En todo amar y servir

La celebración el 31 de Julio de los 467 años de la muerte en Roma de Ignacio de Loyola, el santo fundador de la Compañía de Jesús o de los Jesuitas, me brinda una excelente oportunidad para presentar algunos rasgos esenciales de la espiritualidad ignaciana. Ignacio (Íñigo) pertenecía a una familia noble y se hizo militar. En la defensa de Pamplona contra los franceses, una bala le destrozó una pierna. Fue operado y en la larga convalecencia, para distraerse , pues se aburría mucho, pidió libros de aventuras y de hazañas de caballeros en busca de una gloria vanidosa y mundana. Como no tenían esa clase de libros, su hermana le llevó los únicos que tenía: la vida de Jesús e historias de santos. Al leerlos, empezó a cuestionar su vida y se dijo: "Si estos santos fueron capaces de hacer cosas tan extraordinarias, yo también las tengo que hacer". Sintió que su vida había sido vana y se propuso cambiar radicalmente para ser en adelante un caballero de Jesús. Tuvo algunas experiencias espirituales profundas en Manresa, España, y en La Storta Italia, que servirían de base a sus Ejercicios Espirituales un itinerario para discernir en todo la voluntad de Dios, y entregarse con radicalidad a seguir a Jesús y trabajar por su proyecto. La conclusión de los Ejercicios Espirituales, el camino ignaciano para encontrar el verdadero sentido de la vida, es llegar a ser contemplativos en la acción, ver que la ternura de Dios se derrama en todo, y responder a esa ternura amando y sirviendo a todos y en todo, lo que implica hacerse hombre o mujer para los demás con los demás.

Pero Ignacio se apresura a aclarar que el amor se ha de poner en las obras más que en las palabras, en línea con el viejo refrán que dice "obras son amores y no buenas razones", o simples palabras bonitas. Cuando Ignacio habla de amor, no habla de un sentimiento, habla de obras que son el fruto del amor. Amar a alguien es preocuparse y ocuparse por su bienestar y felicidad, trabajar para garantizarle condiciones de vida digna y oponerse a todo lo que causa su exclusión, sufrimiento y miseria. El amor verdadero es un amor práctico, servicial. Amor como el que practicó Jesús que dedicó su vida a ayudar, a curar, a dignificar, a liberar, a perdonar. Amor solidario con el que sufre, con el desvalido para ofrecerle vida. . Amor humilde, tierno y generoso. Amar es gastarse por los demás, irse consumiendo como la vela, para dar luz y calor. En definitiva, la espiritualidad ignaciana busca discernir la validez del seguimiento a Jesús en el compromiso de establecer su Reinado y trabajar por una sociedad justa y fraternal. Por ello, el discernimiento supone partir de estas actitudes básicas:

- Indignación ética ante realidades de injusticia que mueve a la acción, para "planificar la generosidad, el ímpetu y el entusiasmo" y poner en marcha dinamismos de cambio.

-Búsqueda permannete de alternativas para dar las mejores respuestas, en actitud crítica y constructiva, con visión de futuro, combinando un sano realismo con la audacia.

-Sentido del "Magis" (Más) que busca el "mayor servicio y bien universal", es decir, elegir siempre lo que más conduce al compromiso por establecer en la tierra, el proyecto de Jesús, una sociedad equitativa y justa.

-Apertura al diálogo con las culturas y las religiones superando prejuicios y fronteras en procura de una reconciliación profunda, que sume buenas voluntades paara trabajar por un mundo de relaciones justas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1084 veces.



Antonio Pérez Esclarín

Educador. Doctor en Filosofía.

 pesclarin@gmail.com      @pesclarin

Visite el perfil de Antonio Pérez Esclarín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Pérez Esclarín

Antonio Pérez Esclarín

Más artículos de este autor