Marcel Granier y los "terrenos de antímano"

La carrera delictiva de Marcel Granier II

"El Consejo de los Reales"

Como he venido señalando en artículos anteriores, Marcel Granier, forajido que ha dedicado toda su vida a los negocios más sórdidos que se conocen en la TV venezolana, utilizando como mampara a RCTV -Radio Cochinada Televisión, que es como ese medio de difusión del terror debería llamarse- inventó, luego de que Luis Herrera Campins emitiera el Decreto 620, una asociación que agrupaba a los paladines de la lucha por la libertad de expresión de esa época, y le dio el ridículo y cursi nombre de: "El Consejo de los Medios" Al que LH, rebautizó muy acertadamente como  el "Consejo de los Reales", y es que no era más que eso, una agrupación de delincuentes de cuello blanco cuyo único propósito era descalificar al gobierno utilizando todo el poder mediático de que aún hoy disponen. El Bloque de Prensa de ese entonces estaba conformado por algunos diarios y a las estaciones de radio y TV, valga decir por los dueños de medios, esta nueva agrupación, el Consejo de los Medios, buscaba unirlos a todos, es decir, incluir a aquellos que no pertenecían al BP en una asociación única, en otras palabras, la Coordinadora Democrática en los días del puntofijismo, cuyos fines eran generar una matriz de opinión que confundiera a la población y provocara el rechazo del Decreto 620 con el cual, según MG y sus "socios" del crimen, el gobierno buscaba cercenar la libertad de expresión, ya que prohibía desde el programa Primer Plano hasta las telenovelas. Con sus habilidades para difamar a las personas y confundir a la opinión pública MG desarrolló una campaña de descrédito en contra de LH y algunas de las principales figuras de Copei, entre ellas Eduardo Fernández.

Pero veamos la opinión que Jorge Olavarría tenía del fulano Consejo. En su Editorial del 15 de junio de 1.980 en la revista Resumen nos dice:

"Pero las verdaderas razones de ello [las de formar el Consejo] -por obvias- no necesitan ser sacadas a flote, ya que están a la vista de todos: alguna posible merma en los enormes ingresos del monopolio de los concesionarios de la televisión, por algunas limitaciones en la propaganda de alcohol y tabaco; un tímido intento del gobierno por detener esa cátedra de permanente anticultura, que son la mayoría de los programas de manufactura casera, y la terminación del privilegio del cual gozaba Radio Caracas TV para transmitir las carreras de caballos, no solamente sin pagar un céntimo para ello, sino cobrando el "servicio cívico" de hacerlo"

Como podemos ver, incluso en los gobiernos del puntofijismo se tenía una idea clara de lo perniciosa que es para la sociedad la actitud antiética y los falsos valores que los capos dueños de las televisoras, a través de éstas, inculcan a la población. La superchería que a diario pregonan personajes como Adriana Nazzi, Hermes o Walter Mercado reflejan una falsa realidad signada por el facilismo, y que pervierte los valores morales e intenta hacer creer que todo lo que se necesita en la vida es una llamada telefónica para resolver todos nuestros problemas. Esta falsa realidad tiene mucho de artificiosa. Expertos en imagen son en realidad quienes se esconden detrás de toda esa suerte de "iluminados". Basta hacer un poco de memoria para recordar que hace apenas uno escasos años, Hermes era un perfecto desconocido, pero Venevisión, al ver que Walter Mercado se volvía cada vez más exigente, económicamente hablando, decidió fabricar su propio brujo de la nada, y fue así como apareció en la TV venezolana un auténtico brujo criollo. El caso de las telenovelas es otro ejemplo más de los niveles de desquiciamiento en que se encuentra la TV venezolana, pero Marcel Granier y Gustavo Cisneros hacen fortunas con esos bodrios bajo el pretexto de que hacer novelas de verdad, como las de Gallegos o tantos otros, resulta muy oneroso. ¿No será más oneroso gastarse una fortuna en las pendejadas de Daniel Sarcos  en "Sábado Sensacional"?

Pero dejemos que nuestro amigo, el Dr. Olavarría, aunque sea utilizando la memoria histórica que nos legó, nos diga que tan acertadas pueden ser las aseveraciones que acabo de realizar.

"Ocultar las verdaderas motivaciones y razones de este paso, [crear el Consejo de los Medios] tras los nobles principios de la libertad, es un suicidio estúpido, y quien quiera se preste a esta comparsa indigna, no solamente merecerá el halo virginal de los necios, sino que perderá toda autoridad moral para ejercer el derecho a la crítica"

Nunca hubo tal "suicidio". Hubo, sin embargo, un "homicidio" Mataron nuestro derecho a expresarnos libremente y a tener una TV de calidad. Y personas como JO, quien fue senador de la República en tiempos del puntofijismo, no hicieron más que vociferar palabras al viento; aún hoy continúan haciéndolo, es por eso que poseen tan poca credibilidad.

Pero continuemos extrayendo los sabios concejos que el Dr. JO dejó para la posteridad en su revista.

"Un conjunto heterodoxo de hechos, han sido hábilmente manipulados por Marcel Granier para una absurda confrontación de poder con el gobierno y el Copei. La pérdida de la prebenda hípica, el Reglamento de la TV a color, que aspira, con mejores intenciones que método, a limitar la abusiva propaganda de tabaco y alcohol y a atenuar la galopante tele-prostitución del país, ha servido para una "confabulación" anti-gobierno, que aspira a una demostración de fuerza, que eventualmente sirva a la impunidad de los involucrados en el caso de los "Terrenos de Antímano", a ello Herrera llamó "El Consejo de los Reales". Ante semejante agresión, el gobierno no puede ni debe cambiar una coma del Reglamento de TV y debe de hacer sentir todo el peso de la Ley, a quienes abusan de esta manera del 'Cuarto Poder'".

¡Hacerles sentir todo el peso de la Ley!. ¿Qué debe hacérceles entonces por haber formado parte de la avanzada de un golpe de estado, Dr. Olavarría? Creo que debe estar de acuerdo conmigo en que Marcel Granier y Gustavo Cisneros, como mínimo, deberían estar recluidos en alguno de los centros penitenciarios de que dispone el país.

En cuanto al caso de los "Terrenos de Antímano" a que hace referencia el artículo, se trata del turbio "negocio" que realizó Diego Arria, connotado ladrón del puntofijismo, con Luis Nuñez Arismendi, Presidente del Bloque de Prensa y Director de El Universal, para esa época. El "negocio" en cuestión es uno de los casos de engorde más obscenos que se hayan conocido. Resulta que Luis Nuñez Arismendi, socio de Marcel Granier, le había vendido unos terrenos a la nación por 23.5 millones de bolívares a través de Diego Arria, terrenos que habían sido adquiridos  por él pocos meses antes por 1.5 millones de bolívares. Conclusión: los mismos forajidos, los mismos métodos, la misma exacerbada concupiscencia de unos pocos para enriquecerse con los dineros de la nación y los mismos "MEDIOS DE COMUNICACIÓN" cacareando porque no se les cercenara la libertad de expresión que por tantos años nos han negado y, peor aún, libertad que hoy, gracias a ellos, es un perverso libertinaje de injurias y calumnias, lograron con su campaña de descrédito no sólo verse librados del caso de los "Terrenos de Antímano", sino que además impidieron -de facto- la implementación del Reglamento de la Televisión.

El camino a seguir está más claro que nunca. La Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión es RESPONSABILIDAD de todos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4949 veces.



Henry Boscán


Visite el perfil de Henry Boscán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas