Cáscara Amarga 955

La parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo

La parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo. Fuera narrativa del apóstol Lucas 15:11-32 en el Nuevo Testamento. Y, a mas y a más, la parábola cristiana de Cristo del hijo pródigo, ha de ser, muestra descriptiva espiritual que no novelística prosa prosaica real. Asina asín así, como la muestra descriptiva espiritual del sembrador. Asina ansí así como la muestra descriptiva espiritual del trigo y la cizaña. Asina asín así, como la muestra descriptiva espiritual, el buen samaritano. Asina ansí así, como la muestra descriptiva espiritual, la perla de gran precio. Asina asín así, como la muestra descriptiva espiritual, la oveja perdida. Asina ansí así, como la muestra descriptiva espiritual, del rico insensato. Agora ahora hogaño, aqueste este cura ignaro raro cleuasmo asno, perro loco perdidoso perdido que de perdido se pierde, acógese a seguir a Apeles, el pintor elegido por Alejandro Magno para perpetuar su imagen, 330 años antes de Cristo, a según Apeles: "Zapatero a sus zapatos". Y, a eso voy acogido, mas y más, pero y empero, a la Filosofía de las 4E del entendimiento y la estética ética espiritual de Maleo 2001, que ha de ser continente que contiene los contenidos de los cuatro aspectos casos atributivos en perfecto equilibrio dinámico dialéctico difuso en la perogrullada primera vez de Perogrullo. Y, aquí, en la perogrullada primera vez de Perogrullo, aparece de entre las pareadas paridades parentescas, la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profundo de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo de Jesucristo. Aparece tamaña colorida grisura figura del padre misericordioso generoso amoroso compasivo condonador. O sea y es decir, decir lo jesucristoiano absurdo medular estable profundo de entre la vida y la muerte, de entre el perdido y el encontrado, de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo.

Con digresión y sin digresión, la parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo. Agora ahora hogaño, la parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo, deviene, en aquel día, en que Jesús salió de su casa y se sentó a la orilla del lago. Y, como sucede con quien atrae a multitudes, mucha gente se le acercó. Jesucristo se subió a una barca y se sentó, mientras y en tanto que la gente se quedara en la playa. Entonces y a la sazón, Jesucristo, con su sentido elocuente parlamentario perceptivo pensante sensorio, que el imperio romano conocía a la perfección y que no necesitara del beso de Judas, el imperio romano, para sacrificarlo y crucificarlo, por ser Jesús, una amenaza inusual extraordinaria como Venezuela 2001 al imperio gringo go home, visto en el discurso del imprudente presidente de los EEUU de Norteamérica del estás conmigo o estás con mi enemigo sobre las ruinas de las Torres Gemelas Neoyorquinas del 11 de septiembre del año 2001, del día de la Virgen de Coromoto de Venezuela. Agora ahora hogaño, y, como tiénese dicho, asina ansí así, Jesucristo, a la multitud, les hablara con parábolas y por medio de parábolas de muchas cosas. Y, a la multitud les dijo, y, como que si estuviera bien atento, el apóstol Lucas, 15:11-32 en el Nuevo Testamento, recogiera lo que sigue referida a otra parábola paradójica contradictoria caliginosa absurda, la parábola del hijo pródigo y el hijo ahorrativo, en diciendo Jesús dijo: "Cierto hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos le dijo al padre: "Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde». Y él les repartió sus bienes. No muchos días después, el hijo menor, juntándolo todo, partió a un país lejano, y allí malgastó su hacienda viviendo perdidamente. Cuando lo había gastado todo, vino una gran hambre en aquel país, y comenzó a pasar necesidad. Entonces fue y se acercó a uno de los ciudadanos de aquel país, y él lo mandó a sus campos a apacentar cerdos. Y deseaba llenarse el estómago nadie le daba de las algarrobas que comían los cerdos, pero nada. Entonces, volviendo en sí, dijo: "¡Cuántos de los trabajadores de mi padre tienen pan de sobra, pero yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: "Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo; hazme como uno de tus trabajadores". Y levantándose, fue a su padre. Y cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión por él, y corrió, se echó sobre su cuello y lo besó. Y el hijo le dijo: "Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo". Pero el padre dijo a sus siervos: "Pronto; traed la mejor ropa y vestidlo, y poned un anillo en su mano y sandalias en los pies; y traed el becerro engordado, matadlo, y comamos y regocijémonos; porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado". Y comenzaron a regocijarse. Y su hijo mayor estaba en el campo, y cuando vino y se acercó a la casa, oyó música y danzas. Y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era todo aquello. Y él le dijo: "Tu hermano ha venido, y tu padre ha matado el becerro engordado porque lo ha recibido sano y salvo". Entonces él se enojó y no quería entrar. Salió su padre y le rogaba que entrara. Pero respondiendo él, le dijo al padre: "Mira, por tantos años te he servido y nunca he desobedecido ninguna orden tuya, y sin embargo, nunca me has dado un cabrito para regocijarme con mis amigos; pero cuando vino este hijo tuyo, que ha consumido tus bienes con rameras, mataste para él el becerro engordado". Y él le dijo: "Hijo mío, tú siempre has estado conmigo, y todo lo mío es tuyo. Pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este, tu hermano, estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado". Agora hora hogaño, asina ansí así es como deviene y tiénese dicho, del apóstol Lucas 15:11-32, lo de la parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo. Acogido, mas y más, pero y empero, a la Filosofía de las 4E del entendimiento y la estética ética espiritual de Maleo 2001, que ha de ser continente que contiene los contenidos de los cuatro aspectos casos atributivos en perfecto equilibrio dinámico dialéctico difuso en la perogrullada primera vez de Perogrullo. Y, aquí, la perogrullada primera vez de Perogrullo, aparece de entre las pareadas paridades parentescas, la perogrullada primera vez de Perogrullo, o sea y es decir, decir, la perogrullada primera vez de Perogrullo, la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profunda colorida grisura caliginosa borrosa figura paterna misericordiosa generosa amorosa compasiva condonadora. O sea y es decir, la perogrullada primera vez de Perogrullo, o sea y es decir, decir lo paradójico parabólico jesucristoiano absurdo medular estable profundo de entre la vida y la muerte, de entre el perdido y el encontrado, de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo.

Con divagancia y sin divagancia, la parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo. Y, como tiénese dicho, de la paradójica parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo, es mas y más forzoso inevitable impretermitible, decir que ha de engastar, la paradójica parábola cristiana de Cristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo, con la presencia de la dinámica dialéctica difusa grisura caliginosa borrosa maleoiana absurda medular estable profunda perogrullada primera vez de Perogrullo de entre el ser y no ser de Maleo 2001 de entre el yin y yang de Laozi, 530 años antes de Cristo y Walt Whitman 1855, y eso es innegable, o sea y es decir, decir y nombrar la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profunda colorida grisura caliginosa borrosa figura paterna misericordiosa generosa amorosa compasiva condonadora perogrullada primera vez de Perogrullo paradójico parabólico jesucristoiano absurdo medular estable profundo de entre la vida y la muerte, de entre el perdido y el encontrado, de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo, de la espiritualidad bíblica en el Nuevo Testamento y en la voz de Cristo al través del apóstol Lucas, 15: 11-32, o sea y es decir, decir la parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo, de la vida y la muerte, del perdido y el encontrado, del exceso y el defecto, de la tesis y la antítesis, en que la presencia de la perogrullada primera vez de Perogrullo, inclusa incluyente inclusiva de la dinámica dialéctica grisura difusa borrosa maleoiana absurda medular estable profunda de Maleo 2001 de entre el ser y no ser, de entre el negro y el blanco, de entre el yin y yang de Laozi, 530 años antes de Cristo y Walt Whitman 1855, es innegable. Y, contra lo expreso expresado por el presidente de los EEUU de Norteamérica, George W Bush, que sobre las ruinas de las Torres gemelas Neoyorquinas 2001, pronunciara aquel nefasto nefando discurso exclusivo invasivo a Venezuela: O sea y es decir, decir lo del ¡Estás conmigo o estás con mi enemigo!, parlamento aristotélico del principio del tercio excluso de la Lógica de Aristóteles, 353 años antes de Cristo, que al calco copiara el presidente de los EEUU, George W Bush. Y, como tiénese dicho, de la parábola cristiana de Jesucristo del hijo prodigo y el hijo ahorrativo, que es forzoso inevitable impretermitible, decir y nombrar que ha de engastar y estar, la parábola cristiana de Cristo, de entre el hijo prodigo y el hijo ahorrativo, en de por medio y por la calle de en medio, que ha de engastar y estar, la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profunda colorida grisura caliginosa borrosa figura paterna misericordiosa generosa amorosa compasiva condonadora perogrullada primera vez de Perogrullo de entre la vida y la muerte, de entre el perdido y el encontrado, de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo, de la espiritualidad bíblica en el Nuevo Testamento y en la voz de Cristo al través del apóstol Lucas, 15: 11-32. Decir y nombrar que ha de engastar y estar, la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profunda colorida grisura caliginosa borrosa figura paterna misericordiosa generosa amorosa compasiva condonadora perogrullada primera vez de Perogrullo, de entre las pareadas pirámides paradójicas kelsenianas del Derecho Usual Ordinario Romano 753 años antes de Cristo y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano de Hans Kelsen 1927. Que es forzoso inevitable impretermitible que ha de engastar, la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profunda colorida grisura caliginosa borrosa figura paterna misericordiosa generosa amorosa compasiva condonadora perogrullada primera vez de Perogrullo de entre la vida y la muerte, de entre el perdido y el encontrado, de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo, ha de engastar con la optimalidad ortogonal pitagórica de entre los pareados triángulos rectángulos paradójicos pitagóricos del teorema directo y el teorema indirecto del Teorema de Pitágoras, 500 años antes de Cristo. Que la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profunda colorida grisura caliginosa borrosa figura paterna misericordiosa generosa amorosa compasiva condonadora perogrullada primera vez de Perogrullo de entre la vida y la muerte, de entre el perdido y el encontrado, de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo, ha de engastar con la espiritualidad de la fe hebrea paradójica absurda medular estable profunda de entre la certidumbre y la incertidumbre, de entre la esperanza y la desesperanza, de entre la convicción y la duda, de entre lo visible y lo invisible del apóstol evangelista San Pablo. Que la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profunda colorida grisura caliginosa borrosa figura paterna misericordiosa generosa amorosa compasiva condonadora perogrullada primera vez de Perogrullo de entre la vida y la muerte, de entre el perdido y el encontrado, de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo, ha de engastar con la ética del plausible prudente punto tercio medio incluso un medio aristotélico absurdo medular estable profundo de entre el exceso y el defecto de la Moral de Aristóteles, 353 años antes de Cristo. Que la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profunda colorida grisura caliginosa borrosa figura paterna misericordiosa generosa amorosa compasiva condonadora perogrullada primera vez de Perogrullo de entre la vida y la muerte, de entre el perdido y el encontrado, de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo, ha de engastar con la estética grisura sombría penumbra whitmaniana medular estable profunda en el lienzo pictórico blanquinegro de entre yin y el yang de Laozi, 530 años de Cristo y de Walt Whitman 1855. Que la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profunda colorida grisura caliginosa borrosa figura paterna misericordiosa generosa amorosa compasiva condonadora perogrullada primera vez de Perogrullo de entre la vida y la muerte, de entre el perdido y el encontrado, de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo, ha de engastar con el entendimiento cognitivo de la teoría holística unificada complementaria caliginosa difusa difuminada borrosa gris continua espectral einsteiniana absurda medular estable profunda, la perogrullada primera vez de Perogrullo, de entre el universo expansivo einsteiniano de Albert Einstein 1919 y el universo contractivo maleoiano de Maleo 2001, de entre el campo electromagnético de la luz del Sol de Albert Einstein 1919 y el campo gravitomagnético de la Tierra de Isaac Newton 1685, de entre la teoría especial de la relatividad einsteiniana y la teoría general de la relatividad einsteiniana de Albert Einstein 1919, de entre la materia y la energía de Niels Bohr 1927, de entre la partícula y la onda de Niels Bohr 1927, de entre la certidumbre y la incertidumbre de Werner Heisenberg 1927, de entre no todas las proposiciones científicas son verdaderas y no todas las proposiciones científicas son falsas de Werner Heisenberg 1927, en la slash diagonal hipotenusa contrarrecíproca correlativa ad absurdum mayéutica pitagórica socrática del gigantesco cartón cuadrángulo rectángulo que guindara del techo del botiquín de Miguelito de San Carlos de Cojedes, en que por una de las caras leíase que la frase de la otra cara es falsa y por la otra la frase de la otra cara es verdadera, y, en este botiquín báquico mundano cuántico, se mandara al carajo al principio de incertidumbre de Heisenberg. Y, como tiénese dicho y deténtase mentado, fuera la narrativa del apóstol Lucas, 15: 11-32, en el Nuevo Testamento, que dejara mostrada, demostrada afirmada y plasmada por los siglos la espiritual parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo.

Con digresión y sin digresión, la espiritual parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo, ha de tener como grafías gratas gratificantes, a mas y a más, de los triángulos en el cuadrángulo de Pitágoras, 500 años antes de Cristo, y, las pirámides pareadas paradójicas de Hans Kelsen 1927, a la esquemática línea curva parabólica de Picasso 1927 y a la línea curva lemniscata de Bernoulli 1741, a la slash diagonal hipotenusa contrarrecíproca correlativa ad absurdum mayéutica pitagórica socrática del gigantesco cartón cuadrángulo rectángulo que guindara del techo del botiquín de Miguelito de San Carlos de Cojedes, en que por una de las caras leíase que la frase de la otra cara es falsa y por la otra la frase de la otra cara es verdadera, y, en este botiquín báquico mundano cuántico, se mandara al carajo al principio de incertidumbre de Heisenberg. La espiritual parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo, ha de tener, como grafías gratas gratificantes, al lienzo pictórico blanquinegro del yin yang de Laozi, 530 años de Cristo y de Walt Whitman 1855, y, ha de tener al lienzo pictórico blanquinegro cúbico de la composición con hoja de Fernand Léger 1918, ha de tener a la bacinilla de Rosa María, la mitad llena de miao y la mitad vacía de Maleo 2001, ha de tener al cóncavo convexo contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño de Cojedes de Maleo 2001. Y, como tiénese dicho y deténtase mentado, fuera la narrativa del apóstol Lucas, 15: 11-32, en el Nuevo Testamento, que dejara mostrada, demostrada, afirmada y plasmada por los siglos la espiritual parábola cristiana del hijo pródigo y el hijo ahorrativo.

Si la paradójica espiritual parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo, ha de ser y es de la forma dialéctica difusa borrosa del tamaño del ser y no ser. Entonces sea dicho que la paradójica espiritual parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo, ha de ser contenido que contiene el continente de los casos correlativos límite límbico grembo fronterizo contradictorios caliginosos de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético en la perogrullada primera vez de Perogrullo de la tesis inédita innovadora novedosa avanzada, cáscara amarga, cojedeña de Cojedes, TINACO, de Maleo 2001. Ergo vergo sea dicho que el equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético, la perogrullada primera vez de Perogrullo, de TINACO, es decir y nombrar a lo jesucristoiano absurdo medular estable profundo de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo, a la paradójica parábola jesucristoiana absurda medular estable profunda colorida grisura caliginosa borrosa figura paterna misericordiosa generosa amorosa compasiva condonadora perogrullada primera vez de Perogrullo de entre la vida y la muerte, de entre el perdido y el encontrado, de entre el hijo pródigo y el hijo ahorrativo. Que fuera la narrativa del apóstol Lucas, 15: 11-32, en el Nuevo Testamento, que dejara mostrada, demostrada, afirmada y plasmada por los siglos la paradójica espiritual parábola cristiana de Jesucristo del hijo pródigo y el hijo ahorrativo.





 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 856 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: