidas apropiadas por parte del estado y de otras instituciones, el estado debe vigilar para que se establezcan y hagan respetar razonables modelos éticos para la programación”.

Ya se visualizaba que era necesario detener esa constante violación de las normas mínimas. Era necesario controlar lo que en otro tiempo se llamó El huésped alienante. Y la conferencia episcopal también estaba dando su palabra de fe en esa lucha..

Teodoro Petkoft, líder político y ahora director del diario Tal Cual, en un artículo publicado el 5 de mayo de 1995, en El Universal, decía:

“Ya no se puede continuar permitiendo a una gente que, con impudicia monstruosa, planifica fríamente operativos de embrutecimiento e imbecilización de colectivos como los que han descrito Ibsen y Cabrujas, y siga haciendo de las suyas. Después de lo que ellos han dicho, el gobierno debe actuar. Nadie les va a creer a los grupos económicos que manejan la televisión el argumento chantajista que tratar de adecentar ese medio sería un atentado contra la libertad de expresión. Y ya no se puede continuar con la ingenuidad de pedirles que se autorregulen ellos por su cuenta. Lo dijo Ibsen Martínez muy bien: eso equivale a haberle pedido a Al Capone o a O´ Bannion que hubieran elaborado el Código de Ética para la guerra de gángster en el Chicago de la ley seca”.

Es decir, que existen los antecedentes necesarios para comenzar a aplicar una regulación a los medios radioeléctricos. En este caso, a la radio y la televisión.

TODOS SOMOS IGUALES
PERO HAY UNOS MÁS IGUALES QUE OTROS

“De hecho, con frecuencia los medios prestan un valiente servicio a la verdad; pero a veces funcionan como agentes de propaganda y desinformación al servicio de intereses estrechos o de prejuicios de naturaleza nacional, étnica, racial o religiosa, de avidez material o de falsas ideologías de tendencias diversas. Ante las presiones que empujan a la prensa a tales errores, es imprescindible una resistencia ante todo por parte de los propios hombres y mujeres de los medios, pero también de la Iglesia y otros grupos responsables”.

Mensaje del Santo Padre para la XXXVII Jornada Mundial
De las comunicaciones sociales, el 24 de enero de 2003

Ahora se presenta el proyecto de Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión. CONATEL lo presentó. Se empezó a discutir en su página web. En otras páginas como por ejemplo aporrea.org. Antiescualidos.com y otras. Igualmente la gente de CONATEL empezó a reunirse con los Comités de usuarios. Con asociaciones de madres contra la violencia. Con una serie de personalidades que están interesadas en que se regulen estos medios. Se organizan foros y jornadas de reflexión.

El proyecto de ley fue encartado en el periódico Últimas Noticias y más de cien mil ejemplares se pusieron en la calle para su discusión. Nunca un proyecto se ha discutido tanto. Después se aprobó en la Asamblea Nacional en su primera discusión, y ahora nuevamente está esperando para ser discutido y aprobado en la Asamblea Nacional.

La gente de Fedecámaras, los dueños de los medios y la oposición, están dando una fiera batalla para evitar que esta ley se apruebe. Y los argumentos son: que es una Ley Mordaza, porque no podemos opinar; que viola los tratados internacionales que Venezuela tiene firmados con otros países.

Antes y durante el paro iniciado el 2 de diciembre de 2002 y terminado –o flexibilizado- el 3 de febrero de 2003, los medios asumieron su rol como políticos activos. Por lo tanto, si estaban participando en el paro, no podían ejercer como sujetos de comunicación, puesto que era evidente que la comunicación estaba de un solo lado. Durante todos esos días, estos canales de televisión abandonaron el periodismo y se dedicaron a la propaganda. A intentar desalojar del poder al presidente legítimamente elegido.

En una investigación CONATEL, determinó que durante el paro se pasaron más de 17 mil seiscientas propagandas que, divididas entre los cuatro canales privados, tendremos un total de más de seiscientas propagandas diarias.

El pueblo venezolano soportó esa guerra. Dicen que la propaganda es tan fuerte como un misil, sin embargo, en ese momento no logró cumplir su cometido.

También todas las tardes, los medios radioeléctricos pasaban a la misma hora la rueda de prensa que daban los líderes del paro: El Presidente de la Confederación de Trabajadores, Carlos Ortega, ahora en el exilio, el Presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández, ahora en el exilio, y Juan Fernández, el Presidente de Gente del Petróleo, ahora como precandidato, estaban todas las tardes dando lo que se dio en llamar su “parte de guerra”.

No hay que olvidar que los dueños de los canales de televisión son concesionarios de los medios, pero el estado es el dueño de la señal.

Pero veamos qué pasa con la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión. La constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada por la mayoría de los venezolanos, la única constitución en cuya redacción y aprobación el pueblo ha participado, dice en su artículo 67:

“Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, sus ideas u opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier otra forma de expresión y de hacer uso para ello de cualquier medio de comunicación y difusión, sin que pueda establecerse censura.”

Lo que quiere decir que la ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, no puede establecer censura, puesto que no puede estar por encima de la Constitución Bolivariana.

También señala la constitución en su artículo 58:

“La comunicación es libre y plural y comporta los deberes y responsabilidades que indique la ley. Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, sin censura, de acuerdo con los principios de esta constitución, así como a la réplica y rectificación cuando se vea afectada directamente por informaciones inexactas o agraviantes”

Eso pide la ley, que todos los que estamos usando un medio, podamos contar con una información imparcial, y no con un solo lado de la noticia. Nada de tergiversaciones, de manipulaciones.

El proyecto de ley de Responsabilidad Social recoge esta norma para ponerla en práctica.

Nuestra Constitución también es clara acerca de la libertad de expresión, cuando señala en su artículo 57:

“Quien haga uso de este derecho asume plena responsabilidad por todo lo expresado. No se permite el anonimato, ni la propaganda de guerra, ni los mensajes discriminatorios, ni los que promuevan la intolerancia religiosa”

Hasta ahora, ninguno de los estos medios asume su responsabilidad en lo que pretende afirmar como verdad. El 21 de octubre de 2001, en un Sábado Sensacional, programa sabatino que presenta artistas y concursos, de Venevisión, realizado en la Maestranza César Girón en Valencia, cuando un grupo intentó entrar, murieron once personas, entre ellos ocho niños, Venevisión no detuvo la fiesta, por el contrario el Show continuó, y la noticia fue prácticamente silenciada por los demás medios.

El escritor y columnista Luis Britto García, señala en un artículo publicado en Últimas Noticias el 8 de junio de 2003, acerca de la Ley de Responsabilidad lo siguiente:

“¿Le ensordecen las alzas de volumen que acompañan a las cuñas? El artículo 3 del proyecto establece que los difusores “en todo momento mantendrán el mismo nivel de intensidad de audio. Le atormentan los mensajes comerciales que a veces ocupan el 60% de la programación? El artículo 8 del proyecto establece que el tiempo total de publicidad, propaganda y promociones “no podrá exceder de quince minutos por cada sesenta minutos de difusión”. ¿Lo confunden los programas educativos, de opinión o informativos que no mencionan sus fuentes? El artículo cuatro obliga a identificarlas”.

Y después de seguir enumerando otras ventajas, Luis Britto García termina diciendo que ni la paternidad ni los medios pueden ser irresponsables.

Ahora veamos otros aspectos de la ley:

La responsabilidad social es un valor supremo del estado de derecho y de justicia. Y esta responsabilidad, como ya vimos, tiene su origen en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

La Ley quiere democratizar los medios radioeléctricos y promover la participación, porque la libertad de expresión no puede estar sometida ni al monopolio del estado ni al monopolio de los medios privados.

De esa manera se promueven los comités de usuarios con derechos y deberes, se estimula la producción nacional y la producción independiente.

En definitiva, la ley pretende quitarle la mordaza que los dueños de los medios han mantenido sobre la sociedad, imponiendo la programación sin ni siquiera anunciarla con la anticipación debida.

En cuanto a la participación:

Se promueve la creación de todas las organizaciones que defiendan los derechos comunicacionales –información, expresión, opinión, réplica, rectificación, comunicación libre y plural.

Se da énfasis a los comités de usuarios y se le da representación en el órgano sancionador y en el órgano consultivo. Además, en el directorio está representada la iglesia, las organizaciones defensoras de la cultura y las defensoras de los niños.

En el Consejo Consultivo están representados los trabajadores de los medios, las organizaciones comunitarias, los dueños de los medios, las organizaciones comunitarias vinculadas a la materia, hay 14 representantes de la sociedad civil.



Derechos comunicacionales:

Esta es una categoría novedosa de derechos humanos fundamentales que constituyen un complejo destinado a garantizar la esencia de la democracia participativa.

Entre estos derechos figuran:

Comunicación libre y plural (Art. 57 Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. CRBV)
Libre expresión de ideas, opiniones y pensamiento (Art. 57 CRBV)
Información imparcial, veraz y oportuna (Art. 58 CRBV)
Rectificación y réplica (Art. 58 CRBV).

Este proyecto garantiza y protege profundamente estos derechos al promover e impulsar su democratización y su pleno y cabal ejercicio por todos los ciudadanos y personas.

Se ajusta además a las normas constitucionales e internacionales sobre prohibición de censura previa (Pacto de San José) y de responsabilidad ulterior.

Cada difusor es responsable de lo que dicen sus mensajes y deberá responder cuando éstos afecten prohibiciones absolutas u otros derechos humanos fundamentales.

Prohibiciones absolutas:

Acoge la doctrina internacional (OEA) de considerar como prohibiciones absolutas:

Las destinadas a hacer apología a la guerra o al delito
Las que atenten contra la soberanía nacional o el orden público
Las que sean anónimas o las que vayan contra la vida privada, intimidad o confidencialidad de las personas. Todo mensaje con esos contenidos en cualquier país democrático, es sancionado y no se considera censura, sino ejercicio del principio de la responsabilidad ulterior (sanción posterior)


EL PROYECTO INICIAL Y EL PROYECTO FINAL

El nuevo proyecto (que va a la segunda discusión) tiene 3 años siendo sometido a la más amplia consulta de sectores sociales, empresariales, comunitarios, académicos, profesionales, gremiales, sindicales, artísticos, productores, etc.

Nunca una ley había sido tan discutida. Pero los dueños de medios no sólo no quieren esta ley, no quieren ninguna ley.

La democratización y la participación siguen siendo el eje de su desarrollo.

Se crea el Directorio de Responsabilidad Social integrado por CONATEL, MINCI, MECD, MSDS, INAMUJER, CDNA, así como por representación de las iglesias, los comités de usuarios, y las ONG de niños y de cultura; (en total son 11 integrantes, 7 del ejecutivo Nacional y 4 de la sociedad)

Se crea el Consejo de Responsabilidad Social, un órgano consultivo integrado por 21 miembros, 7 del Ejecutivo Nacional y 14 de la sociedad, destacando a los dueños de medios, a los comunitarios, comités de usuarios, iglesias, locutores, universidades etc.

Se crea el Fondo de Responsabilidad Social destinado a financiar proyectos para la capacitación de productores nacionales; a la formación crítica de niños; a las emisoras comunitarias.

El régimen sancionatorio no depende de un órgano del Ejecutivo.
Esta responsabilidad es compartida entre el Ejecutivo y la sociedad (Consejo de Responsabilidad Social), lo que es absolutamente novedoso en el desarrollo de la democracia participativa.

Los programas y los horarios están destinados a mantener el fundamento de la formación ciudadana y se han clasificado en:

Programas educativos, de opinión, de información y recreativos.

Hay tres tipos de horarios:

1.- Horario para todo usuario o usuaria, durante el cual los padres, madres, representantes o responsables no deben tener ningún temor por el contenido de ellos pues, sus mensajes no deben contener elementos clasificados como perjudiciales a los niños, niñas o adolescentes.

2.- Horario supervisado: durante el cual los padres, madres, representantes o responsables deben orientar a sus menores.

3.- Adulto: que no debería ser presenciado por niños.

IMPORTANTE: en ninguno de estos horarios se permite publicidad ni mensajes sobre licores, cigarrillos, apología a guerra, violencia, ni ninguno que pueda afectar las prohibiciones absolutas sobre guerra, delitos, violación al honor y vida privada.

En otras partes del mundo los medios son regulados:
Argentina
Ley Nacional de Radiodifusión Nro. 22.285 del 15 de septiembre de 1980

http://www.comfer.gov.ar/ley/22.285.htm

Decreto Nro. 286/81 del 18 de febrero de 1981. Reglamentación a la Ley Nacional de Radiodifusión.

http://www.comfer.gov.ar/pdf/28681.pdf

Proyecto de Ley de Radiodifusión (elevado al Poder Ejecutivo Nacional)

http://www.comfer.gov.ar/ley/ley2001/indice.htm

Colombia
Ley 14 de 1991

http://www.mincomunicaciones.gov.co/normas/L14d1991.htm

Ley 182 de 1995

http://www.mincomunicaciones.gov.co/normas/L182d1995.htm

Ley 335 de 1996

http://www.mincomunicaciones.gov.co/normas/L335d1996.htm

Acuerdo Nro. 017 de 1997, por el cual se reglamentan los contenidos de violencia y sexo en los programas de televisión.

http://www.cntv.org.co/acuerdos/01797.htm

México


Ley Federal de Radio y Televisión y de la Industria Cinematográfica.

http://www.cirt.com.mx/leyfederalderadioytv.htm

Reglamento de la Ley Federal de Radio y Televisión y de la Ley de la Industria Cinematográfica, relativo al contenido de las transmisiones en radio y televisión.

http://www.cirt.com.mx/reglamento.htm

Reglamento del Servicio de Televisión y Audio Restringidos del 25 de enero de 2001.



http://www.sct.gob.mx/marco/reglamentosdelsector/
tv_audio_restringido/capitulo2.html

Estados Unidos


Ley de Telecomunicaciones, 1996 (Telecommunications Act)

http://www.fcc.gov/Reports/tcom1996.txt

Ley de Televisión Infantil, 1990 (Children´s Television Act)


http://svartifoss2.fcc.gov/prod/kidvid/prod/kidvid.htm
Ley sobre la decencia en las Comunicaciones (Communications Decency Act)

http://www.fcc.gov/Reports/tcom1996.txt

Canadá

Estatutos y Regulaciones del Canada



http://www.crtc.gc.ca/eng/statutes.htm

Ley de Radiocomunicaciones, 1991 (Broadcasting Act)

http://www.crtc.gc.ca/ENG/LEGAL/BROAD.HTM

Reglamento de Televisión Television Broadcasting Regulation

http://www.crtc.gc.ca/eng/LEGAL/TVREGS.HTM

Reglamento de Radio, 1986 (Radio Regulations)

http://www.crtc.gc.ca/eng/LEGAL/Radioreg.htm

Código de Ética

http://www.ccnr.ca/english/codes/ethics.htm

Código de Ética de la asociación de Directores de Noticias en Radio y Televisión de Canadá

http://www.ccnr.ca/english/codes/rtndarevised.htm

Código de Presentación de los Roles de Sexo para los Programas de Radio y Televisión

http://www.ccnr.ca/english/codes/sexrole.htm

Código Voluntario sobre la Violencia en la Televisión

http://www.ccnr.ca/english/codes/violence.htm

Código para la Transmisión de Publicidad de Bebidas Alcohólicas

http://www.crtc.gc.ca/ENG/GENERAL/CODES/ALCOHOL.HTM

Comunidad Europea


Directiva 89/552/CEE

http://europa.eu.int/eur-lex/es/lif/dat/1989/es_389L0552.html

Directiva 97/36/CEE del Parlamento Europeo y del Consejo del 30 de junio de 1997 por la que se modifica la Directiva 89/552/CEE sobre la coordinación de determinadas disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros relativas al ejercicio de actividades de radiodifusión televisiva.

http://europa.eu.int/eur-lex/es/lif/dat/1997/es_397L0036.html

España


Ley 22/1999 de 7 de junio, de Modificación de la Ley 25/1994 de 12 de julio, por la que se incorpora al ordenamiento jurídico español la Directiva 89/552/CEE.

http://www.pntic.mec.es/tv-mav/normativa/ley25.htm
http://www.setsi.mcyt.es/legisla/radio_tv/ley22_99.htm

Inglaterra



Ley de Televisión de 1990. (Broadcasting Act)

http://www.hmso.gov.uk/acts/acts1990/Ukpga_19900042_en_1.htm

Código de Programación de la Independent Television Commission

http://www.itc.org.uk/

Código de la ITC sobre prácticas y normas de publicidad.

http://www.itc.org.uk/

Normas de la ITC sobre el número y horarios de los comerciales.


http://www.itc.org.uk/

Francia


Ley Nro. 86.1067 del 30 de septiembre de 1986 y Nro. 2000-719 del 1ro. de agosto de 2000, relativas a la Libertad de Comunicación:

http://www.csa.fr/pdf/loi86201.pdf

Suiza


Ley Federal sobre la Radio y la Televisión.

http://www.admin.ch/ch/f/rs/c784_40.html
A MANERA DE CONCLUSIÓN SIN FINAL
Si somos capaces de elegir al presidente del país, a los diputados, a los concejales, por qué todavía no somos capaces de elegir y participar en los programas de televisión que queremos ver con nuestros niños.
Una investigación demostró que en Venezuela, cuando un joven se gradúa de bachiller, ha recibido veintiún mil horas de clases y veinticinco mil horas de televisión.
Entonces, vamos a tomarles la palabra a la iglesia, a los líderes políticos, a las mayorías nacionales, es urgente regular los medios para que nuestras vidas sean más dignas.




















Esta nota ha sido leída aproximadamente 9082 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas