Revocatorio a los planes restauradores del pasado

El pasado político que parecía un charco de agua podrida; el eterno remolino del ciclo de la falsa democracia adeco copeyana, hoy reeditada entre maduristas neo adecos y la coalición neo copeyana, pro gringa, primero justicia, voluntad popular etc., fue superado por Chávez con valentía, en una acción de rebelión militar. El comandante Chávez quebró ese prejuicio, rompió ese estanco llamando a cambiar la constitución y hacer una revolución verdadera de forma pacífica, convocando a todo el país agobiado a superar ese punto pastoso, esa molestia que parecía insuperable en la falsa conciencia de un pueblo manso, un pueblo que era incapaz de ver la salvación de sus desgracias más allá del ciclo perverso de la democracia representativa burguesa.

También fue Chávez quien se atreve a declarar públicamente que su revolución es de carácter socialista (bolivariana y marxista-leninista). Gracias a Chávez, en 14 años se experimentó dentro de nuestra sociedad el sentimiento de estar luchando por un país que nos pertenecía, por él se comienza a percibir un sentimiento de pertenencia nacional. Sólo la derecha servil a EEUU se atrevió a decir que estábamos invadidos por Cuba y el castrocomunismo, pero, poniendo de lado a Leopoldo Castillo, Cedice, Globovisión, RCT, FEDECÁMARAS, etc, al resto nada de esos prejuicios necios nos afectó el juicio en defensa de nuestra independencia; independencia de los Estados unidos y de los oligarcas nacionales de siempre. Con Chávez, por primera vez, desde 1958, Venezuela se sintió en pie de lucha y con un norte políticamente mucho más definido que cuando cayó aquella dictadura, sentimos que acompañamos a "nuestro comandante" en lucha por el socialismo, hasta su muerte.

Y hasta que llegó maduro y la restauración del pasado al poder. Maduro, desde los primeros días de su gobierno (quizás calculado desde antes) desmontó los planes de Chávez y restauró el "estanco" del pasado en nombre de la paz. ¿De qué se trata esta condición de control político y control económico-social? De una alianza sobreentendida con la otra derecha para blindar la democracia piche (otra vez) de cambios radicales, de rebeliones militares, de manifestaciones masivas de rechazo al gobierno y al sistema. Se trata de que, con revocatorio o sin él, no se puedan hacer cambios radicalmente distintos en el país de la alianza, cambios que estén fuera del sistema capitalista, de vida y explotación; fuera de la espiritualidad capitalista, consumista, derrochadora, indiferente, individualista mezquina pequeñoburguesa, escaladora, fatua y demás instintos descontrolados, fuera de la "lógica del capital", en palabras de Chávez.

La alianza tácita entre las dos derechas es una alianza espiritual; todos quieren y aspiran a lo mismo, en el fondo (y no tanto) sus corazones son iguales, aunque compitan por el poder cada tantos años. La alianza comprendida entre maduristas y la otra derecha está en que sea el mercado internacional y las trasnacionales las que realmente decidan nuestro destino y no el pueblo trabajador, la base de la llamada pirámide social, las mayorías en favor de sus intereses colectivos.

Por eso el revocatorio, sin una gran movilización social en rechazo a los planes políticos y económicos de la restauración del viejo modelo colonial (con fachada de democracia), sin una denuncia previa del engaño madurista con sus aliados (y máscaras como Somos Venezuela), o del engaño de la vieja derecha copeyana, ahora conocida como primero justicia, Voluntad Popular, o Vente Venezuela, AD, etc…., el "sistema", "la alianza" maduro-guaidó, recuperará la fórmula del revocatorio siempre a su favor.

Revocar a Maduro es casi que un hecho cierto, pero revocar los planes entreguistas, la leyes entreguistas, además del gobierno, ¡éste es el verdadero reto para los socialista y chavistas! Si queremos revocar a Maduro debemos acabar con sus planes privatizadores, con el remate del país, de nuestros recursos humanos y naturales. Maduro es solo un nombre, detrás de esos planes (que maduro los hace suyos con "orgullo") y del resto de tontos útiles que lo acompañan, están los que mueven los hilos: a esos, o ESO es lo que debemos revocar.

Nuestra tarea es convencer a la masa chavista, a ese señor Roberto Peña y a Javier Morales en Barinas, que el plan de la patria de Chávez fue falsificado por el madurismo y sus aliados, mostrarles que el que tenemos no es un gobierno socialista ni chavista, que mienten en su nombre, que a Chávez lo traicionaron con insolencia. Nuestra tarea es convencer para vencer, vistas puestas en la reconquista del poder chavista verdadero, en la ejecución (discusión, análisis etc.) del Plan de la Patria original de Chávez, falsificado por estos siervos del capital, del dinero y la mentira fácil.

Antes del revocatorio debemos reunir la mayor cantidad posible de moralidad, de decencia y altruismo, verdad y valentía, para derrotar en su juego legal, invocando la constitución pero en la calle, a la conjunción de la derecha (las dos derechas). Hay que ir con un Plan, y este plan existe, lo que falta es la gente que lo apoye. ¡Contra el madurismo y la reacción pro gringa, el Plan de la Patria original de Chávez y su gente! ¡Viva la verdad!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 583 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor