Reflexiones desde el teclado

A quien pueda interesar: ¿Cómo no ensoberbecernos en el ejercicio del poder?

Sábado, 11 de diciembre de 2021.- Ese conocimiento de la naturaleza humana que piensas que posees, que te ha permitido, hasta el momento, imponer tu voluntad y manejar tu entorno, que te ha permitido que las cosas vayan por donde tú lo has concebido, ese conocimiento es frágil, no tiene la fortaleza y la solidez que muestra, es engañoso y es susceptible a cambios y mutaciones inesperadas.

No permitir, basado en tu poder y en tu fuerza, que otros seres emitan opiniones contrarias a las tuyas y pretender aplastarlos para que se callen y no hieran tus delicados oídos es un error que tarde o temprano la vida te va a cobrar.

Hay que consultar con la gran maestra, con la historia, revisar casos similares y observar el devenir de los acontecimientos.

Pretender imponer una visión única, centrada en el ejercicio grosero y aplastante de un poder sin límites, ha sido a través de esa historia, el veneno que ha acabado con poderes absolutistas alrededor del mundo, no tengas dudas, así han sido las cosas y lo mas probable es que así seguirán siendo.

La auto moderación, el oír las críticas, el enmendar los errores y el poseer una visión global de lo que nos rodea, contribuye, de eso no hay duda, a crear un ambiente propicio para que la paz social se imponga y los seres humanos desplieguen sin temor, su creatividad, su fuerza y su energía que a la larga se transformen en mayor bienestar colectivo.

La soberbia, que prácticamente es concomitante al ejercicio del poder, distorsiona la percepción de la realidad y nos hace ver cosas que no existen, percibirlas en el orden que nos conviene y observamos esas cosas obviando elementos fundamentales de su dinámica interna, es decir, distorsiona la percepción de la realidad en la cual nos manejamos.

Y si nos rodeamos de colaboradores complacientes que se admiran y celebran todo lo que hacemos, esa distorsión de la realidad suele agudizarse y engañarnos aún más.

Y entonces yo me pregunto: ¿ es que acaso el poder, esa fuerza irresistible que fascina al ser humano, emite ondas, energía, olores de tal forma arrolladores que envuelve a todo aquel que se le acerca en una atmósfera fascinante, aturdidora y se apodera de la voluntad de quien lo ejerce o se le acerca sin tomar las medidas preventivas recomendadas por quienes lo conocen íntimamente?

Es el poder una poderosa arma que nos permite hacer avanzar a un proyecto, una idea, una concepción del país, pero que a la vez, puede seducirnos, enfermarnos y distorsionar nuestros sentidos.

Respetar la opinión de los otros, de los contrarios, permitir la disidencia, el manejo y la discusión de las ideas, la argumentación razonada, sin aplanadoras y sin amenazas innecesarias son claves del ejercicio democrático del poder.

Manejar el poder conlleva responsabilidades, ecuanimidad y visión de futuro y no solamente implica derechos sino también deberes, lograr un balance entre estos elementos no es tarea fácil y requiere de un esfuerzo constante.

Y lo más difícil de todo: ¿Cómo no ensoberbecernos en su ejercicio?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1339 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: