Mi palabra

Entre Alex Saab y Rafael Ramírez se interpone el imperialismo

"Nada tan peligroso como la mediocridad

que no es mediocridad por completo"

Hebbel

Ninguno de los mecanismos implementados por el imperialismo a través de la oposición venezolana, y sus últimos refuerzos emergentes, le han servido para desbaratar el proceso venezolano. Por el contrario, han ido despejando el camino, para que los incrédulos también conozcan la verdad y ayuden acusar directamente a cuanto gobierno se instala en la Casa Blanca, con los mismos procedimientos hegemónicos, echando al cesto de la basura cualquier acuerdo o firma, como es el caso del derecho internacional –Convención de Viena– al extraditar al diplomático Alex Saab, hacía los Estados Unidos, en una flagrante violación, pero, cuando se trata de sus compinches, como es el caso–el más emblemático–los terroristas Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Ávila, responsables directos de la muerte de 73 personas al hacer explotar un avión de cubana de aviación –en 1976– hicieron todo lo que, estaba a su alcance para pisotear la verdad.

Sí, se atrevieron a cometer semejante barbaridad, en contra de la Revolución Cubana, y su pueblo, el cual la única riqueza es su dignidad y la libertad, conquistada con las armas en las manos, qué puede esperar el proceso venezolano y sus abnegados luchadores, cuando, desde, el mismo inicio el comandante Chávez, y su sucesor el valiente Nicolás Maduro, se dieron a la tarea de quitarle la careta para dar a conocer la verdad y todos sus instintos criminales; ¡nada! que, no sean ataques sistemáticos directos o indirectamente, tratando de minar la consciencia de mujeres y hombres, el cual se mantienen firmes, resistentes, sin dar un paso atrás, al saber todas las amarguras y sufrimientos del pasado, bajo la responsabilidad directa de la oposición, y sus jefes supremos los presidentes electos de los Estados Unidos.

Los procedimientos de impunidad del pasado utilizados por los gobiernos de USA, hoy los ponen en práctica de manera tan descarada, que, no queda otra, si no seguir con la denuncia permanente, sin desmayar, porque una de las grandes virtudes de los procesos revolucionarios es la perseverancia por enseñar la verdad, cuesto lo que cueste. Así, ha sido, desde la época del grande Jesús de Nazaret, hasta nuestros días. Es cierto, el imperialismo se encuentra en una etapa de crisis, pero muy peligrosa, porque en su estado de debilidad no le queda otra, sino apelar a la violencia, al chantaje, la mentira y defender a sus títeres.

Todo lo que hacen, es, como si tuvieran enfrente a un grupo de tarados mentales, o un grupo de niños para repartirles golosinas. Protegen a los "inocentes": Leopoldo López, Freddy Guevara, Guaidó, Julio Borges. Se recrean en el cuidado de Álvaro Uribe Vélez, y su Duque. Les preparan los libretos a la Bachelet y al atormentado de Almagro. Defienden a los terroristas que, acabaron con la vida del presidente de Haití. Por el otro lado contrario, siguen con un bloque criminal contra Cuba. Nicaragua se encuentra asediada antes la firmeza del gobierno. No cesan los ataques, contra el gobierno de Nicolás Maduro, y para esto se han valido de cuanta trampa, artimaña, agresiones guarimberas con la participación de la CEV que, solamente les faltaba a sus integrantes la mascarilla para complementar el disfraz, como si nadie los conociera, cuando están actuando.

Ahora, vemos con el mayor desparpajo al acusado Rafael Ramírez, aprovechando la oportunidad de la extradición de Alex Saab, para convertirse en un acusador muy endeble, pero, consciente del apoyo por parte del imperialismo con personajes de su calaña. En su artículo* (Alex Saab y el desespero de Maduro. La única vez que, utiliza la mayúscula, algo entendible) solamente le faltó decir: ¡Yo soy el juez! Supera en cinismo a Carla Angola, hasta caer en las repetidas elocuencias de un Antonio Ledezma, tratando de convencer a todo el mundo; todo por defenderse de las acusaciones, después del visto bueno de un tribunal italiano; parece imitar a la "desaparecida" ex fiscal Luisa Ortega Díaz. Por eso repito, entre Alex Saab y Rafael Ramírez, se interpone el imperialismo. Juzgue usted.

* https://www.aporrea.org/actualidad/a306744.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 825 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor