Salvar la República

No entiendo cómo los que nos gobiernan siguen aferrados a un poder que no han sabido ejercer, que ha convertido al país más próspero de Latinoamérica en el más miserable, y que ocasiona incontables sufrimientos a la inmensa mayoría, especialmente a las poblaciones más pobres y vulnerables a quienes dicen servir. ¿Habrá alguien que confirme que es esta la Venezuela que quiere? Cuando afirman que hay que defender la revolución a cualquier precio, ¿de qué revolución hablan? ¿Cuáles son los logros de esa revolución? ¿Pueden señalar una sola cosa que funcione?

La supuesta Revolución Bonita ha dejado al país tan feo y destruido, que millones huyen de él como de una peste. Venezuela luce saqueada, destrozada. Las políticas de inclusión resultaron mecanismos eficaces para excluir a los que no quieren doblegarse. La retórica anticorrupción ha servido para alimentar las conductas inmorales y convertirnos en uno de los países más corruptos del mundo. La Revolución del Amor sembró la división y el odio y terminó por convertirnos en uno de los países más inseguros del mundo, donde impera la violencia, la inseguridad, la impunidad. La propuesta del hombre nuevo ha multiplicado los pranes, los delincuentes, los colectivos y grupos guerrilleros y paramilitares. Los militares que se siguen llamando hijos del Libertador y hablan de estar gestando una nueva independencia, no son capaces de expulsar a las guerrilla ni los grupos paramilitares de nuestro territorio.

Las expropiaciones en pro de la productividad y la soberanía alimentaria nos trajeron escasez, desabastecimiento y hambre. ¿Dónde quedaron las empresas estatizadas, los fundos zamoranos, los gallineros verticales, las areperas socialistas, los huertos hidropónicos, la ruta de la empanada, las cooperativas productivas, los mercales y mercalitos, el bolívar fuerte y el bolívar soberano? La PDVSA del pueblo terminó quebrada y destruida, hasta el punto que en el país con las mayores reservas de petróleo no tenemos gasolina, gas ni gasoil.

¡Basta ya de políticas y actitudes que siguen agravando la enfermedad! La situación es insostenible, no aguantamos tanto dolor inútil y queremos soluciones. Venezuela agoniza y es urgente que todos los que la amamos abandonemos radicalismos estériles y nos unamos para salvarla. El amor a Venezuela, y sobre todo a los venezolanos que sufren, debe imponerse a cualquier cálculo egoísta o a cualquier política dilatoria y engañosa. Tenemos el deber de entendernos, lo que pasa por respetarnos y analizar críticamente presupuestos y posturas que parecen irrenunciables e impiden la búsqueda de soluciones. Si bien hay que garantizar las libertades políticas y de los políticos, ¿en verdad las sanciones están acorralando a Maduro y a los suyos? ¿Sufren ellos las consecuencias? Ciertamente, nos están perjudicando a las mayorías, pero ¿no le están dando una excelente excusa al Gobierno para tapar con ellas su incompetencia y justificar sus extremismos? Porque, según ellos, todo se debe a las sanciones: si no hay vacunas, gasolina, comida, agua, luz, internet, medicinas, la culpa es únicamente de las sanciones.

Es la hora del diálogo y la negociación sinceras. Si la República agoniza, no podemos seguir distraídos en asuntos menores, ni dando largas a la medicina necesaria, por amarga que sea. Es la hora de aclarar quiénes están dispuestos a salvar a Venezuela o meramente quieren salvarse ellos. A quiénes les duele el sufrimiento de las mayorías o pretenden seguir aprovechándose de él.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 629 veces.



Antonio Pérez Esclarín

Educador. Doctor en Filosofía.

 pesclarin@gmail.com      @pesclarin

Visite el perfil de Antonio Pérez Esclarín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Pérez Esclarín

Antonio Pérez Esclarín

Más artículos de este autor