Cáscara Amarga 831

De ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo

De ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo. Esto escuchaba en lo mejor de lo mejor de Hector Lavoe por You Tube, el viernes por la tarde de este 15 de septiembre de 2023 del día de Nuestra Señora de los Dolores. Y, sin haber pactado pacto alguno con el dolor, como sí lo hiciera Buda, en su camino medio comino comido absurdo significativo medular estable profundo en su plagado plegado mundo de las contradicciones. Y, sin haber pactado pacto alguno con el olvido, como sí lo hiciera Jorge Luis Borges, en su yo no hablo de venganzas ni de perdones, el olvido absurdo significativo medular estable profundo es la mejor venganza y es el mejor perdón. Muchos han sido mis tremendos dolores espirituales y tantos mis tremendos dolores intelectuales que he padecido. De ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo, casos correlativos límite contradictorios caliginosos, que han de estar en el guidado cartón cuadrangular cuadrángulo rectángulo del botiquín de Miguelito de San Carlos de Cojedes que leíanse impertérritas impretermitibles inevitables palabras que mi salvación labran por ambas caras las simultaneidades de ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo. Y, Maleo que vives en mí y reducido a ti, por ti, veníasteme de antuvión encima todo tu cuerpo con hamaca y toda estampada tu rostro y tu dorso en retrato grato de mis encantos. Y, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, en aquel día 3 de julio de 2020. Y, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, cómo no voy a estar agradecido de ti. Y, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, es de bien nacido estar y ser agraciado y estar y ser agradecido, y, lo contrario ha de ser de mal nacido y desgraciado. Y, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, débote lo de Maleo 2001. Y, a ti, Maleo, débote muchos de mis escritos. Y, a ti, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, débote muchas de mis inspiraciones y de mis sentimientos. Y, a ti, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, débote muchos de mis inspiraciones y de mis pensamientos. Y, a ti, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, débote que háyaste internalizado tanto en mí que redújeme por demás y en demasía a ti. Y, a ti, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, débote que escriba casi todos los días y de madrugada. Y, por ti, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, siempre he de escribir a las 3 en punto de la madrugada mi reina áurica encantada. Y, contigo, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, en una oportunidad inoportuna de la madrugada somnoliente toquéte inadvertido el intocable puntico putico verde celuloide de videos y llamadas. Y, a ti, mi reina áurica encantada, y, que como que no te gustara que tocárate el intocable puntico putico verde celuloide de videos y llamadas. Y, porque y para mi sorpresa de lo inadvertido intocable puntico putico verde celuloide de videos y llamadas. Y, como por arte de birlibirloque, borráranse todos tus grabados perfiles celuloides. Y, que fuera un día domingo sostenido aun y aún. Y, a ti, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, como que olvidárasete que escribo por las madrugadas somnolientes de insolentes legañas que me arañan las pestañas. Y, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, que ya no me importa que no entiendas mis escritos y que mis Cáscaras Amargas no las tengas consigo ni las lleves contigo. Y, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, que por ti, ya no me importa que no entiendas los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de Maleo 2001. Y, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, que ya no me importa que no entiendas la Filosofía de la 4E de Maleo 2001. Y, yo, ya, me había olvidado que yo fallara. Y, yo, ya, me había olvidado que yo no te llegara. Y, yo, ya, me había olvidado que yo habíate dicho que yo había arado en el mar. Y, yo, ya, me había olvidado que ya, eso ya no me importaba. Y, yo, ya, me había aferrado, mas y más al día de Nuestra Señora de los Dolores. Aferrado, a ella, a su absurda absurdidad significativa medular estable profunda de entre el dolor y la alegría de entre el si me salvo y el si me pierdo. Y, yo ya, me había olvidado, que ya yo, ya no soy yo, ya teníate la fecha de esto plantado y planteado. Y, ya teníate la fecha que ha de ser el día del manco de Lepanto y del renco de San Carlos, el 29 de septiembre de 2023. Asina y como lo dicta el cartón cuadrángulo rectángulo guindado del techo del botiquín de Miguelito de San Carlos. Y, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, guindando del cartón cuadrángulo rectángulo del botiquín de Miguelito en que leíanse impertérritas impretermitibles inevitables por ambas caras las simultaneidades de ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo.

Con digresión y sin digresión, de ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo. Y, a buen seguro que ha de haber una salvación absurda significativa medular estable profunda como si fuera la de Nuestra Señora de los Dolores, absurda absurdidad significativa medular estable profunda, como si fuera la fe hebrea absurda significativa sanpabloiana medular estable profunda de entre la certidumbre y la incertidumbre de entre la esperanza y la desesperanza de entre la convicción y la duda de entre lo visible y lo invisible del apóstol evangelista turco San Pablo. En tus manos pongo, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, como si fuera la salvación absurda significativa medular estable profunda de Nuestra Señora de los Dolores. Maleo, absurda absurdidad significativa medular estable profunda, y, dispongas el 29 de septiembre de 2023 en que de ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo.

Con divagancia y sin divagancia, de ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo. Y, ya está establecido con lo del el día del manco de Lepanto y del renco de San Carlos. Que mi suerte absurda significativa medular estable profunda. Que la figura absurda significativa maleoiana medular equilibrada profunda han de estar de entre la resignación y la irritación. Y, que la figura absurda significativa maleoiana medular equilibrada profunda ha de estar de entre todos los caos correlativos límite contradictorios caliginosos de Maleo 2001. Y, que la figura absurda significativa maleoiana medular equilibrada profunda de Maleo 2001 y que mi suerte absurda significativa medular estable profunda ha de estar de entre todos los aspectos armónicos límbicos antagónicos ambiguos de Maleo 2001. Y, a mí Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, ya no me importa que como si fueran tres años de diplomado especialización maestría lo que sea. Que yo haya fallado y que yo no te haya llegado y que yo haya arado en el mar. Y, yo, ya eso lo había tenido claro y yo y lo había puesto de lado y superado. Y, a mí Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, solo y sólo, era tu retrato grato de mis encantos lo que, mas y más, me importaba. Y, que no me importaba que ni siquiera mi nombre lo pronunciaras que nunca lo pronunciabas. Y, que sí lo nombraran y como que sí mi nombre los elefantes lo barruntaran. Y, mas y más, ¡Coño!, el haber tocado el intocable puntico putico verde celuloide de las llamadas de audio y de la gracia y de la desgracia en la madrugada sonámbula somnoliente en que me disponía a escribir y a escribirte. Y, que no recuerda mi mente desmirriada raquítica del santo de ese día, del toque del intocable puntico putico verde celuloide de las llamadas de audio que a buen seguro, que ese día de ese santo, lo hube de tener como un santo al revés. Y, a esa hora aciaga del hoy que es siempre todavía en el aquí y en el ahora, dispuestas fracturadas fractales frescas frases francas del guindado cartón cuadrángulo rectángulo del botiquín de Miguelito de San Carlos. En que las fractales, frontales leíanse impertérritas impretermitibles inevitables simultáneas por ambas caras de la figura geométrica rectangular báquica de ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo.

Con concordancia y sin concordancia de ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo. Soy de los que escucho mucho la radio. Y, soy de los que mucho escribo y de los que muy poco hablo. Y, mas y más, se sigue que soy de los pocos que habla por teléfono. Y, soy de los que no ladillo por teléfono, asina que llamadas de audios del intocable puntico putico verde celuloide, han tenido que ser por error de mi parte que no debieron de salir nunca, por lo de que yo no ladillo a nadie. Y, la hembra mujer compañera, que ha de hablar conmigo por teléfono, ha de tener que sacarme las palabras con cuchara y no las dobladas por el ilusionista Uri Geller. Y, de eso Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, lo sabías, desde mi rancho que se llueve que se moja y que se llora, a que vinieras y volvieras a toda hora. Y, porque y para de entre mi fortaleza y mi debilidad, como de entre todos los casos correlativos límite grembo contradictorios caliginosos, que son, mas y más de 8 millones de casos correlativos grembo contradictorios caliginosos en la ciudad desnuda borroso de San Agustín, de la forma ser y no ser, mi fortaleza y mi debilidad, ha de estar la figura absurda significativa conmovedora salvadora maleoiana medular estable profunda. Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, y, yo, en guindado cartón cuadrángulo rectángulo del botiquín de Miguelito de San Carlos en que leíanse impertérritas impretermitibles inevitables simultáneas por ambas caras de la figura geométrica rectangular báquica, de ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo.

Si de ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo de la salsa canción lastimera de Hector Lavoe del día de Nuestra señora de los Dolores. Si, sin haber pactado pacto alguno con el dolor. Si, sin haber pactado pacto alguno con el olvido. Entonces sea dicho que, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, que de ti depende si me salvo y que de ti depende si me pierdo. Ergo vergo sea dicho que la dolorida absurda significativa medular estable profunda de entre el dolor y la alegría es de Nuestra Señora de los Dolores. Que, Maleo, me aferro a la dolorida absurda significativa medular estable profunda de Nuestra Señora de los Dolores. Que, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, que ya no me importa que no entiendas los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de Maleo 2001 ni a la Filosofía de la 4E de Maleo 2001. Que, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, que ya, me he olvidado que yo fallara, que yo no te llegara, que yo había arado en el mar, que yo, me he olvidado de todo eso, que ya eso no me importa. Que, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, que yo, ya, me había aferrado a la absurda significativa medular estable profunda de entre el dolor y la alegría de Nuestra Señora de los Dolores. Que, Maleo, vives en mí y reducido a ti, por ti. Que, Maleo, como lo del cartón cuadrángulo rectángulo del botiquín de Miguelito de San Carlos. Que, la fecha que ha de ser el día del manco de Lepanto y del renco de San Carlos. Que la fecha ha de ser el 29 de septiembre de 2023. Que, Maleo, que vives en mí y reducido a ti, por ti, que guindado del cartón cuadrángulo rectángulo del botiquín de Miguelito de San Carlos en que leíanse impertérritas impretermitibles inevitables palabras que mi salvación labran por ambas caras las simultaneidades de ti depende si me salvo y de ti depende si me pierdo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1063 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: