La Academia de la GeoHistoria del Estado Sucre

Hay que hacer mucho más cosas que sacar una declaratoria de "expulsión"

"Sábete, Sancho, que […] todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas, porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien esté ya cerca.[…]". Don Quijote de la Mancha

Hace ya cuatro años me retiré de la Academia de la GeoHistoria del Estado Sucre, la que fue politizada y enajenada. Esa que abandonó el espíritu indomable y libertario -conciencia crítica le dicen-, quedando encinta de la más ignominiosa destrucción al patrimonio cultural de la ciudad de Cumaná: la demolición de obras originales de la Casa Cajigal o Casa de Gobierno (mayo 2018).

Lo que abandoné fue la Academia de la GeoHistoria del Estado Sucre. Lo hice sin voltear hacia atrás, caminando lento pero con paso firme, hacia el Área de Interés Histórico de la ciudad de Cumaná, pensando si acaso el espíritu universitario, ese que siempre conservaré en la memoria, no dejó esa fundación antes que yo. Hablo del espíritu de lucha por romper diques que detienen, no del que los construye para defender dominios.

No tengo ninguna duda, que este escrito que aquí presento es, por su propia circunstancia, un reflejo de los hechos que se van sucediendo, como un huracán político soplando en los últimos cuatro años que han llevado a la Academia de la GeoHistoria del Estado Sucre a esconderse tras los diques.

Asi, al seguir la saga que ellos establecen, vemos recorriendo los acontecimientos, pues no se trata de simples polémicas internas, sino de la expresión en toda su plenitud del desenfado del pensamiento que pretendo caracterizar y el propósito de una reflexión sobre la irreflexión de los políticos de segunda acostumbrados al trabajo sucio para disuadir cualquier lucha.

Pero, ahí están de nuevo, con los mismos fantasmas, los mismos prejuicios y las mismas posturas recalcitrantes. Siempre arrogantes y sordos cuando no estan aletargados producen llamados al orden, a la defensa de lo establecido y a las sanciones para los responsables de su propio agravio.

Cuando leí el oficio de "suspensión de membresía" de la Academia de la GeoHistoria del Estado Sucre, no me asombró porque tienen sentido del ridículo. Esta "expulsión" es el más claro reflejo de lo que llaman estafa politica y destrucción del contrario.

Por lo que me pregunto: ¿Cómo explicar una "expulsión" habiendo renunciado en mayo del 2018 a la Academia de la GeoHistoria del Estado Sucre?

Simple, abusivamente se manejan como aparatos para-estatales de intimidación y descredito, que con la argucia de la "expulsión", pretenden ofender:

  • Primero, mis credenciales académicas y de investigación realizadas, entre otros, cinco publicaciones de historia urbana local.
  • Segundo, mis aspiraciones al concurso de credenciales por la nominación al cargo de Cronista del Municipio Sucre del Estado Sucre.
  • Tercero, mi defensa contínua y sistemática del patrimonio cultural de la ciudad de Cumaná.
  • Cuarto, mi condición de co-autor de la Propuesta de Reforma de la Ordenanza sobre el Cronista del año 1991.
  • Quinto, mi rechazo categórico a aceptar la "postulación" o el "visto bueno" del actual cronista de la ciudad de Cumaná.

Sin pretender eludir el asunto planteado y asumiendo las consecuencias de esta respuesta, voy a dejar claro que, ese oficio de "suspensión de membresía" está determinado por el desprecio y el resentimiento. Pero en fin, cada quien esta donde le corresponde o donde le interesa, estar.

En todo caso, para que la preocupación que los anima no sea un dolor de cabeza que quieran traspasar a algún ente oficial al que, luego, se le exigirá cumplir con su deber; es bueno apuntar al centro del problema, que no está, de ninguna manera, en la formalidad de un documento de "suspensión de membresía".

Para que efectivamente la preocupación que les embarga vaya más allá de una élite arquitectónica o etnológica y se convierta en un sentimiento colectivo, hay que hacer mucho más cosas que sacar una declaratoria de "expulsión" de la Academia de la GeoHistoria del Estado Sucre.

Pero, busquemos el hilo para que puedan salir de su propio laberinto que los vincula:

  1. Ver coincidir una pírrica directiva de inmodificable postura autoritaria, ahora lánguida, como juez y parte de las fuerzas represivas.
  2. Un precario académico, ahora secretario general, en su lamentable aventura, recibe respaldo por intuir una conducta de político de segunda. Él mismo, ¿No sentirá rubor? ¿No le parece penoso? ¡Que bochorno¡
  3. Una pírrica directiva que "suspende la membresía" como autoridad feudal, donde el peso masivo de sus miembros muertos o fallecidos es decisivo.
  4. Una pírrica directiva, cual camorreros de un sindicato de estibadores, haya decidido "suspender la membresía", a como dé lugar, con un oficio al parecer muy perturbador para ellos mismos.
  5. El resucitar de los Torquemada para lograr su apetencia de poder.
  6. Una pírrica, desquiciada y ahora mercenaria directiva que se convierte en fuerza de choque del conservadurismo atrasado y ramplón.

Por todo esto, les pido que llamen a elecciones, porque es evidente que en estos debates siempre aflora lo que en los papeles oficiales de la Academia de la GeoHistoria del Estado Sucre no se dice: las convicciones y los prejuicios que determinan la lectura definitiva que cada quien le da a los acontecimientos del mundo objetivo.

Pienso que esa es la tarea.

¡Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas de pensamiento¡

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1296 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: