Pdvsa y las criptomonedas otra vez

Cuando estalló la guerra entre Rusia y Ucrania, el Bitcoin resultó en una herramienta eficaz para los ciudadanos de ambos países. Sin sesgo político, cumplió funciones para beneficiar a quienes echaron mano de la primera criptomoneda del mundo para hacer frente a la crisis. Los ucranianos no podían huir de su país, con dinero en efectivo, así que se volcaron al Bitcoin y emigraron con su dinero resguardado en la cadena de bloques.

Los rusos sintieron, en las primeras semanas, los efectos de las sanciones. Así que, en medio del alza de precios, recurrieron a Bitcoin para protegerse del impacto de la inflación con el rublo. Es decir, la criptomoneda sirvió por igual a los dos bandos enfrentados. Otro ejemplo fue la huelga de camioneros en Canadá. Luego que las autoridades canadienses bloquearan sus cuentas bancarias para que no pudieran recibir donaciones, recurrieron a Bitcoin.

Esta criptomoneda se puede considerar como la moneda más neutral del mundo, ya que no responde a intereses políticos y todos los bandos pueden adaptarla a sus necesidades. También es la más transparente.

Washington no capitula

Tras la eliminación de la licencia general 44 de la OFAC, respecto a Venezuela, el gobierno busca recurrir al uso de las criptomonedas para canalizar pagos en el negocio petrolero. Pero antes de entrar en ese tema, hay que explicar que al suprimirse la licencia general 44, Venezuela queda limitada para hacer negocios con empresas petroleras no autorizadas, especialmente por Estados Unidos, en el marco del intercambio en el sistema SWIFT o con el dólar como moneda de base.

Como se adelantó la semana pasada, Washington dejó una puerta trasera. Permitirá a empresas petroleras operar en Venezuela, con licencias individuales privadas, sobre todo a compañías occidentales. Los norteamericanos no se desvincularán del todo de las operaciones petroleras en Venezuela porque necesitan recuperar sus reservas estratégicas. Además, dejar la mayor reserva petrolera del mundo a merced de rusos, iraníes y chinos, no es una opción para estos en el marco de la situación geopolítica mundial. Así que el sector opositor de Venezuela, que tenía expectativas en este aspecto, no cuenta con esto de un todo.

Bitcoin y blockchain para todos por igual

Pero las limitaciones que impone la nueva modalidad, todavía generan presión al gobierno venezolano. Así que se pondrá en práctica lo que ya probaron. En los años anteriores, el grupo político que estuvo al frente de operaciones de comercio petrolero, demostró que el mecanismo es viable. Aunque haya derivado en un escandaloso acto de corrupción, "Pdvsa Cripto", las transacciones fueron posibles. Esto, aunque haya sido así, resulta en una novedad y Pdvsa se prepara para una segunda acción.

Así como el Bitcoin ayudó a los rusos y ucranianos, ha sido de gran ayuda para muchos venezolanos. Cuando Venezuela comenzaba a experimentar fuertes repuntes inflacionarios, los venezolanos que se refugiaron en Bitcoin pudieron protegerse. Además, muchos empresarios encontraron con el mecanismo, burlar, desde 2015, todo el sistema de control cambiario establecido para entonces, llamado Cadivi.

El vuelco de los venezolanos al Bitcoin, volvió obsoleto el control de cambios, debido a la naturaleza descentralizada de la criptomoneda y finalmente en 2018, el gobierno no tuvo más opciones que cambiar el esquema y permitir la circulación de divisas en Venezuela, sin penalizar a sus propietarios. Además, se sumó a utilizar para sus fines, esta tecnología, después de recibir sanciones por la OFAC en 2019.

Particularidades de las criptomonedas

El actual gobierno viene de una experiencia, es decir, ahora tiene conocimiento. El uso de criptomonedas para recibir pagos por la venta de petróleo, que derivó en la trama de corrupción de Pdvsa. Esto se combina con las sanciones norteamericanas ocurridas desde 2019. Ambos eventos son un desafío para la estabilidad de cualquier gobierno. De mantenerse en el poder, se podría pensar que se está sentando un precedente.

Sin embargo, la tecnología blockchain tiene sus particularidades. Es falso que las transacciones sean anónimas en el caso de las cadenas de bloque públicas (Bitcoin, Ethereum, BNB, etc.). Son seudónimas y es suficiente conocer la dirección de una billetera para rastrear sus transacciones en un explorador de bloques. Aunque, muchos operadores, utilizan para cada transacción una dirección, una sola vez.

El supuesto anonimato de las criptomonedas no es real. Y si no se lo pueden preguntar a Ross Ulbricht de Silk Road quien paga dos cadenas perpetuas en Estados Unidos, por vender armas y drogas en la dark web, usando como método de pago el Bitcoin.

Las criptomonedas centralizadas, como el caso de las que se generan a partir de un contrato inteligente, como las monedas estables USDT y USDC, son susceptibles de bloqueos, por su naturaleza centralizada. Además, sus direcciones en billeteras también pueden ser identificadas y ser sujeto de bloqueo en intercambios centralizados, en caso de estar involucradas en investigaciones por delitos. Existen empresas especializadas en hacer ese tipo de rastreo y análisis forenses de transacciones, porque toda la información es pública. Las empresas están integradas y es suficiente que quien controla el contrato inteligente reciba una orden judicial y tendrá bloquear los fondos y la dirección de la billetera en cuestión.

Es todo un desafío lo que tienen por delante, para incorporar empresas petroleras que no estén autorizadas con las licencias especiales, incluso usando estos mecanismos novedosos de la tecnología de la cadena de bloques.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 759 veces.



Alex Vallenilla


Visite el perfil de Alex Vallenilla para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alex Vallenilla

Alex Vallenilla

Más artículos de este autor