El Dólar no es la solución

Hace mucho tiempo desde que empezó la pandemia, no pasaba por Sábana Grande, pero este domingo me invitó Teodosiano a tomarnos un café con galletas, a ver las tiendas, todo para comprar pantalones y una cholas. Luego de tomar el café, nos disponemos a ver precios y recorrer por esa calle tan conocida y popular las diversas tiendas.

Vemos con estupor y asombro como todos los precios de los artículos marcados en dólares, ya el Bolívar nuestro es prácticamente inexistente, tan sólo una utopía, el comerciante quiere el billete del Tío Samuel, o sea el verde dólar de guerra.

Como nos conquistan tan fácil estos fuereños gringos, casi sin darnos cuenta, con el cuento de "El Sueño Americano" la libertad, y el libre comercio, y con su dólar verde de papel, ese mismo que escrito dice que en Dios ellos confían, "We Trust in God"

Estados Unidos hoy es un país donde hay más de cien millones de pobres que viven en las calles, en cajas de cartón, duermen en las aceras de las grandes ciudades, o viven y mueren en los suburbios bajo la lluvia y el inmenso frío invernal.

En nombre de un sistema en decadencia nos han conquistado con su dólar verde, pena de que un país que es el rey de todas las guerras, las inventa o las crea para su conveniencia. Una nación donde la droga, la prostitución, la muerte corre de la mano de locos que disparan a mansalva en escuelas, súper mercados, plazas e iglesias, asesinando a diario a personas inocentes, que U.S.A es hoy el centro de los carteles de la droga, donde las drogas corren por las calles como el viento, donde más droga se consume en el Mundo, intoxicando a niños hombres y mujeres, que los héroes de las guerras de Iraq, Afganistán Libia etc, caminan hoy por las calles "de ese sueño americano" inválidos y desechos por las mismas drogas que les administran en las comidas, aún sin ellos saberlo, cuando van a esas guerras, para que los soldados puedan soportar el asesinar a sangre fría a tantos niños, mujeres y personas inocentes (daños colaterales) de las guerras los llaman los gringos y soportar ver tantos, y tantos horrores.

Lutecio

El amigo Lutecio dice, cierto que nos han conquistado hoy con su dios de la guerra, el billete verde que no está respaldado por el oro. no es sino un papel de intercambio. De este modo la inflación y el déficit de la economía estadounidense causado hoy por las guerras, en particular la de Ucrania donde mandan millones y millones de dólares en armas, para que los ucranianos le sirvan a la OTAN y U.S.A. de carne de cañón contra el "oso Ruso" tan temido por los Halcones de la Guerra en El Pentágono, el virus COVID y otros diseminados por la Tierra, por algún laboratorio "secreto" de la guerra de quien sabe quien (se sabe).

Las sanciones contra naciones y personas en Cuba, Venezuela, China, Rusia, Nicaragua Vietnam del Norte etc, son importadas y traídas por el dólar (Dólar Libre)a Venezuela y otros países dolarizados, nosotros los venezolanos de este modo somos los que pagamos los impuestos de estas guerras, somos como quien dice en el lenguaje del Tío Samuel los paganinis al aceptar como lo estamos haciendo y permitiendo hoy, el dólar como moneda llamemos a esto también " daños colaterales".....

Las sanciones se devuelven contra los que las generan y hoy por hoy los golpean con fuerza

Hay que tener dignidad.

La dignidad de los pueblos debe ser el faro, la luz que enfrente y se oponga a todas estas calamidades e ignominias que hoy nos están acogotando. Comportarnos nos toca como Misia Tomasa, Doña humilde y muy pobre que vivía en un barrio de Caracas, que tomando del brazo a Hugo Chávez, de visita en el Barro Las Luces, por aquellos días de la Huelga Petrolera y de comercio, lo sube por los escalones a la terraza de su casa, donde en ese momento se encontraba su familia, el esposo en silla de ruedas y cuatro de sus hijos, y mostrando la olla con leña en la que cocina únicamente arroz blanco, le dijo a Chávez con el cucharón en una mano -Mira Chávez ,

¡no te rindas!

Solo cocino arroz blanco

porque no se consigue otra cosa,

¡mira esa madera! es de mi cama,

aunque tuviese que hacer leña la puerta de mi casa,

¡no me rindo!.

No, no pienso rendirme nunca, le contestó el hoy Comandante Eterno.

Revivir el pensamiento de Hugo Chávez.

Debemos revivir traer al presente la doctrina, principios éticos y sus visionarios discursos y enseñanzas de Hugo Chávez,

¡tanto que nos enseñó!

Para que los jóvenes de hoy, la conozcan.

No basta con decir o escribir "Aquí no se habla mal de Chávez"

Debemos enseñar, predicar y vivir con su ejemplo.

Alguna juventud hoy vive engañada

Lo que se les ocurre hoy a la juventud que está encandilada por los medios amarillistas de la prensa, radio, y televisión mundiales al servicio del gran capital, es lo de marcharse deslumbrados e hipnotizados de su patria Venezuela, aventurarse a recorrer las Selvas del Darién panameño, en una aventura suicida para llegar al soñado "Sueño Americano" a cruzar el río Bravo que cuántos de ellos han muerto y perdido todo lo más valioso: hijos, hermanos esposa, para luego mendigar un permiso de residencia temporal luego de pasar día encerrados y mal alimentados, durmiendo en el suelo en cárceles o albergues provisional en el país de

"El sueño Americano"

Los que tienen dignidad.

Como aquellos médicos jóvenes y profesionales que se han quedado luchando, trabajando, construyendo en su patria Venezuela, personas con ética y principios patriotas que sienten a su patria como la sintieron los libertadores, Bolívar y Chávez y tantos otros.

Dios guarde a estas personas, que hoy impulsan y luchan contra un injusto bloqueo gringo, por mantener la dignidad y el motor de su patria funcionando.

Agradecidos debemos estar a todos estos venezolanos que se quedaron a defender su patria aportando trabajo y conocimientos.

Los Encandilados

Suerte le deseamos a los compatriotas que se fueron encandilados, por los medios nacionales e internacionales ,aquellos que atravesaron la Selva Panameña y toda Centroamérica, y para lograr el "sueño Americano" tan anunciado por los interesados vendedores de sueños que se lucran con Monómero, Citgo, PDVSA o el oro de Venezuela en Banco de Inglaterra y que expropi+andolos ilegalmente, robando a todos los venezolanos, merecen el desprecio y la de las personas y gobernantes que mantienen las banderas de la dignidad y el Un Mundo Pluripolar.

Para ellos El Salmo 23.

Que en paz descansen los miles de compatriotas que engañados han perdido la vida en tierra extraña, asesinados o por algún accidente inesperado o soportado.

Aquellos otros venezolanos que aguantan el desprecio de aquellas personas racistas en las naciones donde han elegido vivir, enemigos del expatriado, llamándolos marrones, sudacas, y otros alias.

Merecen compasión, aquellos otros profesionales que siendo médicos, ingenieros o con diferentes títulos logrados con su esfuerzo y pagados gratuitamente por la Patria Bolivariana, hoy trabajan de Sol a Sol mal pagados en otras naciones donde se han radicado escapando de este Régimen y que hoy se encuentran trabajando de: delivers, jardineros, limpiando casas o cuidando niños, o de meseros, lavaplatos etc, por esos venezolanos que dejaron padres, hermanos, que han abandonado quizá para siempre a sus raíces y familia en Venezuela, llevándose a los hijos y dejando a sus padres sin la ilusión de ver crecer, y abrazar a sus nietos. Estos venezolanos son dignos de lástima, oremos por ellos, para que tengan suerte.

Pues la vida es muy corta.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 509 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor