El antimadurismo y el interino marcan autogoles

Es impresionante y muy lamentable la cantidad de autogoles que le han marcado a Venezuela, en la que aún no estamos totalmente seguros de que puedan llamarse como "unos auténticos autogoles"…ya que a ciencia cierta no sabemos si el color de sus uniformes tengan que ser considerados de que juegan para el equipo venezolano y que eso pueda confundir a las personas, porque intentan parecerse a la oncena nacional, pero que tienen una franela por debajo de la oficial franela color vinotinto…

Ya que cada vez que se han levantado la franela para festejar los sospechosos autogoles que han marcado para favorecer a la derecha internacional, se han dejado ver "la otra franela" con la cara del jefe imperial, Joe Biden…y en el caso del interino, cuando marcó un gol, comenzó a gritar: ¡que me devuelvan Monómeros!...y en su "franela interior" se le veía que tenía estampada la cara de su gran padre sentimental, el expresidente estadounidense, Donald Trump…

Y en otro juego realizado, perteneciente al "grupo de la muerte", ya que Venezuela debe jugar en contra de: 1.- el imperialismo estadounidense, 2.- los fantasmas del grupo de Lima y 3.- la unión europea…el antimadurismo marcó un nefasto autogol en contra de Venezuela, en la que mostraron una terrible franela que decía, "no al desbloqueo" y por el lado de la espalda, tenía otro escrito "Por favor, que sigan las sanciones"…

Tenemos el patético caso del interino, cuando quiso cobrar un penalti, sacó una gigantesca bandera con el siguiente comentario antipatriótico: "El Esequibo es de Guyana" y en la franela que usó ese día tenía escrita una frase digna del axioma jurídico, "a confesión de parte, relevo de pruebas"…porque decía: "con mis lingotes de oro, no se metan"…y después de marcar el gol de la traición, comenzó a gritar: ¡Citgo!... ¡Citgo!...¡Citgo!...

Es importante señalar que en el siguiente juego que decidía la clasificación de Venezuela para pasar a la siguiente fase…las franelas de los jugadores antimaduristas y de su autoproclamado capitán interino, tenían escrito por un lado: "que vivan las guarimbas" y en la parte de atrás, decía: "yo amo al imperio" y le pidieron al árbitro principal, que jamás sacara la tarjeta roja, porque ese color es demoníaco…


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 665 veces.



Oscar Bravo

Un venezolano antiimperialista. Politólogo.

 bravisimo929@gmail.com      @bravisimo929

Visite el perfil de Oscar Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: