Primero de Mayo por salario constitucional igual a cesta básica ($ 500)

"la riqueza de la sociedad es creada por los obreros, campesinos e intelectuales trabajadores"

MAO TSE TUNG

*Dedicamos el presente artículo a los trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (SIDOR), quienes se encuentran en estos momentos en huelga de brazos caídos por su justa exigencia salarial y mejores condiciones de trabajo; a ellos nuestra absoluta solidaridad.

Referirse al Primero de Mayo es recordar con honor la dignidad y el sacrificio ejemplar de aquella genuina dirigencia obrera quienes pagaron alto costo por el insólito desafío de marcar en ese tiempo y para siempre el choque entre dos clases sociales, ha sido el hecho más transcendente en la historia del movimiento obrero mundial, desde entonces todavía continua el dominio opresivo del capitalismo y el estado burgués.

Que a través de sus mecanismos represivos y de control de los medios de producción le siguen robando impunemente a cada trabajador el plus valor de su esfuerzo físico e intelectual, además de la negación de los derechos humanos y sociales, y en nada ha cambiado la explotación del hombre por el hombre en todas las manifestaciones del proceso productivo, constituyendo las relaciones de producción el principal motivo para La Lucha de Clases.

Si nuestro interés fuese simplemente el de hacer un ejercicio honorifico para conmemorar un nuevo aniversario del Día del Trabajador, entonces hablaríamos de su contenido ideológico, de su significativo referente histórico con el inmenso valor de la carga social, moral y política que le asiste al movimiento obrero en su lucha sostenida frente al neoliberalismo criminal, ladrón y cobarde, depredador del planeta encarnado en las burguesías de todos los tiempos, lo que inevitablemente siguen siendo las contradicciones antagónicas irreconciliables entre el capital y el trabajo mucho antes de los sucesos registrados en aquel chicago de 1886 hasta nuestros días.

Con gran honor dedicamos a esos verdaderos dirigentes obreros quienes pagaron con sus propias vidas el precio de la insurgencia y su comprometida lucha para reducir la jornada laboral, rebelándose contra la patronal y el estado burgués, es por eso que en Venezuela este Primero de Mayo debe verse y sentirse como Pertenencia Histórica y Absoluta de la Clase Trabajadora y no de factores del poder económico ni de la superestructura política del estado burgués, eso le debe quedar claro a la improductiva dirigencia política nacional que en los últimos años han estado de espaldas a los trabajadores y de andar en comparsas con la nueva y vieja burguesía explotadora apátrida.

Porque hablar de las luchas obreras particularmente en nuestra maltratada Venezuela en el contexto actual obviamente es una tarea compleja, donde necesariamente hay que tratar el tema desde una perspectiva crítica y autocrítica del asunto, porque no es casual ver cada día como lo insólito pareciera normal y de como lo absurdo se vuelve aceptable, donde ya casi nadie escucha los reclamos justos y las propuestas de los trabajadores que luchan por reconquistar sus beneficios perdidos y contener el despojo de las reducidas reivindicaciones amenazadas por la voracidad neocolonial del mercado.

En consecuencia la única respuesta que reciben es la represión policial, pues ahora con la criminalización se penaliza el derecho a la protesta pacífica, hoy día, ahora mismo, en este momento en que usted está leyendo este articulo hay más de cien (100) dirigentes sindicales venezolanos presos en las cárceles del país, en la mayoría de los casos con retardo procesal, por reclamar sus derechos y denunciar la corrupción en las empresas e instituciones del estado y del sector privado.

Que decir de la actual representación sindical carroñera, bandida y vendida cuando todavía los trabajadores no conocen la participación protagónica como derecho constitucional, vemos como la antigua Central de Trabajadores de Venezuela (CTV) ahora se llama Central Bolivariana de Trabajadores (CBT) pero sigue siendo la misma porque solo le cambiaron el nombre y al igual que las mafias sindicales del pasado se llamaron: Antonio Ríos, Carlos Ortega, Johan Perozo, Manuel Coba, Jesús Pérez y Martin Hernández Zamora, entre otros con sus respectivas bandas armadas para el eventual aboyamiento ideológico.

Ahora siguen siendo los mismos malhechores con otros nombres como: Wil Rangel, Oswaldo Vera y Francisco Torrealba, entre otros, con el aparato policial para sofocar cualquier manifestación laboral, quienes en ambos casos traicionaron a los trabajadores, transformándose en esquiroles de la patronal, de los gobiernos de turnos en defensa del estado burgués por sus miserables intereses de bolsillos, unos sindicaleros que igualmente "piensan", actúan y viven igual que la casta burocrática sindical adeca copeyana del pasado, sin moral ni ética revolucionaria.

La clase trabajadora venezolana aspira y espera que el Primero de Mayo 2022, sea la oportunidad definitiva para que el gobierno del presidente Nicolás Maduro se ponga a derecho y cumpla con lo establecido taxativamente en el Artículo 91 de la Constitución, porque si bien es cierto que él es un Presidente Constitucionalmente reconocido por los trabajadores, también es igualmente cierto que el salario venezolano tiene rango constitucional lo cual es válido ante la justicia, el país y la sociedad toda.

Porque la salsa que es buena para el pavo también debe ser buena para la pava, ya basta que el gobierno siga siendo el principal violador de la Constitución Nacional de la República Bolivariana en perjuicio de los trabajadores venezolanos. Porque de seguir siendo así, entonces cual es el sentido de los personeros del alto gobierno al decir: "dentro de la constitución todo, fuera de ella nada" lo que hasta ahora ha sido pura muela.

Este Primero de Mayo los trabajadores no queremos escuchar la misma cantaleta de la Guerra Económica y el Bloqueo Criminal, para desde la cómoda zona de confort "justificar" la negación salarial con la argumentativa excusa de que no hay fondo económico ni fuente de financiamiento para aumentar el salario completo en correspondencia con la cesta básica familiar, lo que consideramos es una falta de voluntad política, identidad y compromiso ideológico del presidente "obrero" con "su" clase obrera, mientras se sigue protegiendo los intereses de la burguesía que no paga impuestos a pesar de sus groseras ganancias multimillonarias lo que no deja de ser una inmoralidad contrarrevolucionaria.

La realidad actual de crisis agravada de los trabajadores venezolanos tiene una dimensión histórica de gran proporción, en la cual el precario desempeño y la errática improvisación del institucionalismo conservador de un estado de cosas sin la mínima iniciativa para la transformación social, están impedido de producir salidas honorables y beneficiosa para los intereses de clase de los trabajadores, ya que la nueva burguesía gobiernera conectada con el aparato ministerial de la economía influye, presiona y controla para mantener un salario miserable con el cual los trabajadores no podrán superar la pobreza, la cual no podrá ser revertida solo con políticas de simple asistencialismo sin programas de transformación productiva.

Para reivindicar y dignificar a los trabajadores y trabajadoras venezolanos quienes han cargado con el mayor peso de la crisis social y económica resistiendo sin rendirse a pesar de la pela recibida, por justicia la base salarial en Venezuela debe ser a partir de los Quinientos dólares ($ 500) mensuales, y el gobierno no tiene ninguna excusa válida para no cumplir con lo que es su responsabilidad, su deber constitucional y aparente compromiso revolucionario; el presidente Constitucional y obrero Nicolás Maduro tiene la palabra ante los trabajadores del país, ya veremos hasta donde llega su conciencia de clase.-

VIVA Chávez, CARAJO!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 814 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: