El Che y la Revolución continental

Influido por las ideas de libertad, soberanía e independencia de hombres insignes como El Libertador Simón Bolívar y José Martí, y teniendo como guía la teoría científica marxista-leninista, el Comandante "Ernesto "Che" Guevara concibió la idea de emprender una "Revolución continental" que liberara y uniera a América Latina y El Caribe como una potencia frente a la hegemonía del imperialismo de Estados Unidos, de allí su trascendencia internacional y su influencia en los movimientos de liberación nacional para la construcción del Socialismo y del Hombre Nuevo.

La participación del "Che" en la lucha por la liberación de Cuba lo hizo ver un horizonte amplio, continental, con una política integradora, emancipadora del yugo imperialista para construir pueblos libres y con la economía al servicio del hombre y la mujer y no para beneficios de la burguesía, del capitalismo. Una visión de largo alcance para la independencia definitiva de Nuestra América por la que lucharon nuestros ancestros indígenas contra la conquista, colonización y vasallaje de las potencias destructoras del mundo.

La Revolución Continental, por supuesto, no fue una idea primaria del "Che", sino de hombres de la talla de Bolívar y Martí, y de tantos otras y otros luchadores por la libertad de Nuestra América. Hoy esa llama de libertad sigue presente en los pueblos oprimidos del mundo donde las ideas del "Che" guían la acción.

Después del triunfo de la Revolución Cubana, en enero de 1959, la idea de lanzar una "Revolución continental" la llevó a la práctica, lucha que comenzó en Bolivia a partir de su llegada a esa nación en agosto de 1966. Después de organizar la guerrilla sin el apoyo de algunos integrantes del Partido Comunista Boliviano, el "Che" comienza la ardua tarea de crear conciencia en la población indígena, campesinado y la clase obrera boliviana, tomando caseríos y pueblos y enfrentado a la fuerza armada y policial dirigidas por el Pentágono a través de la CIA. Es una tarea dura la que enfrenta pero su conciencia revolucionaria lo lleva a proseguir el camino para conquistar el triunfo revolucionario.

El 8 e octubre fue herido, capturado y llevado a una escuelita en La Higuerra. El 9 de octubre de 1967 el sargento Mario Terán, del Ejército de Bolivia y siguiendo las órdenes del gobierno de Estados Unidos, fusiló al Che.

La teoría y la práctica revolucionaria siguen vigentes. Criticó duramente el burocratismo enquistado en el Estado, del cual dijo que este mal no es esencia ni nace en el socialismo sino en las sociedades donde señorea la burguesía y sus secuaces. Creía firmemente que para conquistar y mantener el poder y construir el socialismo el camino válido es la lucha armada, sin embargo, en muchos países de América Latina y el Caribe las fuerzas revolucionarias, patrióticas, democráticas y de izquierda han llegado al gobierno por la vía electoral, es decir, participando por las normas impuestas por la burguesía en el poder lo que dificulta la gobernabilidad ante la desestabilización que promueven factores de poder, entre esas acciones están el golpe de Estado, actos terroristas y juicio político.

A 55 años de su asesinato su ejemplo sigue vivo y los pueblos de Nuestra América en pie de lucha para construir una sociedad nueva: el Socialismo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 498 veces.



Alcides Castillo

Periodista-Politólogo-Especialista en Sistemas y Procesos Electorales

 acastillo472@hotmail.com

Visite el perfil de Alcides Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alcides Castillo

Alcides Castillo

Más artículos de este autor