Acaso, ¿No es suficiente causa para pedirle la renuncia?

La conducta deshonrosa del Decano de la Facultad de Arquitectura de la UCV

El Decano de la Facultad de Arquitectura de la UCV, debe ser evaluado por su conducta deshonrosa, acto deshonesto, vejatorio e intención de causar daño. Si el Decano sintiera vergüenza, renunciaría, porque ha trasgredido nuestros valores patrimoniales, culturales y arquitectónicos de la Universidad Central de Venezuela, ha violado la declaratoria de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

El golpe asestado es artero e inesperado del Decano de la Facultad de Arquitectura de la UCV, por su falta de conciencia ética en la necesidad de preservar y respetar la infraestructura histórica de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y su legado arquitectónico. Además, al parecer, no ha sentido ni un ápice de culpa.

Sin pretender eludir el problema de fondo, sobre el asunto de las Declaratorias como mecanismo ad hoc en la pretensión de proteger aquellos bienes que, considerados como poseedores de valores culturales significativos, se encuentra amenazada no solo por el por el Decano de la Facultad de Arquitectura de la UCV, quienes son culpables de destruir la integridad del patrimonio cultural y arquitectónico.

Y, quisiera que se entendiera que, esa conferencia en el Taller José Miguel Galia, dictada por el diseñador italiano de autos, Mauricio Corbi, titulada "Del diseño creativo al diseño", está determinada por el aprecio y el sentimiento hacia todo aquello que huela a aristocracia, la belleza urbana, el buen gusto de estar montado en un Ferrari, como se lee en el título de la conferencia, "Del diseño creativo al diseño".

No piensen que les estoy pidiendo que, en vez de preocuparse por "reponer a sus expensas la puerta de entrada de la fachada oeste que da acceso al vestíbulo o hall de entrada del Auditorio Carlos Raúl Villanueva, en las condiciones estructurales y de imagen originales", lo haga por los indígenas o por las expresiones culturales populares.

Por lo que pregunto:

  • ¿Serán más altos o más nuestros, los valores de la imaginaria Kariña, cuya desaparición, con declaratoria o sin ella, es ya inevitable?
  • ¿O la conversión de la lengua de la etnia Mapoyo, en una lengua muerta al desaparecer los últimos cuatro hablantes?

O por lo de la Casa Natal de Sucre en Cumaná, sometido a los avatares de un gobernador prepotente, una Comisión de Sustentación Histórica de mirada corta, un proyecto diseñado por un sacerdote aficionado a la arquitectura, ausencia de los respectivos criterios historiográficos de la proyección geométrica ortogonal de la pintura de Felipe Meneses y las rocambolesca, exagerada e inverosímil idea de una mole de acero y concreto, como expresión y significado del daño patrimonial al entorno urbano-arquitectónico y a la poligonal histórica, ambiental, cultural y patrimonial.

Por del área de interés histórico de la ciudad de Cumaná, con declaratoria se está cayendo a pedazos. Por el triste destino de muchos bienes patrimoniales, tangibles e intangibles que sortean un mundo de ignorancia, maltratos y negociaciones. El caso actual de la construcción de la Casa Natal de Sucre en Cumaná, lleno de monumentos nacionales y por lo tanto de declaratorias patrimoniales, pisoteadas por el gobernante regional que, a troche y moche, está levantando una obra-mole de acero y concreto –deleznable desde todo punto de vista-, para rendir un mal estereotipado homenaje a nuestro general en jefe Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá, conocido también como el Gran Mariscal de Ayacucho; nos debe llenar de congoja y nos debe alertar sobre la inutilidad de acciones oficiales si los valores que se pretenden defender no son realmente interiorizados como valores de todos los sucrenses.

POSDATA

Por todo esto, le pido al Instituto del Patrimonio Cultural (IPC), en nombre de todos los cumaneses, que se pronuncien sobre la rocambolesca, exagerada e inverosímil obra de una mole de acero y concreto, como expresión y significado del daño patrimonial al entorno urbano-arquitectónico y a la poligonal histórica, ambiental, cultural y patrimonial y que trabajen en las tres solicitudes de declaratorias, -como expresión y significado realizadas por el Cronista Oficial de Cumaná-, y que de ahora en adelante, el esfuerzo de creación de una conciencia colectiva, les permita realizar planes integrales de conservación y desarrollo que nos encaucen los impulsos dirigidos a utilizar el patrimonio como estrategia para mejorar la calidad de vida de las comunidades articuladas transversalmente con el eje educativo. Demuestren con un buen programa de divulgación, lo bueno que puede resultar para el verdadero desarrollo y la construcción de una identidad nacional. Pienso que esa es la tarea. El Instituto del Patrimonio Cultural (IPC), está bien dotado para esto, tienen la autoridad, tienen poder institucional para sancionar esas preocupaciones por la integridad del patrimonio cultural y arquitectónico de los venezolanos.

¡Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas de pensamiento¡

Artículo relacionado:



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8935 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto - Autor de los libros: 1.- La Geometría de los Afectos (2007). 2.- Desde la Comunidad (2010). 3.- La Ciudad Comunal (2013). 4.- El Caserío de Altagracia de Cumaná (2016). 5.- El Caserío de Santa Inés de Cumaná (2017). 6.- Cumaná: La Otra Ciudad (2019). 7.- Más allá de Tierra Firme (2022). 8.- Más allá de La Mar (2023).

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: