Manifiesto Venezuela

La gran tragedia que vive Venezuela ya es conocida y sufrida por todos, narrada hasta la abundancia; lo que se impone ahora es un método y un fin para salir del abismo, salvar a la Patria. El método debe, tal como recomendaba Martí:

"En revolución, los métodos han de ser callados; y los fines, públicos".

Empecemos por precisar el fin, para eso previamente ubiquemos la tarea en la historia. Cuando se pensaba que la humanidad había llegado al fin de la historia, que ya todo estaba escrito, que el capitalismo era inevitable, unánime, que era propio de la naturaleza de la especie humana… ¡surgió Chávez!

Ese rayo estremeció los cimientos mismos del capitalismo planetario: era posible otro mundo, el capitalismo no era una fatalidad. Revivió la esperanza, los dominantes sintieron el peligro que amenazaba su reino. El Socialismo, maldito, desprestigiado, deformado estaba vivo, emergía desde las catacumbas y se hacía verbo y carne.

Y este pueblo que supo parir grandes líderes, identificó al Comandante, lo consagró como su líder, su conductor. Y emprendió el camino de la fundación del reino del amor, de la solidaridad, el Socialismo, regido por el principio: "De cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades". O en palabras de Martí:· "Con todos y para el bien de todos". La confianza puesta por la humanidad en este nuevo líder, no fue defraudada, en la construcción de la nueva sociedad le fue la vida.

Los dominantes no perdonan ni siquiera un pequeño grito de rebeldía. Y contra Chávez, que retaba la permanencia del sistema de explotación, enfilaron sus más crueles y más eficaces armas. Desde golpes de Estado, sabotajes de la economía, y sobre todo activación de la espiritualidad capitalista, que sabían dormía en las entrañas del hermoso intento de tomar al cielo por asalto.

Al final, consiguieron eliminarlo físicamente, mas no espiritualmente, su honda huella quedó marcada en el alma de la humanidad, es imborrable. Luego, la Patria comenzó a sufrir el castigo de los dominantes a los que osan cuestionar su mundo; le aplicaron al país tierra arrasada, y a los chavistas leales, el destierro, la cárcel, el desprestigio, no quedó piedra sobre piedra. Desarrollaron un plan macabro, usaron para su maldad a las fuerzas espirituales capitalistas que dormían en el interior del movimiento chavista, así surgió, el madurismo. "Nada más eficaz que una cuña del mismo palo", y el madurismo fue enérgico en su labor de venganza; actúa como un ejército de ocupación, desmontaron las defensas materiales de la nación, a la PDVSA roja rojita, la de los tres millones de producción y pilar de la construcción socialista; y también arrinconaron la conciencia del deber social, estimularon las salidas individuales, el egoísmo, base espiritual del capitalismo.

El fin, inmediato de los chavistas leales, socialistas, es recuperar el camino de la salvación de la Patria, del Socialismo, el camino de Chávez. Para eso es imprescindible, previo, salir del gobierno de maduro, derrotar al madurismo. Los métodos serán ocultos. Todas las acciones deben contribuir a este fin, y prefigurarán a la nueva sociedad, estarán signadas por el humanismo.

Los que estén de acuerdo con este documento que se manifiesten…

¡VOLVER A CHÁVEZ!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 807 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor