Cáscara Amarga 431

Luz curvada y luz tragada

La luz curvada y la luz tragada. De la luz curvada, hase dicho del científico, del siglo XX, y, que en similaricadencia tautológica repetitiva platónica, hace el físico gravitacional cuántico relativista positivista empírico lógico loco colo, que no loco culo, del siglo XXI, que manifiesta, ídem al físico del siglo XX, en infernal círculo agustiniano, que la física es testimonio palmario palpable del universo expansivo einsteiniano, en que vivimos en un espacio curvo cerrado sobre sí mismo y en constante expansión. Mas y más, no hannos dicho los científicos del siglo XXI, que ocúrrele al principio de la constancia de la luz en un universo en contracción, plagado de agujeros negros, en que la luz es tragada por hambrunas glotonas oquedades lumínicas. Pero empero, mas y más, y, que endenantes, el 11/09/2001, en este siglo XXI, con la tronadura voladura destructiva de las Torres Gemelas Neoyorquinas, en que surgieran los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados, de la forma y figura del ser y del no ser, que margullen en el quiasmo río heraclitoiano, en que un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces, del somos y del no somos, y, que el ser y el no ser, es continente que contiene los contenidos del universo en expansión einsteiniano y el universo en contracción maleoiano, en dinámicas sucesivas armónicas simultáneas contradictorias efesoíta cósmicas, que no cómicas micomiconas quijotescas irónicas, y, que endespués, ha de haber equilibrio dinámico dialectico difuso en el medio maleoiano medular abismal en que tócanse los extremos del universo en expansión einsteiniano y del universo en contracción maleoiano, tal como la onda y la partícula en el principio de la complementariedad de Niels Bohr, en la preciosa perogrullada de Perogrullo del tejer y del destejer de la aguja de Penélope, en que hubo de pasar por el medio, medio maleoiano medular abismal, en una primera vez, en que tocáranse los extremos, onda y partícula, en la tesitura telar telaraña tejida continua espectral difuminativa, en los aspectos límbico antagónicos ambiguos del tejer y del destejer cósmicos, que no cómico micomicón quijotesco irónico, sin vuelos de gallera y sin saltos de talanquera, en que el científico macrocósmico y microcósmico del siglo XXI ha de considerar y porque para sus aventuras físicas en la luz curvada y en la luz tragada.

Con digresión y sin digresión, la luz curvada del universo en expansión einsteiniano y la luz tragada en el universo en contracción maleoiano, que el científico macrocósmico y microcósmico del siglo XXI ha de considerar y porque para sus aventuras físicas, en que en lo einsteiniano expansivo espacial ha de cumplirse el principio de la constancia de la luz, mas y más, no ha de saberse que le ha de ocurrir al sostenido principio de la permanencia de la luz en un espacio contractivo maleoiano. Pero y empero, que la luz en un espacio expansivo einsteiniano y la luz en un espacio contractivo maleoiano, han de ser y lo son contenidos que contiene el quiasmo río cósmico heraclitoiano, de las sucesivas armónicas simultáneas contradictorias, de palabras pareadas paradójicas, en que sabíase de la existencia del equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético en el medio heraclitoiano profundo, porque y en verdad, Buda y Heráclito endenantes, creían confiados optando con santa fe por el camino medio, y que endespués, resultara el medio maleoiano medular abismal, o sea, el sincretismo metafórico unificado, el eclecticismo metafórico unificado, al través y en de por medio entre lo sincrético y lo asincrético, la exclusión y la inclusión, el tercio excluso y el tercio incluso, lo consciente y lo inconsciente, la tesis y la síntesis, el eternalismo y el nihilismo, el ascendemos y el no ascendemos, el somos y el no somos, el ser y el no ser, en sucesivas armónicas simultáneas contradictorias heraclitoianas del quiasmo río efesoíta, de los casos límite contradictorios caliginosos de Maleo, tanto como si dijérase de las marañas límite contradictorias enredadas putinianas de la luz curvada y de la luz tragada.

Con divagancia y sin divagancia, la luz curvada del universo en expansión einsteiniano y la luz tragada en el universo en contracción maleoiano, que el científico macrocósmico y microcósmico del siglo XXI, ha de considerar y porque para sus aventuras físicas, en que en lo einsteiniano expansivo espacial ha de cumplirse el principio de la constancia de la luz, mas y más, pero y empero, no ha de saberse que le ha de ocurrir al sostenido principio de la permanencia de la luz en un espacio contractivo maleoiano. Mas y más, pero y empero, sí ha de saberse, que ha de existir el principio el de la constancia del medio maleoiano medular abismal para todos los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados, tanto para el universo en expansión einsteiniano y el universo en contracción maleoiano, como para la luz en un espacio expansivo einsteiniano y la luz en un espacio contractivo maleoiano, lo que simplificaríale a los físicos gravitacionales cuánticos relativistas positivistas empíricos lógicos locos colos, que no locos culos micomicones quijotescos irónicos del siglo XXI, de mucha gimnasia mental cósmica, mas y más, pero y empero, de la reducida visión vaciada viciada del nombrado físico, cara culimbo cara culincho quijotesco cervantino, por la culpable necedad aristotélica de darse a la tarea histórica histérica astuta, del filósofo de Estagira, endenantes, como fue la del ocultamiento y del arrumbe del tercio incluso en la Lógica Aristotélica, y, endespués, el de asomarlo con asombrado asomo a en su Moral, en el exceso y en el defecto, hasta que el 11/09/2001, en este siglo XXI, ocurriera el término y el remate, con la tronadura voladura destructiva de las Torres Gemelas Neoyorquinas, en que surgieran los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados, de la forma y figura del ser y del no ser tanto para que insurgiera el tercio excluso y el tercio incluso, asina tanto para emergiera el universo en expansión einsteiniano y el universo en contracción maleoiano, ansí tanto para que emergiera la luz en un espacio expansivo einsteiniano y la luz en un espacio contractivo maleoiano, asina asín ansí así, tanto para que viera luz la luz curvada y la luz tragada. Pues el físico del siglo XXI, ha de creer en un universo en expansión einsteiniano y en un universo en contracción maleoiano.

Si la luz es curvada en el universo en expansión einsteiniano y la luz es tragada en el universo en contracción maleoiano, que el científico macrocósmico y microcósmico del siglo XXI, ha de considerar. Entonces sea dicho que sus aventuras físicas, en que en lo einsteiniano expansivo espacial ha de cumplirse el principio de la constancia de la luz, mas y más, ha de seguirse que no ha de saberse que le ha de ocurrir al sostenido principio de la permanencia de la luz en un espacio contractivo maleoiano. Ergo vergo sea dicho que la luz curvada y la luz tragada han de correr igual suerte que el universo en expansión einsteiniano y el universo en contracción maleoiano. Ergo vergo sea dicho que no de otra suerte ha de correr la luz en un espacio expansivo einsteiniano y la luz en un espacio contractivo maleoiano. Ergo vergo sea dicho que el universo en expansión einsteiniano y el universo en contracción maleoiano, asina como la luz en un espacio expansivo einsteiniano y la luz en un espacio contractivo maleoiano ha de ser contenidos que contiene el continente quiasmo río heraclitoiano. Ergo vergo sea dicho que en el quiasmo río efesoíta cósmico, han de margullir la luz curvada y la luz tragada. Ergo vergo sea dicho que en el quiasmo río efesoíta cósmico, han de estar en equilibrio dinámico dialéctico difuso, en el medio maleoiano medular abismal, la luz curvada y la luz tragada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 383 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor