¿Y cuándo estalle la burbuja?

Muy lamentablemente el país se encuentra en un callejón sin salida, el régimen redobla esfuerzos para simular una reactivación económica y aunque ha logrado dinamizar el comercio, inyectando dinero al BCV para represar el precio real del dólar y con la súbita aparición de masas de divisas que han puesto en funcionamiento bodegones, redes de farmacia, bingos, restaurantes y otros rubros, el país dista mucho en mejorar real y estructuralmente.

Las variables de medición con las que se determina la calidad de vida, como servicios públicos, a decir; salud, educación, vialidad, seguridad, electricidad, agua, entre otros, así como la tasa inflacionaria, nos muestran un país en decadencia, con una población padeciente, pues las gestiones públicas continúan siendo las mismas, he allí lo trágico de las elecciones al margen absoluto de ley y la democracia; mismo proyecto, mismos ejecutores, todo empeora.

Las reservas internacionales están en su punto más bajo, al agotarse el BCV no contará con recursos para reprimir el alza del dólar (o más bien, la devaluación del Bolívar) en las mesas de cambio, lo que generará otro repunte inflacionario.

Asimismo, el país se aleja cada vez más de la estabilidad jurídica y política, de la conmoción social. El nuevo TSJ será un producto de la misma metodología de los procesos electorales post 2015, habrá nuevos rostros, pero con mismas intenciones… el Psuv continuará con el poder absolutista de las instituciones del Estado, en pocas palabras, las inversiones realmente necesarias para el país están muy lejos de llegar, Venezuela no ofrece ninguna garantía para los inversores, incluso, los aliados de régimen como China conocen el riesgo que corren y por eso hoy solo aparecen para cobrar.

Todo indica, el gobierno de Estados Unidos flexibilizará las sanciones contra el régimen de Maduro, permitirá inversiones petroleras bajo acuerdos preestablecidos que beneficiarán al país norteño como paliativo a la crisis energética provocada por el genocida Putin. Sin embargo, tal como se ha observado, el régimen chavista no pierde tiempo para radicalizar el castrismo en Venezuela, los recursos que se recibirán por parte de los gringos serán posteriormente invertidos en los controles, racionamientos y mecanismos represivos contra los venezolanos… por ese lado tampoco hay esperanzas.

El alza e imposición de nuevos impuestos, el azote de las autoridades públicas al sector productivo a través de "diversos" procedimientos, denota la anemia intencional del chavismo en recuperar la economía, el objetivo de debilitar la sociedad para hacerle dependiente de las "políticas sociales" y temerosa, es el fondo de este desastre económico intencional.

¿Por qué ocurre esto? Porque la vida política nacional ha sido arrastrada a una ficción, con una oposición tan falsa que son las mismas instituciones psuvizadas quienes designan los directivos de las organizaciones expropiadas. Con medios de comunicación amedrentados, autocensurados, obligados a exhibir solo lo que el régimen permite. Con procesos electorales donde el chavismo es quien unge a los candidatos, controlando milimétricamente todo lo electoral.

¿Qué cambio podemos esperar? Ninguno, he allí la superlativa importancia de encontrar un liderazgo opositor al margen de la agenda del régimen, que sepa imponer las necesidades del país y reestablezca los puentes conectores con los venezolanos.

Venezuela está atrapada en una burbuja, económica y política, cuya explosión nos deparará un país muchísimo peor al que nos imaginamos. Es hora, hace tiempo ya, de enseriarnos como ciudadanos y tomar las decisiones correctas… nadie que secunde todas las ideas del régimen es su rival.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1063 veces.



Leandro Rodríguez Linárez

Politólogo / Analista político / Articulista de opinión, con más de 1.200 artículos publicados nacional e internacionalmente.

 leandrotango@gmail.com      @leandrotango

Visite el perfil de Leandro Rodríguez Linárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Leandro Rodríguez Linárez

Leandro Rodríguez Linárez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas