Barinas nos deja muchas lecciones

1. El Venezolano es un Pueblo digno y rebelde. No estridente. Su rebeldía es silente, inteligente. Sus opresores pueden tratar de comprarlo y este se aprovecha de eso pero al final sabe quienes son sus opresores.

2. El venezolano no va arriesgarse en aventuras ni con líderes poco confiables. Juega en terreno seguro. El voto es el más seguro de todos los terrenos.

3. Quienes decían que el gobierno no aceptaría derrotas o que repitió las elecciones en Barinas para no perderlas, partieron de una premisa falsa: que este es un gobierno totalitario. Ayer, al reconocer el resultado, se comprueba que estamos ante un gobierno autoritario, no totalitario, es decir, aún guarda algunos rezagos de la democracia, aún tiene limitaciones internas subjetivas y limitaciones objetivas internacionales que lo obligan a mantener ciertos aspectos de la democracia.

4. Lo anterior demuestra que NO está agotada la vía electoral, como señalan los defensores de las intervenciones extranjeras. Estos últimos, con su propuesta abstencionistas, han torpedeando muchas oportunidades reales de cambio político como las presidenciales 2018 y las parlamentarias de 2020.

5. La mayoría del Pueblo está en contra del Gobierno de Maduro. Es decir, el Gobierno de Maduro pretende gobernar siendo minoría, lo que revela a todas luces, sin medias tintas, que no son un movimiento democrático, sino autoritario. Y tratan de justificar su autoritarismo alegando que ellos saben mejor lo que le conviene al Pueblo.

6. Arreaza señala hoy que la oposición ganó porque sumaron votos pero "en lo moral y lo espiritual eso es una victoria muy limitada porque se limita a los números", es decir, para el gobierno, la decisión de la mayoría es solo un dato cuantitativo carente de cualidad, pues la cualidad solo está en sus acciones y en sus seguidores. De esta manera manifiestan que existen dos tipos de ciudadanos: la masa amorfa, que carece de cualidad y los psuvistas que tienen cualidades. De aquí la lógica de su autoritarismo.

7. La tesis abtencionista promovida por los terraplanistas pro Avengers que respaldan a la Sra. Ya, quedan absolutamente desnudos como lo que son: populistas irresponsables y aventureros.

8. En pocos meses, los líderes opositores regionales y algunos nacionales que enfrentaron las tesis abstencionistas, han propinado más derrotas concretas al gobierno de Maduro que el interinato en el último año.

9. Insistir en el interinato y la estrategia de un gobierno paralelo reconocido por cada vez menos países es el colmo de la soberbia. Ademas, desconecta a la dirigencia opositora del camino que con claridad está señalando el Pueblo. Esa estrategia está agotada y lejos de ayudar, amalgama al bloque dominante, cuando se trata es de tensionarlo.

10. El paso lógico en este momento es invocar al Pueblo para ver si desea que Maduro continúe o no en el poder, PERO, para eso, se necesita un nuevo reglamento para el referéndum revocatorio. Sin un acuerdo para cambiar ese reglamento, será imposible realizar el referéndum revocatorio. Por tanto, debemos comenzar a exigir y presionar por la modificación de ese reglamento. Si se logra, nos encaminamos a un Revocatorio. Sino se logra, el gobierno se desgasta más por torpedear los caminos constitucionales. En ambos casos hay q luchar por el reglamento, sin mentirle al pueblo diciendo que el revocatorio está a la vuelta de la esquina.

11. Sino se logra el cambio de reglamento, debemos trabajar para el 2024. Ese será el próximo hito constitucional para sacar a Maduro por vía electoral. Tres años es poco tiempo para reorganizar las fuerzas sociales, refundar partidos, democratizar a las instituciones de la sociedad civil. No podemos perder tiempo pensando que ten nos la fuerza para imponerle al Madurismo un hito de disputa del poder fuera de la constitución. Eso, con la correlación de fuerzas actuales, no va a ocurrir. Seguir vendiendo esa fantasía es irresponsable. Si cambia la correlación de fuerzas internas, otro gallo cantará.

12. Necesitamos, por tanto, concentrarnos en acumular fuerza, en organizar y articular al movimiento social venezolano. No se trata de saltar este camino creando aparatos vacíos en este momento, como plataformas unitarias o frentes de micro organizaciones. Primero debemos trabajar fortaleciendo, ampliando y democratizando las organizaciones a lo interno de la sociedad. No podemos construir un poderoso movimiento social partiendo de organizaciones deslegitimadas, débiles o desconectadas de la realidad concreta de la gente.

13. Por último, Barinas supera, al fin, el dilema participación/abstención. Es necesario luchar en el terreno electoral, denunciando los atropellos, estableciendo contramedidas a las trampas, con el Pueblo como protagonista principal, pero entendiendo que lo central NO es la participación persé, sino la organización y movilización del pueblo, ya sea para organizar una huelga, para movilizarse por sus derechos como para participar en elecciones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 499 veces.



Sergio Sánchez

Soñador, ingeniero, agricultor, músico y resiliente. Zurdo de corazón. Militante de las causas justas de la humanidad, crítico y autocrítico. Movimiento Por la Democracia.

 sergiocmb@gmail.com      @SSanchezVz

Visite el perfil de Sergio Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: