Presidente Nicolás Maduro Moros y la geopolítica mundial

¿Nos encontramos ante una relación dialéctica entre el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, y la en curso geopolítica mundial? En ese orden de ideas, nos obligamos a inquirir cuál es la inquina que desarrolla permanentemente Washington en contra de Maduro Moros hasta llegar a límites medievales de la "Santa Inquisición". En el capitalismo liberal nada es "por casualidad".

Algunas realidades a tomar en consideración en estas líneas como son la necesidad de precisar para su comprensible entendimiento a los actores quienes se encuentran en ese "juego político" de animadversión hacia el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Como hemos expresado más arriba, nada es casual en el liberalismo neo-liberal.

Conceptuando a lo hispano-político por sus íntimas relaciones, en Venezuela, los miembros de grupos políticos, aquellos quienes adversan a Nico, los podemos clasificar en estar ubicados en los escenarios político-ideológicos como de ser de las "derecha extrema", "extrema derecha", "derechas" y "neo-liberales criollos", quienes son aquellos quienes se asumen como "seguidores washingtonianos".

Nicolás Maduro Moros define a las dos primeras derechas como de ser "los apellidos" quienes, de alguna manera, ellos mismos se circunscriben a la supuesta tradición hereditaria de la tradicional historia criolla por ese consciente hispano-feudal que los contiene, por lo que los llevan al total desconocimiento y rechazo vehemente de los procesos históricos revolucionarios vistos desde una visión de "izquierdas"; así como la profunda actitud, antropológicamente racista, de desconocer al "pueblo venezolano"; es decir, asiduos a la propia historia de la denominada por ellos como la "historia del descubrimiento y conquista" de un extenso territorio-histórico que nunca jamás fuera de total dominio-colonial durante ese periodo histórico como tampoco, en consecuencia, durante el ejercicio colonial de gobierno; a título de ejemplos, las realidades socio-económicas de Los Llanos, Curiepe, La Pica del Chino, Farriar, etc.

En última instancia, el proceso histórico que se iría desarrollando en tierras históricas venezolanas ha sido de un continuar de "lucha de clases" en sus diferentes niveles históricos como conceptuales lo cual ha imprimido un subconsciente histórico-social-colectivo que se ha venido, vehementemente, contraponiendo al "no-criollo colonial".

Lo inmediato anterior es una somera interpretación de una realidad en curso que es enfrentada por la "extrema-derecha de los apellidos" en conjunción de intereses con un movimiento de "extrema-derechas, derechas extremas y derechas globales" íntimamente adscritas a los paradigmas del sistema capitalista-liberal a la mejor medida del siglo XIX; es decir, a un movimiento geopolítico mundial del "conjunto de las derechas en sus diferentes sub-conjuntos".

La propuesta en realidad tiene que tener una "razón-de-ser" cual justificaría el quehacer cotidiano de esas derechas en sus neurosis y esquizofrenias colectivas con añoranzas a los hechos históricos de "levantamientos militares", intentos de golpes de estado, asesinatos de líderes fundamentales de la revolución desde tiempos pasados e intenciones de magnicidio junto con las guarimbas pretéritas.

Aun así no estamos explicando esa animadversión del capitalismo-liberal-mundial a la persona, en primera instancia, de Nicolás Maduro Moros, Presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, para poder continuar con sus objetivos de camino hacia el desmantelamiento de las políticas sociales, nacionalistas y del socialismo a la venezolana cuales se encuentran en praxis cotidianas como políticas del Gobierno Bolivariano y de la Revolución Bolivariana y Chavista.

En ese marco referente nacional nos miramos, necesaria y obligatoriamente, en las realidades internacionales de las derechas internacionales que tienen y mantienen permanentes relaciones asimétricas, confrontantes, conspiradoras, saboteadoras y contra-teológicas con el mencionado referente; para expresarlo en frase diferente, anti-natural sí nos atenemos a aquello de "amar al prójimo como…".

Las realidades globales actuales nos están indicando que nos encontramos ante la "etapa-previa a la Guerra Mundial".

Las realidades obvias por conocidas serían la "Franja de Gaza" cuyos límites legales han sido profunda y sistemáticamente violados. Las realidades en la Europa Central cual son lo más similar a aquellos escenarios de los años de las décadas de los 20 y 30 teniendo como su "punto de partida" la "Guerra Civil española". Las continuas provocaciones en el Mar Meridional de China por los EEUU de Norteamérica y Las Filipinas. Los recientes movimientos militares de la India. La permanente expansión del Gobierno de Tel Aviv hacia sus vecinos árabes. El muy interesante gobierno de Milei, Argentina, que nos está mostrando la "nueva etapa liberal" en su praxis de carácter absoluto con expresiones de corte ideológico-fascista dirigidas hacia sus vecinos latinoamericanos y México.

El Gobierno de Argentina actual nos está mostrando lo que no deseamos para las realidades venezolanas; aquellas realidades meridionales nos enseñan cómo sería un gobierno de las "derechas extremas", las "extremas derechas", las "derechas" junto con los "washingtonianos" de ganar las elecciones presidenciales el próximo día 28 de julio.

Es evidente que en considerando dos variables importantes para la realidad actual en Venezuela, se producirían alteraciones muy graves con reacciones importantes dentro del seno de la FANB como se acervarían la tradicional "lucha de clases" gracias a la "conciencia-colectiva" que ha impregnado el consciente y despertado el inconsciente colectivo del "criollo-venezolano", es decir, "el pueblo venezolano".

Un escenario como el inmediato anterior obligaría sin condiciones a una "obligante y necesaria invasión del Comando Sur" con consecuencia impredecibles para Venezuela y toda América al sur del río Bravo y de la península de la Florida.

Evitar lo anterior nos encamina hacia una sola decisión social como es la reelección de Nicolás Maduro Moros como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela el próximo día 28 de julio del año en curso porque garantizará la continuación de un obligante y necesario diálogo con Washington cuando las realidades nacionales norteamericanas, incluyendo Canadá, se encuentran en escenarios extremadamente débiles en lo social y social-económico adicionando el suplir energías en costos y seguridades de transporte hacia las costas caribeñas estadounidense. Es evidente que ello conlleva unas negociaciones de "ganar-ganar" y no de carácter semi-colonial.

En ese orden de ideas, los movimientos petroleros y gasíferos en regiones aledañas en considerando sus producciones a no-corto-plazo y en cantidades ridículas para cubrir necesidades-normal-nacionales del imperio en sus escenarios actuales no abastecerían ni remotamente las probables necesidades obligantes que producirían situaciones similares a la Segunda Guerra Mundial mucho menos se podrían "cubrir" las seguridades ante los actuales avances en las investigaciones militares de "enemigos declarados".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 632 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: