La dignidad Amerendia

No hago este escrito como una simple tarea académica, lo hago más como compromiso ético. Como humanista y librepensador, me embarco en este escrito.

La esencia de la dignidad latinoamericana reside, sin duda alguna, en su pueblo originario. Herederos de un legado ancestral, aquellos que, tras la barbarie europea enarbolada bajo la cruz, la espada y la corona, soportaron humillaciones indescriptibles. Hoy, quinientos años después, resisten con la frente en alto, portando la dignidad heredada de sus ancestros.

Nuestra Indoamericana, una diáspora continental unida por la cosmovisión y la teogonía de un pueblo que entreteje su cultura e identidad en la urdimbre de Latinoamérica. Para el ilustre José Martí, la clave del enigma latinoamericano no yacía en la incapacidad racial, cultural o histórica de estas naciones para emanciparse del yugo colonial, sino en la determinación de las repúblicas criollas de adoptar las formas de organización política y social provenientes de la Europa occidental y los Estados Unidos.

Sin embargo, en las profundidades de la Amerindia profunda, late un corazón distinto, uno que pulsa al ritmo de tambores ancestrales y cantos milenarios. Un corazón que resguarda la sabiduría de la tierra, la conexión con la naturaleza y la esencia de la humanidad. Es en este corazón donde reside la verdadera dignidad latinoamericana, una dignidad no definida por las imposiciones externas, sino por la fortaleza interna, la resistencia cultural y la inquebrantable voluntad de ser.

Es en la piel curtida por el sol y las manos callosas por el trabajo donde se plasma la historia de un pueblo que se ha negado a ser doblegado. En sus ojos profundos, que reflejan la vastedad de la tierra y la inmensidad del cielo, se vislumbra la llama inextinguible de la dignidad. En sus voces, que entonan cantos de esperanza y rebeldía, resuena el eco de sus ancestros, recordándoles su legado y su destino.

La dignidad latinoamericana es un mosaico de culturas, tradiciones y lenguas que se entretejen para conformar un tapiz único y vibrante. Es la herencia de los pueblos originarios, la amalgama de la herencia africana y la influencia europea, todo ello fusionado en un crisol de resistencia y creatividad.

Es la dignidad del campesino que trabaja la tierra con sus manos, del artesano que plasma su alma en sus obras, del artista que expresa la belleza y la lucha de su pueblo. Es la dignidad de la mujer que cría a sus hijos con amor y fortaleza, del hombre que defiende su comunidad con valentía, del niño que sueña con un futuro mejor.

La resistencia latinoamericana es una fuerza viva, en constante transformación, que se nutre de la lucha por la justicia social, la igualdad y la libertad. Es la llama que arde en el corazón de un pueblo que se niega a ser silenciado, que exige ser escuchado y que se levanta con la frente en alto para reclamar su lugar en el mundo.

Es la resistencia que nos convoca a todos, a unirnos en la defensa de nuestra identidad, a proteger nuestro legado y a construir un futuro donde la dignidad sea el valor fundamental que guíe nuestro camino.

Nuestra Amerindia no necesita imitar a culturas norteamericanas o europeas. De hecho, fueron estas las que expoliaron nuestras riquezas, violentaron nuestra cultura y hoy en día, la dignidad reside en los vestigios del pueblo Mapuche, Inca, Maya, Azteca y en los afrodescendientes de San Basilio de Palenque.

También encontramos la dignidad en nuestros titanes literarios: García Márquez, Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Vargas Llosa, por nombrar algunos, quienes lograron conquistar a los europeos con su talento, recibiendo el Premio Nobel de Literatura. Hoy en día, son los europeos los que se inclinan ante la majestuosidad de nuestras selvas, las montañas esmeraldinas de los Andes, valles y nevados.

Nuestra música es la savia de la vida y nuestros bosques son una riqueza inmaterial de la humanidad.

Amerindia es sol, agua, luna, maíz, flora y fauna.

¿Qué más riquezas podemos pedir? Compararnos con otras culturas es una ofensa a la inmensa riqueza que poseemos.

Las palabras de nuestros próceres de la independencia resuenan con fuerza a lo largo de los siglos, recordándonos el sacrificio que hicieron para forjar un futuro libre para las Américas. No derramaron su sangre en vano, sino que nos legaron un tesoro invaluable: el valor, la virtud y la certeza de que somos un pueblo con un pasado glorioso y un potencial infinito.

Antes de la llegada de los europeos, nuestras tierras ya estaban pobladas por culturas prósperas que habían desarrollado sofisticados sistemas de gobierno, arquitectura monumental, conocimientos matemáticos avanzados y acueductos ingeniosos. Eran sociedades vibrantes, llenas de creatividad e ingenio, que habían aprendido a vivir en armonía con la naturaleza.

Sin embargo, la llegada de los colonizadores europeos marcó un punto de inflexión en nuestra historia. Impusieron su visión del mundo, explotaron nuestros recursos y sometieron a nuestros pueblos a una cruel dominación. Durante siglos, luchamos por preservar nuestra identidad y nuestra libertad, y finalmente, gracias al valor y la determinación de nuestros próceres, logramos liberarnos del yugo colonial.

Pero la independencia no fue solo un hecho político. Fue también un amanecer de la conciencia, un reconocimiento de nuestra propia valentía como pueblo. Bolívar, con su visión profética, comprendió que el verdadero desafío que teníamos por delante era construir una sociedad justa y próspera, donde todos los ciudadanos pudieran gozar de los frutos de la libertad.

Su llamado a la unidad y al progreso sigue siendo tan relevante hoy como lo fue en su época. Debemos honrar la memoria de nuestros próceres no solo recordando sus hazañas, sino también asumiendo el compromiso de construir un futuro mejor para todos.

Un futuro donde:

Reconozcamos y valoremos nuestra rica herencia cultural.** Somos herederos de una larga tradición de conocimiento, creatividad y valores que debemos preservar y transmitir a las nuevas generaciones.

Abracemos la diversidad que nos caracteriza. Nuestras diferentes culturas, lenguas y tradiciones son una fuente de fortaleza, no de división. Debemos aprender a convivir en armonía y celebrar la riqueza de nuestra identidad latinoamericana.

Luchemos por la justicia social y la igualdad. Todos los ciudadanos, sin importar su origen o condición social, deben tener las mismas oportunidades para desarrollarse y alcanzar su pleno potencial.

Protejamos nuestro medio también. La Tierra es nuestro hogar y debemos cuidarla para las generaciones venideras.

Este es el legado que nuestros próceres nos dejaron: la oportunidad de construir un futuro grandioso para las Américas. Un futuro donde la libertad, la justicia y la prosperidad sean la herencia de todos los ciudadanos.

Un futuro antropocéntrico, donde el ser humano se sitúa como el centro del universo, capaz de alcanzar grandes cosas si se une y trabaja por un bien común.

Un futuro que honre la memoria de nuestros próceres y que inspire a las nuevas generaciones a seguir sus pasos.

El crisol de la América Indígena: Un canto de esperanza

En el corazón de la América Indígena, donde el legado de Martí resuena con fuerza, se libra una batalla por un nuevo amanecer. Un amanecer donde la política no sea un campo de batalla despiadado, sino un instrumento de transformación social, un faro que guíe a los pueblos hacia un futuro más justo y humano.

Como bien lo expresó el poeta Leonardo Favio en su canto inmortal, ya no queremos ver más niños latinoamericanos con ojos tristes y desamparados, ni presenciar la crucifixión diaria de Cristo en la figura de miles de hermanos que buscan un pan para sus hijos y un salario digno.

Es hora de desmantelar la vieja política, esa que ha crucificado al pueblo durante demasiado tiempo. Es hora de abrazar una nueva visión, una política como ciencia social, al servicio del pueblo, no de élites privilegiadas.

En este nuevo camino, la voz de Martí nos guía, recordándonos que "la patria es la humanidad". Una patria que se construye desde abajo, con la participación activa de todos los ciudadanos, sin distinción de raza, clase social o género.

Es hora de unir fuerzas, de alzar nuestras voces y exigir un cambio radical. Un cambio que nos lleve hacia una América Indígena próspera, donde la justicia social y la igualdad sean la base de nuestro futuro.

Juntos, podemos tejer un nuevo destino, donde las palabras de Martí cobren vida: "Yo amo a mi patria. En ella vivo y por ella muero. Y con ella me enorgullezco y me honro."

Que este sea el canto de esperanza que resuene en toda la América Indígena, un canto que nos impulse a construir un futuro más justo y humano para todos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 676 veces.



Jhon Jairo Salinas

Dirigente Social, Promotor de Derechos Humanos, Activista del Movimiento Social por la Paz en Colombia, Poeta y Escritor.

 jjsalinas69@gmail.com

Visite el perfil de Jhon Jairo Salinas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhon Jairo Salinas

Jhon Jairo Salinas

Más artículos de este autor