¡Recobremos la realidad!

Los medios de comunicación tradicionales como la televisión, la radio y el remanente de prensa escrita son parte esencial para las pretensiones del régimen en su retención del poder. A través del control ejercido por la violencia institucionalizada el chavismo plasma un país irreal, dando solo espacio a falsos líderes opositores, noticas alejadas de la verdad, entre otras tantas estratagemas como por ejemplo la ficción electoral.

Sí tiene dudas, pregúntese por qué a Freddy Superlano las instituciones psuvizadas le arrebataron la victoria en Barinas supuestamente porque estaba inhabilitado, pero a Manuel Rosales, también inhabilitado, le respetaron la suya en el Zulia, dicho sea de paso, Enrique Márquez, uno de los rectores impuestos en el CNE por la oposición electorera, es de la misma organización política de Rosales, UNT ¿Casualidad? En política no existen casualidades.

Así, los colaboradores del régimen ayudan al chavismo aparentar normalidad, simulando elecciones como sí en Venezuela existiese constitucionalidad y democracia, cuando lo que impera es el modelo de la isla cubana.

Sí usted cree el chavismo ha sido un fracaso en el país usted está aún no ha comprendido lo que ocurre en Venezuela: El castrismo en nuestra nación ha sido sumamente exitoso.

El proyecto castrista venezolano, al igual que en Cuba, previó desde el principio deshacer la institucionalidad, así como crear y mantener pobreza para poder controlar a los venezolanos a través de sus necesidades más básicas, todo bajo la excusa de enemigos extranjeros y oligarquías intangibles. Dese cuenta, tras más de 60 años de castrismo en Cuba, tras las pasadas protestas sociales, el régimen de los Castro tuvo que derrumbar el mito de “el bloque gringo”, se vio obligado suspender el verdadero bloqueo, el gubernamental, permitiéndoles momentáneamente a los cubanos la importación de alimentos y medicinas a fin de controlar la heroica revuelta.

En Venezuela se habla de bloqueo, sin embargo, día a día una élite social exhibe las marcas y modelos de autos más modernos, se abren infinidad de bodegones, farmacias, restaurantes, casinos, etc, todo bajo importaciones masivas. La primera reflexión es cómo es posible todo esto sí hay bloqueo. La segunda reflexión-pregunta es ¿Quiénes importan con acceso a dólares, tramites oficiales sin restricciones, viajes, etc? Obviamente, no son los “venezolanos de a pie” En conclusión, sobre Venezuela no existe ningún bloqueo, solo sanciones contra quienes han roto nuestro hilo constitucional y democráticia, las restricciones nos las impone el gobierno sin no estamos enchufados… esa es la realidad.

¿A dónde queremos llegar? Sencillamente al rescate de la realidad. Ningún político que secunde las propuestas del chavismo es opositor ¡Ninguno! La oposición venezolana desde 1999 ha estada signada trágicamente a dos hechos: La imposición de la agenda del régimen y la agenda de una comunidad internacional obtusa, interesada, también desacoplada a la real realidad criolla.

Para rescatar al país se requiere con urgencia un liderazgo opositor que asuma su rol, y en consonancia con la legitimidad y la legalidad que le reviste, su obligación es imponer la agenda dentro del país, así como externamente. Mientras esto no ocurra Venezuela seguirá siendo la otra Cuba, pero con un castrismo mucho más sofisticado, pues posee inagotables recursos. Sí deseamos rescatar al país comprendamos que no hay constitucionalidad, no hay democracia, no hay recuperación económica, por eso el año entrante Venezuela tendrá la peor emigración del planeta y con el pasar de los días todo se agrava, aunque los medios de comunicación digan lo contrario ¡Rescatemos la realidad!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 474 veces.



Leandro Rodríguez Linárez

Politólogo / Analista político / Articulista de opinión, con más de 1.200 artículos publicados nacional e internacionalmente.

 leandrotango@gmail.com      @leandrotango

Visite el perfil de Leandro Rodríguez Linárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Leandro Rodríguez Linárez

Leandro Rodríguez Linárez

Más artículos de este autor