Pan y circo

La frase que identifica este artículo proviene de la alocución latina "panem et circenses" que literalmente quiere decir "pan y espectáculo de circo" la cual fue utilizada por Juvenal (60-140 ac), uno de los grandes poetas satíricos latinos como una crítica a la corrupción y decadencia del Imperio Romano. Por tal motivo los gobernantes de la antigua Roma le ofrecían pan y circo al pueblo a cambio de obediencia, de su confianza, sobre todo, para mantenerlo alejado de los problemas que afectaban a los pobladores y también, para ocultar situaciones controvertidas que podrían alterar la orden público de los romanos. Para esto bastaba regalarle al pueblo sacos de trigo para hacer el pan y ofrecerles entretenimientos, tantos en los coliseos como en los circos que abundaban en la ciudad, lugares dispuestos para funciones circenses donde la sangre derramada en la arena era lo más apreciado por los espectadores.

Si se compara con lo que actualmente sucede en el planeta, aquella frase de "pan y circo" cobra vigencia y esto tiene una razón: el hombre masificado no ha cambiado en nada, sigue siendo el mismo ingenuo, por no decir el mismo idiota.

El planeta está pasando por graves problemas que algunos consideran no tener importancia y ciertamente no las tiene para muchos. A los pueblos se les mantienen ocupados o mejor dicho entretenidos con espectáculos que pareciera tener trascendencia, esto los obliga a no mirar ni tampoco analizar lo que sucede en otros lugares de la Tierra. Tal situación no es circunstancial, todo está concebido en un plan macabro para que así sea. Para esto hay especialistas del comportamiento humano para ofrecerle a la gente lo que más desea y como la mayoría son estúpidos, los gobiernos y las grandes empresas de la comunicación lo que ofrecen son estupideces. Todo esto para entretener a las personas y de esta manera olviden lo que sucede en nuestro errabundo planeta azul.

Por lo menos en el antiguo Imperio Romano se les regalaba a los ciudadanos de Roma sacos de trigo, actualmente los gobernantes de muchos de los países del planeta le importa un bledo si los pobladores comen o no, de hecho, la estadística de los niños que mueren de hambre en diversas regiones del globo es espeluznante. Hoy por hoy nunca falta una jarana, una fiesta, un festival, una campeonato mundial, o un chisme farandulero, o una competencia deportiva para que la gente se olvide lo que le sucede a sus vecinos próximo o lejanos.

Durante más de tres años la prensa, las redes sociales y la televisión mantuvieron aterrorizados a miles de millones de personas por la pandemia del COVID-19. Cada día la gente se horrorizaba al conocer la estadística de los fallecidos por la enfermedad. Algo que satisfizo a Cristine Lagarde, quien deseaba que los viejos expiraran ya que estos constituyen, según ella, una carga para el estado, que por ser ella una "jovencita" con dinero el gobierno no tendrá que pensionarla. Ciertamente, murieron muchos adultos de la tercera edad, no por viejos, sino porque el Sistema de Salud Público de los países capitalistas carecía de los medios adecuados para atender la epidemia, era más fácil dejar que los ancianos murieran para complacer a la expresidente del FMI. Indudablemente, sucumbieron muchos longevos ante la terrible enfermedad y también millones de niños, jóvenes y adultos. Lo que no informaba la prensa era la noticia de los niños que fallecían por carencia de alimentos que también eran de millones, muy superior a los de los afectados por la pandemia; al igual ocurría con la gente que fallece por tuberculosis, por accidentes de tránsito, por enfermedades cardíacas, entre tantos males que están acabando con las personas. Sin embargo, la pandemia mantuvo entretenida por angustia, durante tres años, a miles de millones de personas desconociendo que las personas también mueren por motones por culpa del descuido de los gobiernos.

Menguada la pandemia apareció el fútbol, la Copa Mundial acaparó todas las miradas hacia Qatar, las aglomeraciones no importaron, el Covid dejó de ser una amenaza y había que llenar los estadios; las plazas donde los gobiernos colocaron una pantalla se colmaron; en los bares y restaurantes entre gol y gol y borrachera los estúpidos fanáticos gritaban a favor del goleador que estaba ganando unos buenos dólares sin le importarle la vida de los pobres que lo miraban. Miles de millones de estúpidos se mantuvieron a la expectativa, sin embargo, nunca en su vida conocieron de la existencia de un país llamado Yemen, y tampoco les interesa la masacre cometida por los sauditas, apoyado por EEUU y la UE, en un lugar ignorado donde mueren miles de niños yemenitas.

Terminó y fútbol, todo fue alegría en Argentina para celebrar el triunfo de unos jugadores que ganaron la copa y mucho dinero a punta de patadas. Jugadores que una vez terminada la celebración partirán hacia otros países contratados por clubes que no tienen nada que ver con la patria de San Martín. Algunos pibes quedaron sin pesos gastados en los restaurantes, otros ganaron y otros perdieron en las quinielas, pero esto pronto se olvidó. De seguido en el ambiente sucedió algo mucho más grave y más importante que la tragedia yemenita: Shakira apareció en las redes sociales cantando un tema para hablar mal de su expareja Piqué, el padre de sus hijos, así mismo, para desprestigiar a la nueva amante del jugador y a su antigua suegra. Además, para referirse en forma peyorativa de los pendejos que utilizan un reloj Casio y ruedan por las calles del mundo en un auto de pobre marca Twingo. Una forma de mostrar la cantante feminista, quien factura millones de dólares, ante el mundo y de manera descarada, que tiene una extravagante escala de valores. Mientras millones de personas del planeta bailaban y cantaban "Monotonía", los israelíes continúan masacrando los niños de la tierra palestina, un pueblo árabe de la misma raíz étnica del padre de la famosa. Así mismo, de seguro, que los fanáticos de la interprete millonaria desconocen y ni les preocupa que los gringos le roben el petróleo y el trigo al pueblo sirio. Cosas de la vida cotidiana en este planeta.

Mientras los niños, jóvenes y adultos meneaban las caderas y el trasero tal como lo hace la intérprete al ritmo de Monotonía, otro acontecimiento sacó de su estado de euforia de los habitantes del planeta: la elección de "Miss universo", esto si en verdad es algo significativo y de gran trascendencia para las relaciones internacionales. Comienza el debate sobre si en verdad la ganadora fue Miss USA o Miss Venezuela, si la pérdida de la corona de la latina fue producto de las sanciones a la que está criminalmente sometida el país de Simón. Algunos fanáticos de la belleza afirman que la hermosa dama caribeña fue sancionada por un pecado que ella no cometió, el imperio no perdona. Mientras los fanáticos de la belleza debatían sobre la gravedad de esta situación, la mayoría de los habitantes del planeta desconoce la difícil realidad de los venezolanos derivada de las sanciones aplicadas por EEUU y la UE. Qué puede importar que Venezuela haya dejado de percibir más de 200 mil millones de dólares por las prohibición de la exportación de crudo; del robo que hizo el gobierno de EEUU de Citgo; del secuestro del dinero venezolano en los bancos de EEUU, Portugal, Inglaterra y en otras entidades financieras europeas; del robo del oro de Venezuela por parte del Reino Unido; de los salarios y la pensiones de hambre que devengan los venezolanos por la falta de divisas; de los muertos por carencia de medicina importadas; de la imposibilidad de dotar los hospitales con instrumentales importados lo cual redunda en la falta de atención médica en los nosocomios… Ciertamente, para qué dirigir la mirada del mundo hacia el país tropical, más trascedente era la elección de Miss Universo.

Todavía los terrícolas no se había sosegado de las situaciones derivadas de la copa de fútbol; del desconcierto, resultado de la aparición de Monotonía y de la elección de Miss Universo, otro acontecimiento peor se estaba cocinando que podía poner en peligro las relaciones internacionales: El príncipe Harry cumplió su amenaza, publicó y salió a la venta el libro de "En la Sombra" una obra basada en chismes de la realeza inglesa, la cual pone en evidencia la monotonía aburrida, tal como se vive en el palacio de Buckingham. No cabe duda, a raíz de la publicación del libro todo el mundo está pendiente de la familia palaciega británica, a todos les interesa las rivalidades entre los dos hermanos, el heredero a la corona, el príncipe Guillermo, duque de Cambridge y su repuesto, duque de Suusex, el autor del libro. Quizás por esta razón la novela se convirtió en un Best seller y de inmediato 3,2 millones de personas dispersas por el mundo compraron En la sombra.

Mientras todos los anteriores acontecimientos ponen el alma en un hilo al corazón de millones de estultos, los señores del poder hacen lo que siempre: la guerra. EEUU y los antiguos imperios europeos unificados en la UE intentan mantener y sostener la unipolaridad, algo ya insostenible. Por esta razón le declaran guerra a Rusia, bajo la excusa de la supuesta invasión a Ucrania. Hoy nuevamente, tal como se hizo durante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de naciones declaran una ofensiva contra la tierra del poeta Alexander Pushkin, tal como antiguamente lo hizo la Alemania nazi. La excusa no es lo importante, la única razón es que EEUU se niega aceptar que la unipolaridad es un asunto remoto; así mismo, ya el dólar perdió el poder comercial del siglo pasado; actualmente EEUU no es el dueño de las rutas comerciales del Pacífico; tampoco la tecnología es de su propiedad; que la investigación y exploración espacial ahora está en manos de varios países como Rusia, China, India, Irán; además que la energía nuclear no es un secreto de la potencias occidentales y de allí el peligro, dado que otros países comparten este conocimiento; que las siete hermanas no tienen el monopolio de la exploración, producción, refinamiento, explotación y comercio del crudo, ahora existe la OPEP, Rusia, China y otro países con capacidad de producción, refinamiento y explotación de petróleo. Ya se acabó el tiempo de los monopolios yanquis, de las empresas europeas en el medio oriente, del negocio del gas. Es por esto y por otras razones similares es que actualmente se desarrolla la Tercera Guerra Mundial entre Rusia contra EEUU, la UE, OTAN y Ucrania que recibe armas, financiamiento y entrenamientos de sus tropas en nacciones occidentales. Por motivos análogas es que EEUU y la UE amenazan a China bajo la excusa de sacar a los hijos de Mao del territorio chino de Taiwán.

Los acontecimientos seductores, como los descritos en los párrafos anteriores no paran, dentro poco llegará el carnaval, luego el beisbol de la grandes ligas, el mundial de basquetbol, el festival de yoyo, el super bowl, la Eurocopa, la reina internacional del café, maratones en varias ciudades, la reina internacional del aguacate, la carrera de galgos…Mientras tanto, ahora el pueblo no recibe pan, porque millones mueren de hambre, ahora solo se les da circo, los estúpidos se conforman con estar entretenidos bailando el último regatón de Bad Bunny. Evidentemente, la publicidad, la religión el deporte, los partidos políticos se alimentan de los fanáticos y quizás por esto el enciclopedista francés Denis Diderot expresó: "Del fanatismo a la barbarie hay solo un paso·. Lee que algo queda.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 802 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor