Conductismo, publicidad y poder

Ivan Pavlov (Ruso) realizó estudios del condicionamiento clásico o conductismo con animales: El perro saliva al ver la comida. Luego relacionó el sonido de la campana y la comida para el perro, con lo cual, el animal al oir la campana comenzaba a salivar. Es la expresión del estímulo aprendido y la respuesta.

La Teoría de las necesidades, nos indica que se requieren alimentos para asegurar la vida y reponer las energías, ropa para cubrirse y proteger el cuerpo del ambiente, vivienda para protegerse de la intemperie y organizarse individual, familiar y comunitariamente, medicinas para curarse y mantener la salud, deportes, trabajo, cultura, entretenimientos y tiempo de descanso.

¿Qué relación hay entre las Teorías Conductistas, la publicidad e internet?

La publicidad ha estudiado y aplica la Teoría Conductista, nos somete a estímulos sensoriales que generan una reacción aprendida, repetida, cognitiva de aprendizaje condicionado. Para ello utilizan artistas, deportistas, grandes figuras del espectáculo, a los cuales se pretende imitar en sus vestimentas, actitudes, vocabulario, tatuajes y lo más graves formas de pensar o mensajes que emiten.

El estímulo respuesta de la publicidad altera la necesidad real, la encubre, para satisfacer una construcción artificial del objeto de consumo comercial. De allí que el consumidor nunca está satisfecho, porque inmediatamente aparece un nuevo producto que le ofrece el goce y la felicidad imaginaria, no real.

Se trata de sustituir las necesidades y deseos reales por el deseo del otro anónimo mercantilizado. En la publicidad de utiliza el metalenguaje, símbolos y signos que representan el goce y la felicidad, lo cual es más imaginario que real.

En la vida cotidiana son actos conductistas, el uso del celular, la computadora o la tablet, las redes sociales.

Los aportes de las plataformas digitales son valiosas, para el estudio, la investigación, la cultura y el aprendizaje, el entretenimiento, cuando son bien utilizadas. La dificultad se presenta cuando su uso produce adicción, sobre todo en los juegos, redes, imágenes, pornografía.

Se encuentran los casos extremos de hikikomori en Japón.

"En Japón se presenta el Hikikomori, es un fenómeno psicosocial en el que las personas permanecen aisladas y retraídas y permanecen en las casas de sus padres. La mayoría son jóvenes que se niegan a asistir al trabajo o a la escuela durante meses o años.

El término fue acuñado y descrito en el libro Hikikomori:Adolescencia sin fin del psiquiatra japonés Saito Tamaki, en 1998. "Hiki" significa tirar hacia adentro o retirarse y "komori" significa estar confinado o dentro.

Una persona con hikikomori tiene relación entre este fenómeno y el uso compulsivo de la tecnología digital. En su mayor parte, se dedican principalmente a los juegos, mientras que las mujeres suelen estar en las redes sociales.

¿Cuáles son las causas del hikikomori?

Cualquier cantidad de presiones puede afectar a una persona, incluido el estrés académico , las expectativas de los padres, el miedo al fracaso o las exigencias sociales. La dinámica familiar disfuncional , por ejemplo, puede desempeñar un papel en el aislamiento social, especialmente si el individuo experimentó abuso, maltrato o trauma en la infancia." (Ver en Psychocolgy today, en el link: https://www.psychologytoday.com/us/basics/hikikomori)

Las redes sociales, los juegos de violencia, pueden generar patrones de comportamiento, conductas inducidas, provocadas. Se generan estímulos aprendidos, inducidos por agentes externos, grupos, sectores, élites económicas e ideológicas, generando tendencias. Por ejemplo, lo que ocurre con la violencia de los adolescentes en las escuelas de EEUU, la cual ya es una violencia endémica; aprendida en gran parte en los juego violentos o en la desestructuración o disfunción familiar, otro caso es el pensamiento Nazi-Fascista en los paises europeos o EEUU y algunos países Latinoamericanos, como Brasil y Argentina, lo cual, no guarda pertinencia social, cultural, ideológica, ni estética, pero es aprendida desde Europa y la Alemania Nazi de Hitler. Todos observamos como el conductismo en la publicidad, induce a consumir refrescos o comidas dañinas para la salud, no obstante lo ingieren en base a la publicidad, propaganda u opiniones de determinados opinadores, o de los agentes de los propietarios de los medios de comunicación.

El conductismo en la educación, no facilita la creatividad, la pedagogía analítica y crítica, el desarrollo de nuevas ideas, pensamientos ni la transformación cultural.

Ahora con las plataformas virtuales, redes, el sujeto es el objeto mercantilizado. Toda actividad y conocimiento expresado, que realiza el ciudadano en la plataforma virtual es una información importante que es vendida a las empresas, para diseñar, distribuir, producir, vender la mercancía al sujeto-producto.

Hay que repensar la singularidad, la subjetividad, el poder, el consumo, el comercio de los cuerpos, de las emociones, sentimientos, del tiempo de descanso, una nueva y mejor alimentación, la cultura, la vida digna y el buen vivir. Cómo romper con el conductismo, la publicidad y el Poder. No ser depósitos de beneficios para las grandes corporaciones productores de objetos, cosas sin sentido, que se quedan con las riquezas del consumidor,, inclusive con su energía vital y lo despojan de su sentido de vida, del Ser. No esperes la campanita, para empezar a salivar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 662 veces.



Alexander Alvarado Contreras

Abogado y Psicólogo Social. Mgs. Desarrollo Cultural Endógeno. Escritor.

 alexanderalvaradocontreras@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Alvarado Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: