Cáscara Amarga 405

Por en medio sin miedo

Por en medio sin miedo, asina, anduvo Buda, el abanderado de las contradicciones en oriente, de la forma ser y no ser, optando por el camino medio, entre el eternalismo y el nihilismo, entre el asincretismo y el sincretismo, entre el aeclecticismo y eclecticismo, entre la vida y la muerte, entre la salud y la enfermedad, entre la soledad y la compañía, entre el sufrimiento y el gozo, entre el dolor y el bienestar, la satisfacción y la insatisfacción, el placer y disgusto, entre el ruido y el silencio, entre lo mental y lo sensorial, entre lo consciente y lo inconsciente, entre el exceso y el defecto, entre el samsara y el karma, entre la cadena y el eslabón, por en medio, por el camino medio, al través del trecho estrecho arrecho del yin y del yang, del concupiscente 69 cojedeño, al través de la sombría penumbra whitmaniana, entre el yin y el yang, al través de la soledad budaiana nirvana liberadora profunda, en la frontera, en lo límbico, en el límite, ha de estar la libertad nirvana liberadora profunda, llevado el límite, por la liberación de las limitaciones del yin y del yang, límite desde el cual y límite hasta el cual, límite al cual tienden y límite desde el cual trascienden iguales elementos contrarios, complementariedad del concepto de límite matemático de Newton y de Leibniz, límite, de pareadas piezas paradójicas, en que Buda andaba, siempre, por la calle de en medio, por en medio sin miedo.

Con digresión y sin digresión, por en medio sin miedo, asina, sostuvo Heráclito, el abanderado de las contradicciones en occidente, de la forma ser y no ser, que todo cambia, todo fluye, todo muévese, y todo lo que fluye no permanece siendo igual así mismo, es siempre nuevo, en el quiasmo río efesoíta, que un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces. Asina anduvo Heráclito, entre el ascendemos y el no ascendemos, entre el somos y el no somos, del ser y del no ser de la enciclopedia védica upanishad sánscrita, y en de por medio, la simultaneidad armónica de los contrarios tensos efesoítas, vida y muerte, luz y tiniebla, justicia e injusticia, inmortalidad y mortalidad, guerra y paz, comienzo y fin, palabras pareadas paradójicas que se implican la una a la otra, que surgen la una de la otra, palabras pareadas límite paradójicas, contenidos que contiene el continente de continentes el ser y el no ser de la literatura védica upanishad sánscrita. Helo ahí, Heráclito, y, la modernidad ilustrada originaria, la simultaneidad armónica de los contrarios tensos efesoítas, la unión armónica simultánea de contrarias tensoriales, de Hegel y Marx, la consonancia proporcional de las alternas encadenadas sucesivas, las armonías simultáneas contradictorias tirantes, palabras pareadas paradójicas heraclitoianas, fórmulas límbica fronteras fluctuantes flamantes, del descendemos y del no descendemos, del somos y del no somos, el mundo ideal y el mundo sensorial, el ser y el no ser, pareadas piezas paradójicas, en que Heráclito andaba, siempre, por la calle de en medio, en sucesivas armónicas simultáneas contradictoria del quiasmo río efesoíta y en por en medio sin miedo.

Con divagancia y sin divagancia, por en medio sin miedo, asina, anduvo Buda y Heráclito. Optaron por el camino medio. Buda, por el trecho estrecho arrecho del yin y del yang y del concupiscente 69 cojedeño. Buda por la sombría penumbra whitmaniana, del yin y del yang del ser y del no ser. Buda, por la soledad nirvana liberadora profunda. Buda el iluminado de las contradicciones, optó por la frontera, por lo límbico, por el límite. Buda optó por la libertad nirvana liberadora profunda, por la liberación de las limitaciones del yin y del yang, por en medio sin miedo. En tanto que Heráclito: Optó por la simultaneidad armónica de los contrarios tensos efesoítas, por la unión armónica simultánea de contrarias tensoriales, Hegel y de Marx, por la consonancia proporcional de las alternas encadenadas sucesivas, por las armonías simultáneas contradictorias tirantes, por la calle de en medio, en sucesivas armónicas simultáneas contradictoria del quiasmo río efesoíta, en por en medio sin miedo.

Con consonancia y sin consonancia, por en medio sin miedo, asina, sostúvose Pitágoras y Sócrates. Pitágoras con el teorema en la hipotenusa del triángulo rectángulo y el cateto opuesto y el cateto adyacente. Sócrates con el teorema en la diagonal del cuadrángulo rectángulo y el teorema directo y el teorema indirecto.

Con divergencia y sin divergencia, por en medio sin miedo, el trecho estrecho arrecho del dicho y del hecho, del yin y del yang, del concupiscente 69 cojedeño, en la sombría penumbra whitmaniana, del yin y del yang, en la soledad budaiana nirvana liberadora profunda y la simultaneidad armónica de los contrarios tensos heraclitoianos, han de ser, por en medio sin miedo, la hipotenusa del triángulo rectángulo pitagórico y la diagonal del cuadrángulo rectángulo socrático.

Con digresión y sin digresión, por en medio sin miedo, Buda, Heráclito, se hicieron sentir en Pitágoras y en Sócrates, en la hipotenusa del triángulo rectángulo y en la diagonal del cuadrángulo rectángulo, en que obtuviéronse los mejores resultados esperados, las mejores resultantes deseadas, las resolutivas optimalidades pretendidas, las optimalidades ortogonales helénicas, como si estuviéranse debatiendo, en medio sin miedo, estos portentoso hombres, en la dinámica de grupo de Cirigliano y Villaverde, del huracán de ideas, entre lo consciente y lo inconsciente, entre la tesis y la antítesis de Hegel y de Marx, entre el exceso y el defecto de Aristóteles, arrumbador y negador del tercio incluso y explotador del tercio excluso imperial yanqui go home, y en de por medio, el medio maleoiano profundo de todos los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos, de equilibrio dinámico dialéctico difuso, de la forma y figura del ser y del no ser, por la gracia de Buda y de Heráclito, en la soledad budaiana nirvana liberadora profunda y en la simultaneidad armónica de los contrarios tensos heraclitoianos, para siempre por en medio sin miedo.

Con digresión y sin digresión, por en medio sin miedo, Buda, Heráclito, Pitágoras Sócrates, se hicieron sentir en la hipotenusa del triángulo rectángulo y en la diagonal del cuadrángulo rectángulo, y, Bertrand Russell, lo dijo, que una contradicción lo implica todo, con una contradicción se puede desarrollar y demostrar todo lo que se quiera. Y nuestro Andrés Bello, con su quiasmo literario gramatical, lo dijo, saber todo lo que se quiera decir, trae consigo saber decir lo que se quiera. Mas y más, jamás y nunca pensaron en la hipotenusa del triángulo rectángulo pitagórico y en la diagonal del cuadrángulo rectángulo socrático. Y, cual fue el papelón de Aristóteles, arrumbar el tercio incluso, en su lógica, por mas y más de tres mil años, hasta un día como el 11/09/2001, día de la Virgen de la Coromoto Venezolana, con la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas, en que resucita el tercio incluso en oposición al tercio excluso, de la tercera ley de la lógica, y, surge, del discurso nefando parlamento nefasto de George W Bush del o estás conmigo o estás con mi enemigo, a mas y más, insurge de nefando parlamentario arbolario georgebushiano la teoría de los casos límite contradictorios complementarios congruos, de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico, de la forma y figura del ser y del no ser, continente que contiene los contenidos del tercio excluso y del tercio incluso, afincado en Heráclito y en Buda, por la calle de en medio, el equilibrio perfecto heraclitoiano budaiano, por en medio sin miedo.

Si por en medio sin miedo, Buda, Heráclito, Pitágoras Sócrates, se hicieron sentir en la hipotenusa del triángulo rectángulo y en la diagonal del cuadrángulo rectángulo. Entonces sea dicho que Bertrand Russell y nuestro Andrés Bello, con su quiasmo literario gramatical, dijeron que una contradicción, como ser y no ser, lo implica todo. Ergo vergo sea dicho que con los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico, de la forma ser y no ser, se puede desarrollar y demostrar todo lo que se quiera. Ergo vergo sea dicho a voz en cuello ¡GRANDIOSA FILOSOFÍA VENEZOLANA!

Otrosí: No me busquen en la suela de sus zapatos, búsquenme en la suela web de Aporrea, aquí en depósito, está todo lo referente a los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos, que surgieron el 11/09/2001, con la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas, y terminóse la dictadura del tercio excluso del imperio yanqui go home, por culpa de Aristóteles, que dejóse coger, y, el capitalismo supo explotarlo, y, mas y más, George W Bush, del o estás conmigo o estás con mi enemigo, con su "O" exclusiva aristotélica.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 273 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: