Vista desde una perspectiva doméstica, no apta para sesudos

La Caída del Euro

Sábado, 23 de julio de 2022.- La Caída del Euro.

Vista desde una perspectiva doméstica, no apta para sesudos.

Primero que todo y antes que nada, usted sabe muy bien que usted no es un especialista en la materia, no es un experto, no es un monetarista consagrado, no lo es, pero, eso sí, trata de estar enterado, informado, lee las noticias, oye la radio, la nacional y por supuesto, la internacional, chequea constantemente la internet, consulta, es un curioso activo.

Le gusta estar enterado, bien enterado, como a Antonio José.

Por otra parte, usted, mi querido amigo, mi querida amiga, es una persona observadora y por años ha venido chequeando, siguiendo y observando atentamente cómo marcha la economía a nivel mundial.

No es un magnate, no es un financista internacional, un inversor a toda vela o un capitalista encapillado o quizás, un consejero corporativo, no, pero como a muchos de nosotros, le gusta saber cómo van las cosas en el mundo en que vivimos.

Le gusta la materia y se mantiene informado.

De nuevo, usted no es un experto pero podría entrar en el rango de los que están informados.

Hace un tiempito le cayeron unos churupos, le pagaron una deuda vieja que creía incobrable, se ganó la lotería que ahora la están pagando en dólares, vendió su carro o un apartamentico de playa, al que ya ni iba, el de Las Mercedes Paparo, el de Higuerote o aquí mismo el del Litoral guaireño o le mandaron una buena remesa o tal vez lo que vendió fue una finquita que recibió como herencia de una tía lejana.

Qué se yo, le entraron unos realitos y ante la inflación devoradora en la que tenemos años viviendo, usted se dijo, nada, hay que cuidar esa platica y colocarla en dólares.

Y así lo hizo, prácticamente sin intereses, pero sin perder valor.

Ahí, estaba la libretica que veía de vez en cuando y además, la chequeaba, como le había enseñado una sobrina muy viva que ahora vive en Madrid, chequeaba su cuenta por la Internet, directo en línea.

Pero usted siempre ha sido una persona inquieta y de mucha iniciativa y además informada y analizando, pensando, razonando, se dijo a si mismo: si un Petro equivale a 1.20 $, era así en aquel momento, aproximadamente, no recuerdo con precisión, pero acuérdense que yo tampoco soy un experto, entonces, se dijo, esto como que es lo más conveniente y usted decidió y así lo hizo pasar su platica a euros.

Lo hizo y se sintió muy bien con la decisión tomada, fue lo mejor, hice bien, se dijo.

Y su nuevo amigo el Euro permanecía estable.

Pero este año con la guerra en Europa todo cambió, las sanciones contra Rusia, las perspectivas de la agudización del conflicto, entre otras cosas, modificaron la paridad cambiaria y el euro que inicialmente se emparejó, ahora pierde terreno frente al dólar.

Estos gringos que no se quedan tranquilos, me comentó un amigo.

Y yo me pregunto, usted se pregunta, como muchos, ¿quién me habrá mandado a inventar?

Nadie, el ser humano que es así, unas veces acierta, otras, se equivoca.

Y este planeta azulado, que ocupamos, sigue dando vueltas sobre su eje, con un cierto grado de inclinación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 939 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: