¿Hasta cuando, vecinos colombianos?

No nos referimos, ni referiremos, al pueblo de Colombia. Si a sus mal llamados líderes y demás fuerzas de poder que han dirigido ese maltratado país durante muchos años. Es continua la agresión del gobierno colombiano contra nuestro presidente. La historia se repite cada vez que la administración Uribe necesita un respiro o tapar un entuerto. De nuevo los ministros colombianos dan a conocer sus bajos instintos e intentan confundir a la opinión pública mundial sobre la actividad humanitaria y socialista que dirige Hugo Chávez, no sólo en Venezuela sino en otras partes mundo. Pero en esta ocasión la ofensa pareciera tener un trasfondo mayor. No es, pues, casualidad que tales declaraciones sean dadas por estos ministros de la administración Uribe sólo a pocos días del paso del actual presidente de los USA por América Latina. ¿No son esas a caso las recomendaciones dadas por el Departamento de Estado al gobierno del vecino país?. ¿No será ésta la nueva política que por estrategia y orden de la CIA debe seguir el gobierno colombiano, y tal vez el de otros países latinoamericano como por ejemplo México, en contra de Venezuela?.

Una manera de comprobar tal comportamiento, de estos miembros del gobierno colombiano, es la actitud tomada por el presidente Uribe cada vez que nuestro presidente, o el sistema democrático que el preside, es ofendido o atacado por algún miembro del gabinete colombiano. Basta revisar la prensa de los meses recientemente pasados para comprobar tal aseveración. Uribe no dice nada. Y el que calla otorga. Uribe da respuestas muy evasivas donde entre líneas se interpreta que pareciera que regaña a sus ministros por haber arremetido contra el gobierno venezolano al mismo tiempo que, con una palmada en el hombro, y fuera del foco de la cámara, los alienta a seguir ofendiendo a Chávez y a su gobierno.

Esta forma de comportarse del presidente Uribe nos permite concluir que él es pues la más descarada expresión de la doble cara. Pero, qué le hemos hecho los venezolanos a los vecinos colombianos (recuerden la advertencia en la primera línea) para que siempre tengamos la sensación de que ellos no son honestos en sus intenciones, y al menor descuido tiendan a herirnos, a atacarnos ¿Habrá algún resentimiento en contra?.

Como venezolanos históricamente le hemos tendido la mano al pueblo colombiano. Es que acaso esos líderes y políticos colombianos se han olvidado de la gesta de los guerreros venezolanos que liderizaron la libertad e independencia de Colombia. Es que acaso se olvidan que pacientemente los venezolanos hemos soportado durante décadas y décadas los efectos colaterales de las tensiones socio-político-militar que viven los habitantes de ese vecino país. Es que acaso se olvidan de la cantidad, en cientos de miles, de colombianos que han encontrado en nuestro país un remanso de paz. Es que acaso se olvidan que financiamos con nuestros combustibles baratos el sector energético de casi todo el territorio oriental colombiano. Es que acaso se olvidan como un minúsculo sector de desadaptados de ese país han convertido el nuestro en puente para el tráfico de drogas y otras tantas cosas malas. Igual como perpetran atracos, robos y hurtos de vehículos, y secuestro. Las evidencias están en las cárceles venezolanas y en otras instancias del poder judicial.

A veces nos preguntamos que acciones hubiesen tomado el presidente Uribe o alguno de sus ministros si fuese Chávez el ofensor. Qué hubiesen dicho los analistas internacionales y periodistas de CNN, RCN, Globovisión y RCTV.

Seguimos actuando con buena fe, el presidente así lo ha demostrado. Aún él confía en los colombianos. Aún le está dando un gran impulso al proyecto del poliducto. Aún él facilita que nuestro país sea uno de los principales socios comerciales de ese país. Aún lucha por contribuir con la paz anhelada del pueblo colombiano. Aún él está impulsando la reguralización de millones de colombianos que ilegalmente habitan nuestro territorio y han hecho vida aquí, en este país criticado por políticos colombianos por querer vivir en una democracia participativa. Aún miles de colombianos atraviesan nuestra frontera para recibir tratamientos médico gratis, educación gratis (en la democracia colombiana hay que pagarla), alimentación gratis, energía gratis o muy barata. Aún los pueblos de los llanos colombianos reciben sus alimentos, bienes y servicios a través de nuestras vías de comunicación.

Presidente Uribe demuestre que Ud. está totalmente en desacuerdo con las declaraciones de sus ministros, hágalo público y sin ambigüedades. De no hacerlo podríamos asumir que sus ministros, nombrados por Ud., sencillamente están cumpliendo sus órdenes. Sino sea valiente y asuma de una vez por toda su posición, así nuestro presidente sabrá a que atenerse.

hr_gomez_60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2041 veces.



Heriberto Gómez Zabaleta

Profesor Titular, ULA

 heribertogomez60@gmail.com      @ulandino

Visite el perfil de Heriberto Gómez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: