Vacunas: 75 % en 10 naciones; 130 países no han recibido ni una sola dosis. Capitalismo brutal

1. La profesora de vacunología, científica Dimbleby, que contribuyó a crear una vacuna contra el COVID-19 que ahora se utiliza en más de 170 países, pedirá que los avances científicos logrados en la lucha contra el coronavirus no se "pierdan" por falta de financiación. Dice: "No podemos permitir una situación en la que, después de pasar por todo lo que hemos pasado, nos encontremos con que las enormes pérdidas económicas que hemos sufrido hacen que todavía no haya fondos para la preparación ante una pandemia".

2. La creadora Dimbleby habla de financiación, de fondos económicos, que no pueden faltar para evitar las muertes de miles y millones de seres humanos. Pero es bueno que se entere la científica que su vacuna –así como otras- son usadas en los grandes países ricos porque en los países africanos, así como en zonas y pueblos pobres y miserables, esas vacunas no llegan o sólo son enviadas en muy pocas cantidades a pesar de la desesperación de las gentes por obtenerlas. Otra vez hay que denunciar al capitalismo que domina todo.

3. Incluso la ONU –siempre al servicio de EEUU- se atrevió a reconocer: "La vacunación ha sido tremendamente injusta y desigual", dijo el titular de la ONU, Antonio Guterres: "Si se permite que el virus se propague como la pólvora en el Sur global, mutará una y otra vez". El Secretario General de la ONU señaló que más de 130 países no han recibido una sola dosis de las vacunas COVID-19 y denunció que el 75% de las inmunizaciones aplicadas hasta el momento se ha concentrado en tan sólo diez naciones, todas ellas desarrolladas.

4. En este momento crítico la mayor prueba moral que encara la comunidad global es la equidad en la distribución de vacunas. Debemos asegurarnos de que todo el mundo, en todas partes, pueda vacunarse lo antes posible. De manera amplia se ha lamentado que el progreso en la vacunación haya sido "tremendamente desigual e injusto". Y los argumentos son ridículos: Que falta dinero para comprar las vacunas, cuando hay veintena de países ricos y decenas de miles de multimillonarios que acumulan gigantescos capitales con gobernantes a su servicio.

5. ¿Sabrá nuestra culta creadora de la vacuna que en el sistema capitalista todos los científicos trabajan primero para los amos del capital y si sobra algo –como sucede en los grandes banquetes- se tira bajo la mesa para el pueblo? Así es en salud, educación, vivienda, en todo. Los grandes magnates se apropian todo. El problema importante es que aquí la alternativa es de vida o muerte; seguir luchando por los derechos de los pueblos o permitir que el capitalismo y sus amos sigan aplastándonos como lo han hecho durante siglos. ¿Lograremos algún día la fuerza y la conciencia para resistir en beneficio de nuestros hijos? (8/XII/21)

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 846 veces.



Pedro Echeverría


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: