El arroz con mango de la cocina de Héctor Navarro da piquiña

Quien haya leído lo que Héctor Navarro dice en su reciente artículo en Aporrea, y que posiblemente lo releyó, como quien quiere analizar con algo de reflexión su contenido, habrá notado el conjunto de incongruencias del pensamiento de ese líder que tuvo cabida en el pasado dentro del chavismo cojonudo que practicó, pero que quizás sus neuronas distraídas, lo embarcaron de sutilezas para salir de las catacumbas del oprobio visceral como ahora se expresa y que además, lo distingue como el perro que no es de carne y hueso que lo aparta del madurismo, pero que él descubre que sí existen en el gobierno de Maduro, al que enlaza con sus palabras con una soltura que no da rabia, sino más bien demuestran que no tomarlo en cuenta o dejarlo por fuera de los placeres del poder, lo han puesto a resabiar de tal forma que, deshuesa como un carnicero rabioso su baja moral que en nada lo ayudó cuando pasó por los cargos públicos en que Chávez lo puso y, entonces que mejor manera de salir entusiasmado a infortunar lo que queda del chavismo en el poder y que quizás antes eran sus amigos que ahora no lo son, pero que por algo será que él lo sabe pero que no lo hace público.

Verdad es que democrático o no, todos tienen derecho a expresar sus ideas, pero unos más que otros que hayan estado en el poder con poder para expresarse y, quizás hacerlo de tal forma que no los embarre de amargura si es que la tienen y otro cosa es que hay que ser más precavido que, los que no son más bien molestan tratando de reflejar ser lo que no son ni lo han demostrado o, todo lo contrario y con Héctor Navarro pasa eso que, antes de llegar Chávez al poder y arrastrar a muchos de ellos como izquierdistas que decían que eran de palabra, pero quizás más alumnos de Teodoro como revolucionario exquisito, se fueron con Chávez y, a correr como él los puso, unos se ganaron su aprecio y otros no convencieron que en sus cargos como Héctor no atinaron ni demostraron su capacidad a trascender que no eran y, lo demás es cuento, por allí unos huyendo como la exfiscal Luisa Ortega, Rafael Ramírez y tantos otros que mal no están, pero se quejan y tratan de demostrar pensando en pasado que ellos fueron excelentes, pero...

Héctor Navarro como ingeniero que es, debe de saber que con el infinito no se juega ni se loquea, eso hacía Chávez con una singularidad que era pasable como militar pensando en batallas por ganar y con su esfuerzo mental, pero él debe saber si lo entendió cuando estudiante que fue, a que no todo es infinito como las victorias que son limitadas y además, como también dice él en uno de sus párrafos: ... y sin importarles que a esos intereses transnacionales, tal como ha ocurrido infinitas veces a través de la historia, eso escribiste y, no creo que como ingeniero creas eso, si eso fuera verdad, nosotros seríamos infinitos, ¡yo te aviso chirulí!

En verdad Héctor Navarro puede escribir todo lo que le venga en ganas como dicen por ahí, chillar con bríos, pero hombre, por la UCV y sus generaciones que para él lo más seguro es infinito, no embarres, política es política y el lenguaje es importante que las cosas tienen que encajar en su lugar según el orden, o acaso de verdad tú crees lo que dices en otro párrafo: ... y luego, como tercer participante está El Pueblo, es decir, la gente de carne y hueso, incluyendo los trabajadores del campo y de la ciudad, los profesionales, los estudiantes. Pero será verdad que solo ellos son de carne y hueso, y ¿Maduro y los que están en el gobierno? ¿Serán de barro? Del barro de Chávez acaso, o no.

Sabrá Héctor Navarro, por qué algo es infinito, o porque no tiene fin, veásmolo a través de un ejemplo bien conciso a través de un simple ejemplo: Tomemos dentro del conjunto de los números reales (R) que son los naturales, los enteros, los racionales e irracionales, el intervalo abierto (0, 1). Ese intervalo abierto, pareciera a simple vista que no, pero es infinito y, saben porque, pues cualquier número que tomen dentro del intervalo, le sigue otro y otro y así hasta el infinito.

El artículo en sí está bastante flojo, malicioso e impreciso y más de una persona que fue chavista que hasta programa de tv tenía y, ahora no sé que es, quizás, ni lo uno ni lo otro, pero eso no es mal de morir y más si hay referendo revocatorio que, está en todo su derecho de tirarle palos a la piñata que lo más que hay es gente de carne y hueso, lo más seguro, son ganas..., y la bola se va y...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 769 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: