Cáscara Amarga 703

Contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda

Contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda. La contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda de Marcel Marceau. Este cura ignaro raro cleuasmo quiasmo asno, ha de rehacer el universo mundo espacio tiempo natura persona porque y para de la curiosidad y del discernimiento, llevado, este cura, por la forma especial significativa conmovedora del entendimiento y la estético ética espiritual de la teoría y tesis innovadora novedosa avanzada cojedeña TINACO de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético en el contradictorio medio maleoiano profundo de Maleo 2001 en la perogrullada primera vez de Perogrullo, de permanecer perdurar persistir pervivir resistir difluir, aun y aún, mas y más, quizás y sin quizás, con el espacio tiempo, en el espacio tiempo al espacio tiempo, porque y para la manera borrosa difusa caliginosa chispeante. Y, como tiénese dicho y como deténtase mentado, esto es continente que contiene los contenidos de la contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda, la contradictoria respiración marcelmarceauiana profunda de Marcel Marceau, de entre la mudez y la lengua, de entre la mímica y la monserga, de entre lo sencillo y lo complejo, de entre el vivir y el morir, de entre la vida y la muerte, de entre la mortalidad y la inmoralidad, de entre la materia y el espíritu, de entre materia y radiación, de entre lo visible y lo invisible, de entre la partícula y la onda, de entre el hacer y el deshacer, de entre el retiro y el asumo, de entre la perfección y la imperfección, de entre vale la pena y no vale la pena, de entre lo esencial y lo no esencial, de entre natura y persona, de entre el estilo y la especulación, de entre la tristeza y la alegría, de entre las flores y la escoria, de entre las perlas y los puercos, de entre las margaritas y las tumbas, de entre la ilusión y la alimentación, de entre la rabia y la ternura, de entre el aprehender y el aprender, de entre el fontanero y el fuego, de entre el suelo y el cielo, de entre las cosas y las no cosas, de los casos y los no casos, de entre los atributos y los no atributos, de entre los aspectos y no aspectos, de entre el ser y no ser. Asina, vivió el padre abanderado del mimo, Marcel Marceau, margullido hasta el cuello en el efesoíta río heraclitoiano de Heráclito de las palabras pareadas paradójicas, y en de por medio de entre el cricrí de las margaritas de don Federico, y, asina, la contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda de Marcel Marceau. Con divagancia y sin divagancia, con quizás y sin quizás, y, a buen seguro, ha de pasarle a cada mujer y cada hombre, en menor cuantía a lo que le pasara a Heráclito, que era margullido en un tambor con mierda, y, ni siquiera por la mitad, como la bacinilla desconchada de Rosa María, mitad llena de miao y la mitad vacía, y, tanto la bacinilla en equilibrio armónico contradictorio concupiscente 69 cojedeño de Maleo 2001 ¡No! y ¡No! En Heráclito era lo límite límbico fronterizo lo escatológico a la boca del filósofo, lo que en aquel entonces se creía que era la cura de la hiperhidrosis de la que padecía el padre abanderado de las contradicciones y del quiasmo río efesoíta. Y, bueno, lo margullían en aquella gigantesca bacinilla full de caca, ternura y alegre zumbido de las moscas del poeta Antonio Machado. Y, a mas y a más, escatológico era Sancho Panza. Y volvíase caca cuando su señor don Quijote, arremetía contra aquello que fuere de su imaginaria mentada mágica magina. Y, en esto, los molinos de viento y el fiero león enjaulado del general de Orán. Y, pare de contar que no voy a acabar. Y, Sancho, palo gallinero, cagábase siempre sobre las encinas, asina como fuera el árbol de encina del que Don Quijote libera al chamo atado que era golpeado por su amo, encinas asina del camino comino comido, caía, y, la mayoría de las veces chorreaba el comino comido escatológico hasta la raíz de la enclavada planta encagada, barrunte a la pestífera nariz, de la cagantina de Sancho, y, en que el jumento amigo del escudero cagado, también, fuía cagado de aquella máquina fabricante de locuras, por lo de las contradictorias refriegas quijotescas profundas de las contradictorias ironías quijotescas abismales de entre la razón y la sinrazón, de entre la locura y la cordura, de entre la justicia y la injusticia, de entre la libertad y la opresión, del caballero andante cagante de la triste figura. Y, Sancho, como en la era de las computadoras, de volver a cargar y de volver a cagar, asina como el cuento del gallo pelón, y, don Quijote en su modo y estilo como el cuento del cacho ´e vaca y adiós al amigo. Y, lo escatológico de Sancho Panza, que en bien las contaba y en bien las narraba y en bien las relataba el poeta Miguel de Cervantes Saavedra. Y, como tiénese dicho y como deténtase mentado, de entre la respiración, la ilusión y la alimentación, RIA, a mas y a más, de juntarse juntas todas con la respiración en Marcel Marceau, le animaban en sus caretas y múltiples caretas miméticas, en sus facetas y múltiples facetas simuladoras falsetas, la contradictoria respiración marcelmarceauiana profunda de entre la ilusión y la alimentación, y uno nunca sabe, en el decir Exupéry, y, aun y aún, que fuera Anne, como lo fuera Manuelita, en el Libertador Simón Bolívar, como lo fuera Dulcinea en el caballero de la triste figura, don Quijote, como lo fuera María Magdalena en nuestro Señor Jesucristo Sacramentado, tal lo manifestara siempre Rosa María, asina como lo fuera Maleo en Maleo 2001, y cada uno con un callo en el culo, de entre estas nalgas son mías, de entre desgracias y desgracias de don Francisco, el radiante ojo avizor, y, aun y aún, en Marcel y Maleo 2001, un callo en la silla turca topológica borrosa del efenoide. Y, siempre el callo impulsivo metano agradable en la boca fronteriza escatológica de la boca del filósofo efesoíta, del trasero explosivo gris borroso humano de don Pancho, siempre el callo impulsivo metano agradable de permanecer perdurar persistir pervivir resistir difluir, aun y aún, mas y más, quizás y sin quizás, con el espacio tiempo, en el espacio tiempo al espacio tiempo de manera borrosa difusa caliginosa chispeante de la traslación de la trascendencia de la transformación de lo cuantitativo y lo cualitativo en difuminación continua espectral sin saltos de talanquera ni vuelo de galleras, contenidos que contiene el continente de la filosofía de las cuatro "E" de Maleo 2001, la filosofía del entendimiento y la estética ética espiritual y de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de Maleo 2001 en el contradictorio medio maleoiano profundo de Maleo 2001 en la perogrullada primera vez de Perogrullo, tanto como la contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda de Marcel Marceau.

Con digresión y sin digresión, la contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda de Marcel Marceau, ha de tener su grafía grata gratificante en la sombría penumbra whitmaniana de Walt Whitman, del lienzo pictórico blanquinegro del yin yang, del lienzo blanquinegro de la composición con hoja de Fernand Léger, en lo correlativo cóncavo convexo contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño Maleo 23001, en el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso de la línea curva lemniscata de Bernoulli, de la parábola cubica de Picasso, de la silla turca topológica borrosa del efenoide. La contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda de Marcel Marceau, ha de tener su grafía grata gratificante en el dos de oro del tarot, continente de continentes que contiene los contenidos de la lemniscata de Bernoulli, la parábola cubica de Picasso y la silla turca topológica borrosa del efenoide. El dos de oro del tarot es continente de continentes que contiene los contenidos de las figuras geométricas euclidianas tal el cuadrángulo rectángulo de Euclides Pitágoras Sócrates Kelsen. El dos de oro del tarot continente de continentes que contiene a los contenidos del contradictorio medio maleoiano profundo Maleo 2001 en el punto crucial decisivo inflexivo topológico borroso del ombligo concupiscente 69 cojedeño de Maleo 2001 de los casos correlativos límite contradictorio caliginosos complementarios coordinados congruos de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético en la perogrullada primera vez de Perogrullo en la contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda de Marcel Marceau.

Si la contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda de Marcel Marceau es la perogrullada primera vez de Perogrullo. Entonces sea dicho que la contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda de Marcel Marceau es el contradictorio medio maleoiano profundo de Maleo 2001. Ergo vergo sea dicho que los casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001 han de tener la grafía grata gratificante en el dos de oro de tarot continente que contiene al contenido de la contradictoria pantomima marcelmarceauiana profunda de Marcel Marceau.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 589 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: