¿Quiénes las tienen y confían en ellas?

Red de Informantes

Domingo, 06 de agosto de 2023.- Presente en toda organización seria que necesita conocer, saber y manejar información esencial, básica y sensible para el logro de sus objetivos y el desarrollo productivo de sus operaciones.

La línea que separa el cúmulo de información obtenida y el derecho a la privacidad de los ciudadanos suele ser difusa y manejada a discreción de quien la posee, los aspectos legales y éticos de esos manejos deberían estar muy bien definidos en la estructura legal que garantice un contrato social justo y equitativo entre el Estado y sus ciudadanos, cosa que por demás, creo que no sucede, ni en nuestro país y posiblemente en muy contados países del mundo, quizá en ninguno.

Los administradores de los estados nacionales ordinariamente se toman atribuciones que van más allá de sus derechos y deberes.

Se sienten dueños y se les olvida que son es, administradores de la cosa pública, no sus propietarios.

Cuando del manejo del poder se trata, la red de informantes, es un elemento fundamental, que se da en casi todas partes, quitémosle el casi, en todas partes y a todos los niveles, está en todas las sopas y por supuesto incluido en todos los récipes de comida del exquisito manjar de la dinámica de los humanos, léase, la dinámica del poder y todas sus variantes.

La de todos nosotros, los que compartimos este suelo que pisamos, dondequiera que estemos ubicados.

Nos guste o no nos guste, a todos nos afecta.

Lo usan, por supuesto, la policía, los políticos, los militares, los servicios secretos del Estado, de todos los Estados, los que hacen de cabeza de familia o de grupos de trabajo, los patronos, los magnates y los sindicalistas, los directores y profesores de colegios, universidades, escuelas primarias y hasta maternales, todos pues.

Chismosos y chismosas, incluidos.

Hay, como en casi todas las actividades, redes de informantes de carácter informal y otras más formales, más profesionales.

Los que las poseen y usan, tienen necesariamente que manejarlas con mucho tino ya que una de sus reglas fundamentales, a pesar del alto contenido de chismes que implica su uso, es la discreción.

La constitución de la red de informantes, quienes la forman, los que forman parte de ella, sus datos y ubicaciones, por definición deben ser privados y la red debe y tiene que ser manejada con la habilidad de un cirujano del ojo, con precisión, conocimiento y alta técnica.

¿Quiénes las tienen y confían en ellas?

Aunque la pegunta está mal elaborada, debería ser: ¿quiénes no lo tienen? y bueno lo de la confianza, es otra voz, depende del grado de acierto de quien informa, de la certeza de sus fuentes y de lo oportuno de su revelación.

Ecuaciones multivariables de muchas interrogantes.

Hay gente que está siempre como dateada, que, hablando en criollo, saben cómo es la vaina, están enterados de lo último, con detalles y todo y si no lo saben lo inventan, aunque esos son de otra categoría.

Parecería que son buenos candidatos para formar parte de una red de informantes, pero especialistas en la materia, que por supuesto no puedo nombrar, me han indicado lo contrario.

Forman parte de la red de informantes quienes ustedes menos se imaginan, de quien usted, mi querido amigo, mi querida amiga, sospeche menos.

De allí, su profesionalismo.

Pero, no se ponga paranoico, no podemos sospechar de todo el mundo, porque si no, nuestra vida se transformaría en casi un infierno, gobernado por la duda constante y la desconfianza.

Relájese, siéntese cómodamente, pero eso si, póngase mosca, porque de donde usted menos piensa, salta la liebre.

Buenos días Venezuela, feliz domingo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1999 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social