21-N histórico: gana Chávez y gana la Patria

Pasados ya cinco días del proceso electoral ocurrido el pasado 21 de noviembre, la fotografía puede leerse en la página del Consejo Nacional Electoral, institución –profundamente- democrática que se ha lucido brindándonos un proceso impecable; tanto, que ningún veedor internacional se atrevió a cuestionar la transparencia, confiabilidad y legitimidad del proceso electoral del cual fueron testigos. La palabra: fraude, poco a poco, comienza a distanciarse de los procesos electorales ocurridos en territorio venezolano, y es por ello, que desde Washington se lanza esa patraña de comunicado, como último artilugio para expresar su descontento ante las derrotas que sufrieron sus agentes en territorio libre de la América del Sur. Como era de esperarse, la fotografía no gustó en Washington y la Casa Blanca emite una opinión -fiel reflejo de lo que es su presidente, «Sleepy Joe», para quien las elecciones venezolanas no obtienen su reconocimiento pues el Presidente Nicolás Maduro, supuestamente: «ha privado a los venezolanos el derecho a votar de forma libre y justa», según reza el comunicado del Departamento de Estado. Obvia, «Sleepy Joe», que presentó al electorado venezolano, más de 60 mil candidatos y candidatas, que les permitió obtener la victoria en solo tres gobernaciones (Cojedes, Nueva Esparta y Zulia), mientras que las fuerzas patrióticas y revolucionarias del PSUV y GPP «Simón Bolívar», obtenían la victoria en 20 gobernaciones más la entidad capital del Municipio Libertador. Por otro lado, en lo referente a las Alcaldías de los 335 cargos en disputa, 205 fueron ganados por las fuerzas patrióticas y revolucionarias, mientras la oposición obtenía 117, con el inciso a destacar, que sus agentes más fervientes de la MUD, se vieron reducidos a apenas 59 alcaldías. Si «Dios habla por las matemáticas», como acostumbraba decir nuestro Comandante Hugo Chávez, es evidente que estamos en presencia de la Madre de todas las derrotas, recibidas por el imperialismo en tierras venezolanas. Galileo Galilei, escribió que: «Las matemáticas son el lenguaje con el que Dios ha escrito el universo». Este resultado, se asemeja -en mucho- al obtenido por Copérnico, al desmentir la postura dominante en su tiempo y bendecida por la iglesia católica, de que el centro del universo era la Tierra y los demás planetas, giraban a su alrededor. Sus investigaciones, le condujeron a la verdad irrefutable que no era la Tierra el centro del universo sino el Sol, sobre el cual giran todos los planetas, incluida la Tierra. La supuesta verdad mediática, que reza: «la oposición representa el 80 por ciento de la voluntad popular de los venezolanos y venezolanas», ha resultado ser un Fake News, tan falso como la teoría geocéntrica de Ptolomeo. Por fortuna, no tuvieron que transcurrir 150 años sino un simple proceso electoral para que el mundo se diera cuenta de la verdad de Venezuela.

En el comunicado del Departamento de Estado de los EEUU, señalan además, que: «el régimen alteró el proceso para determinar el resultado de estas elecciones mucho antes de que se emitieran las papeletas». Pero, cómo explica la Casa Blanca que pasados 5 días, aún no se tenga el resultado oficial de lo ocurrido en el Estado Barinas, donde la disputa por la gobernación se centró entre Adán Chávez por las fuerzas patrióticas, y Freddy Superlano –el fans de las orgía y el burundanga del hotel Penélope en Cúcuta- que contó con el apoyo de los EEUU y la MUD, aún no tenga resultado definitivo aunque los partidos políticos participantes sí saben lo que ocurrió. Algo no cuadra, en esa apreciación de la Administración de «Sleepy Joe». Obviamente, la disonancia cognitiva que presentan tanto Anthony Blinken como su jefe «Sleepy Joe», niega la realidad de lo ocurrido en Venezuela y expresa su fantasía de deseos reprimidos, imposibles de cumplirse en la patria de Bolívar y Chávez. La verdad verdadera, es que la doctrina de «cambio de régimen» iniciada por Obama, profundizada por Trump y continuada por Biden, fracasó. Tanto en Venezuela, Nicaragua como en Cuba. Por eso, se equivoca Kevin O'Connor, médico tratante de «Sleepy Joe», quien según su reporte del último chequeo informó a los medios de comunicación, que el presidente sigue siendo: «un hombre sano y vigoroso, que está en condiciones de desempeñar con éxito las funciones de la Presidencia», toda una mentira blanca para ocultar la realidad verdadera al pueblo estadounidense. Está tan sano y vigoroso, que tiene prohibido subir a las escalerillas de un avión, aunque aún se le permite quedarse dormido en cualquier acto público a los que asista. «Sleepy Joe», cumplirá este próximo sábado 79 años, lo que le convierte en el presidente más viejo del planeta Tierra. Sus señalamientos, en relación a las elecciones en Venezuela, debemos apreciarlas con la lupa de Vladimir Putin, Presidente de Rusia, quien ante las acusaciones de «Sleepy Joe» –sin fundamento alguno- de ser un asesino, le desnudó de cuerpo y alma ante el mundo entero, con su brillante respuesta: «Siempre vemos nuestras propias cualidades en las otras personas (…) como si nos miráramos en un espejo» (Marzo 2021). Que si Maduro es un dictador: ¿Quién promueve los golpes de Estado y regímenes dictatoriales en la región? ¿Quién promovió, financió y ejecutó el sangriento golpe de Estado de abril de 2002, la última dictadura que vivió Venezuela por 47 horas? Acertada, la respuesta del Canciller de la República, Félix Plasencia, a la insolencia de la Administración de «Sleepy Joe»: «En su desesperación, ante la impecable jornada democrática de hoy, pretende fabricar un expediente virtual para intentar enturbiar el civismo y la vocación democrática del pueblo venezolano». Decía, José Ingenieros: «¡El pudor de los hipócritas es la peluca de su calvicie moral!».

Otro elemento del intento de los gobiernos de EEUU y la Unión Europea por desvirtuar la magnánima victoria obtenida por el pueblo venezolano, tiene que ver con el tema de la participación electoral que alcanzó el 42,26 por ciento de los convocados y convocadas a elegir sus autoridades en Venezuela. En las regionales previas, de 2017, se mantuvo -en un promedio- en el orden del 55 por ciento el nivel de participación, pero -justo es decirlo- un sector político de oposición y toda la mediática Occidental, no había atacado como brutalmente se atacó, al sistema electoral venezolano. No por casualidad, Luis Vicente León, Datanálisis, afirmó con relación a este proceso electoral que: «la participación estuvo dentro de los rangos reportados en las encuestas», añadiendo a su opinión, que: «El mapa queda fundamentalmente rojo, como se esperaba y la oposición logra tres estados, divididos entre la MUD y la Alianza, también dentro de lo proyectado». Quien conoce la historia de elecciones regionales, está consciente de que su atractivo por la participación no es tanto como el de unas elecciones presidenciales, como las ocurridas en Chile, donde el nivel de participación estuvo en el orden del 47,19 por ciento, lo cual dice mucho y habla muy bien del nivel de participación alcanzado en estas elecciones regionales del 21N en Venezuela. Pero, comparemos con el Reino de España donde el Rey no es electo democráticamente y solo se elige un parlamento quien a su vez designa un primer ministro. Así, la participación popular, en las elecciones generales para elegir el parlamento que designó a Sánchez, fue del 37,93 por ciento el 10-11-2019. Una de las participaciones más bajas, registradas en dicho reino. España no tiene cultura democrática, como lo señalan diversos estudios que abordan ese problema. Realidad, que desmiente lo expresado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de dicho reino, quien mediante un comunicado expresó: «Las elecciones regionales y municipales celebradas el 21 de noviembre en Venezuela no han cumplido con las expectativas democráticas aun suponiendo una mejora respecto a convocatorias anteriores». Y quién dijo que Monarquía, es democracia. ¡Mal puede hablar de democracia, quien no la vive!

Los resultados del proceso electoral emergidos este 21N, demuelen algunos mitos creados por la mediática Occidental. Siempre, afirmaron que el Chavismo era minoría y los agentes de Washington representaban el 80 por ciento de la población. Repasemos los resultados: de 24 gobernaciones en disputa, el Chavismo obtiene 21 y los extremistas de Washington, sus agentes más serviles, se redujeron a solo 2 gobernaciones y el oposicionismo emergente -que se deslindó de Washington- obtiene 1 gobernación. Por otro lado, eso de sumarse la abstención a favor de la causa imperialista, no es más que una manera burda de reconocer que deseos no empreñan. ¡A llorar pa´l valle «Sleepy Joe»! ¡Venezuela te repudia a ti y tus vasallos europeos!

Una nota resaltante, por sus resultados, tiene que ver con la ciudad capital: Caracas, Municipio Libertador. 22 parroquias, componen dicho Municipio. La estrategia imperialista de procura de «cambio de régimen», implicó además de guerra económica, sanciones, bloqueo financiero-comercial, guerra contra la funcionalidad de los servicios públicos, también una minuciosa política de sembrar en Caracas la inseguridad. Fue, en la estratégica Cota 905, donde instalaron las bandas paramilitares lideradas por el koki. Dicho terrorista, fue convertido por las redes sociales, especialmente twitter y Alberto Federico Ravell, en una especie de líder negativo antichavista. Le ocultaron sus secuestros, distribución de drogas y toda la zozobra que generaba con sus tiroteos a las poblaciones adyacentes de las parroquias El Valle, La Vega y El Cementerio; mientras, le resaltaban sus mensajes de odio y reto a la legalidad vigente. Nada casual, que su tuiter fuese manejado desde Miami. Contaba, el terrorista, con apoyo logístico de paramilitares enviados –directamente- desde el Palacio de Nariño. Esa política se sembrar inseguridad, que acompaña a las importaciones de drogas desde el Palacio de Nariño, fue derrotada por la eficiente gestión de Carmen Teresa Meléndez, al frente del Ministerio de Relaciones Interiores y Paz, quien lideró la Operación Policial «Gran Cacique Guaicaipuro», con el claro propósito de liberar territorios de manos de delincuentes promocionados por la Administración de «Sleepy Joe» y respaldada –logísticamente- por el narco gobierno de Iván Duque, en un intento por desestabilizar Caracas. Toda Caracas, se volcó en respaldo masivo a la candidatura de Carmen Teresa, demostrando que la Seguridad y Eficiencia, sí ganan elecciones y el pueblo las respalda. El promedio favorable a la candidatura de Carmen Teresa, rondó sobre el 60 por ciento de los y las participantes en este proceso electoral. Hecho reafirmado también por la victoria obtenida en Miranda por Héctor Rodríguez, quien revirtió esa política de siembra de la inseguridad del gobernador de entonces, Henrique Capriles Radonski. El pueblo de Miranda, le ratificó su apoyo reeligiéndolo por cuatro años más como su gobernador.

En definitiva, asistimos a una gran victoria electoral histórica de las fuerzas de la Patria, expresadas en las planchas del Chavismo auténtico, sus partidos el PSUV, PPT, Podemos, Somos Venezuela, ORA, UPV, Tupamaros, Alianza para el Cambio y el MEP. No, ese supuesto y falso «chavismo» creado por la CIA y que pretende engañar enmascarándose de «crítico» u «originario» y que, no dudaron en ampararse en la Unión Europea, el imperialismo pues, para denunciar lo se les avecinaba: el repudio generalizado del pueblo venezolano. ¡Viejos antiimperialistas, hoy devenidos en agentes del imperialismo! Así de podrida, está esa vieja izquierda, secándose…

Postscriptum: Estados Unidos, se presenta ante el mundo como el paradigma de la democracia. Los hechos, cada vez más, demuestran la falsedad de dicha premisa. Días atrás, cumplió años el Hno. Presidente Nicolás Maduro, quien contó con la visita de un amigo de su familia, el actor y cantante mexicano Pablo Montero, quien en gesto de amistad le cantó algunas de sus melodías más sonadas. Ese elemental gesto de humanidad y amistad de un amigo hacia el otro, fue motivo para que se desataran los más innobles odios que son capaces de desatar los fascistas de todo pelaje. Su abogada, Mariana Gutiérrez, denunció que la industria musical de los Estados Unidos, ha cancelado los proyectos y presentaciones próximas que tenía el artista, tras participar en el cumpleaños del presidente Nicolás Maduro. «La disquera está viendo qué decisión van a tomar, porque obviamente hay consecuencias colaterales por los programas, contratos con shows como Telemundo. Estamos conversando», ha dicho la abogada Gutiérrez. El Cuarto Reich y el MacCartismo, sigue vigente en los Estados Unidos. Democracia es diversidad de opiniones, es confrontación de ideas, todo lo contrario a pensamiento único. No hay nada más alejado de la democracia, que el régimen político impuesto por Demócratas y Republicanos en los Estados Unidos. Su rechazo a las Constituciones de otros países, sus instituciones políticas democráticas y sus anhelos por destruirlas desde el centro imperial, mediante el fomento de la violencia política y paramilitar, no es más que la mejor muestra de que la democracia en los Estados Unidos y Europa está podrida y en fase de descomposición orgánica…

Caracas, 26-11-2021



Esta nota ha sido leída aproximadamente 522 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: