El Cordonazo de San Francisco!

En estos tiempos iniciales del mes de Octubre, inicia la pretemporada decembrina, la que llena los oídos con gaitas y villancicos, la misma que marca un ingreso adicional de BsD (Aguinaldos), en nuestros menguados haberes. Y por supuesto el país se prepara para finiquitar el 2022, como un año de recuperación en el marco de la economía vapuleada por las medidas coercitivas.

Pero en ese análisis cotidiano deben insertarse dos elementos que nos mueven la historia y la realidad de vida. Una, los 40 años de la Masacre de Cantaura cómo un hecho genocida, dónde se le segó la vida a un grupo de jóvenes que inspirados en el amor a la patria, luchaban contra un régimen opresor que ahogaba la vida de las y los Venezolanos y por otra, la situación del desajuste ambiental manifiesto por el Cambio Climático. Y en ello nuestro sobresalto ubica las amenazas de huracanes caribeños que han querido tocar costas venezolanas, en estos últimos días. Pues bien estás extrañas eventualidades meteorológicas están muy próximas a manifestarse y más cuando estamos en una temporada ciclónica y de tormentas tropicales.

Hace dos días hubo inestabilidad atmosférica en toda Venezuela, casas inundadas, negocios anegados, casas sin techo, Guayas del tendido eléctrico desprendidas con impacto nefasto en vidas humanas, quebradas desbordadas y otras eventualidades con desastres hacia lo urbano y lo colectivo.

Según para el 4 de Octubre está previsto el Cordonazo de San Francisco de Asís, quien gobierna estos eventos y se anuncia con copiosa lluvia, truenos y relámpagos, la despedida del Ciclo húmedo en el trópico de Cáncer. Dicen que este cura con poderes sobrenaturales, dominador de las aguas, se sacó su cordón de la cintura y lo sacudió de tal manera que hizo llover, antes de secar la madre tierra y dejarla en su ciclo secano. (Ni invierno ni verano como suelen decir.)

Pues esperamos que el ciclo cierre, aunque hay pronósticos de que seguirá lloviendo y ello se corresponde a unas variantes climáticas fuera de lo normal, atípicas y derivadas de desequilibrios ambientales, producidos por el modelo de vida capitalista.

No es moda lo del Cambio Climático, es un hecho real y ante ello, debemos actuar, bajo una lógica de vida. Si estamos acabando con los bosques que equilibran los ecosistemas y la madre tierra, debemos sembrar y plantar árboles para reponer el desastre de la tala, los incendios y el aprovechamiento de la madera extraída de dichos santuarios.

No dejemos esto para después, el que quiera Madera que la siembre y así compensaremos un poco la locura y obtendremos algo de mitigación a la agresión desmedida a la naturaleza.

Nuestra Misión Árbol, debe ser una Gran Misión y programar los 200 años del Decreto de Chuquisaca del Padre Libertador Simón Bolívar, porque la Madre Tierra lo necesita.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1250 veces.



Antonio J. Rumbos O.

Médico Veterinario. Ambientalista. Exconstituyentista

 Rumboambiental@gmail,com

Visite el perfil de Antonio J. Rumbos O. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio J. Rumbos O.

Antonio J. Rumbos O.

Más artículos de este autor